EXPLORANDO

Desaparece Vlado Plulík en el Broad Peak

El eslovaco desaparecía el día del ataque a la cumbre del Broad Peak. Sus huellas se pierden cerca de los 6.500 metros. Su compañero, Dodo Kopold, logra su tercer ochomil del Karakorum en un mes, tras coronar el GI, el GII y ahora el Broad.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Vista del Broad Peak.- Foto: desnivelpress.comVista del Broad Peak.- Foto: desnivelpress.com

De nuevo la montaña se mantiene en vilo. Vlado Plulík, compañero de expedición de Dodo Kopold desaparecía este fin de semana tras intentar la cumbre del Broad Peak. El eslovaco, de 45 años, trataba de culminar un enorme proyecto en el Karakorum, llamado Baltoro express, con el que ya había ascendido GII y apoyado a Kopold en la conquista del GI. Ahora la intención del equipo pasaba por intentar el Broad, logrando su tercera cumbre de ocho mil metros en el plazo de un mes, y junto a Dodo Kopold, que sí ha hecho cumbre en el Broad, buscarían después lograr la cuarta con el K2, en lo que hubiese sido un hito pionero para el alpinismo, quizá superior a aquella gesta de Eric Escoffier en 1985, cuando encadenaba las cimas del GI, GII y K2 en 20 días.

Las labores de rescate de Vlado se organizaron inmediatamente cuando Dodo Kopold se puso en contacto con el campo base asegurando no haberse reunido con Vlado, como estaba previsto. La expedición que lidera Valery Babanov ascendió la ruta cruzando una tormenta hasta los 6.400 metros para intentar encontrar alguna pista del eslovaco, pasando dos noches en altura, la primera a 5.800. «Probablemente no le encontremos», escribe Valery ya desde el campo base.

Otro equipo de alrededor de cinco alpinistas buscan a Vlado por las inmediaciones del primer campo de altura, donde los miembros de una expedición bielorrusa comunicaron haberle visto por última vez.

Huellas hasta los 6.500

Dodo Kopold.- Foto: Col. Dodo KopoldDodo Kopold.- Foto: Col. Dodo Kopold

Dodo y Vlado intentaban la montaña en estilo alpino y sin la utilización de cuerdas fijas, con la intención de progresar por una variante de la ruta normal, más directa a través de un muro de roca. El tiempo había venido empeorando desde el jueves, cuando iniciaban el ataque, aunque Dodo no quiso cambiar de planes. Vlado decidió entonces que regresaría para tomar la ruta normal, quedando ambos en reunirse en la cima. Dodo Kopold llegaba a la cima a las 9 de la noche, emprendiendo después un penoso descenso en el que tuvo que vivaquear a 8.000 metros, bajo la pared de roca, a pelo.

En cuanto Dodo pudo ponerse en pie prosiguió el descenso, siguiendo las huellas de Vlado, que desaparecían a 6.500 metros. Kopold siguió hasta los 6.000 y al no dar con él asumió que su compañero habría llegado al campo 1, donde podría haberse reunido con los miembros de la expedición bielorrusa que lo vieron por última vez en el mismo punto donde desaparecían las huellas de Vlado.

«Ahora solo hay silencio», comunicaba Dodo. El eslovaco ha logrado su sexto ochomil en solo un año.

Para Dodo, la historia se repite
Ya la temporada pasada, Dodo Kopold perdía un compañero en el Shisha Pangma, cuando Marek Hudak se separaba de él, al llevar un ritmo más lento. El día del ataque a cima, Dodo estuvo esperando a 200 metros de la cumbre, donde Marek escogía descender al campo 2, mientras que Kopold buscaría acometer el último tramo hasta los 8.046 metros. A 50 metros de la cumbre, Kopold echaba la mirada atrás para observar como su compañero Marek descendía ayudándose de unas viejas cuerdas fijas. Dodo tardó media hora en llegar a la cima y no perdió el tiempo, saliendo de inmediato a perseguir las huellas de su compañero. A 7.600 metros, Dodo encontraba el piolet de Marek, justo donde concluía el rastro de su compañero en la nieve.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.