EXPLORANDO

54 horas sobre el hielo del Uli Biaho

La clave para volver con éxito, y una nueva vía, era ir rápidos y ligeros. Así que los eslovacos Dodo Kopold y Gabo Cmárik se fueron con lo justo…

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Vistas desde el Campo base (4.400 m).  - Foto: Dodo KopoldVistas desde el Campo base (4.400 m). – Foto: Dodo Kopold

«Lo imprescindible para escalar, comida de altura para varios días, y bebida enegética. Ni sacos de dormir, ni ropa de reserva». Con esto se lanzaron Dodo y Gabo a por el Uli Biaho, en el Karakorum. Estaban muy bien aclimatados (venía del Hainabrakk y la Aguja Shipton), y conocía al detalle su cara noroeste. Sabían que entrar por su pilar central era inviable… y que tocaría picar en hielo.

Dos de la mañana, adiós al base avanzado después de dormir poco. Escalada en ensamble para desayunar, hacia el collado y la base de la cara suroeste. Hielo duro y seracs justo encima, mala cosa. En cuatro horas escalando lo más rápido posible, llegaban al collado; cien metros de ascensión.

Manda el tiempo

Hielo vertical en la cara suroeste del Uli Biaho. - Foto: Dodo KopoldHielo vertical en la cara suroeste del Uli Biaho. – Foto: Dodo Kopold

Doscientos cautelosos metros de grieta después, alcanzaron la base de la cascada de hielo de entrada. Todavía en la línea de las avalanchas, hay que seguir a toda pastilla. Dodo tira primero sobre el hielo vertical, hasta que se acaba la cuerda; entonces escala Gabo. Táctica menos segura, pero el tiempo y la rapidez mandan ahora.

16 horas de actividad, deshidratados y cansados, pero no hay repisas ni lugares donde descansar. Sólo hielo vertical y monolíticos muros de roca. Toca tallar un asiento en el hielo, para comer algo y poco más. Hay que seguir. Casi siempre tirando por hielo duro, que exige mucho esfuerzo para meter tornillos de hielo. En busca de repisas al final de cada largo, no encuentras nada. Sólo reuniones sobre el vertical hielo…

Raspando hielo

Se acaba el hielo; escalando a pocos metros de la cima del Uli Biaho. - Foto: Dodo KopoldSe acaba el hielo; escalando a pocos metros de la cima del Uli Biaho. – Foto: Dodo Kopold

Los crampones raspan en el duro hielo, los piolets se clavan apenas unos milímetros… Turno de Dodo escalando de primero, sin posibilidad de meter más tornillos. Sólo algún microfriend en una fisura de roca que termina en algún punto de la arista cimera. La jugada sale bien, y acaba en reunión diez metros debajo de la cima, que pisan por turnos debido a la gran cantidad de nieve blanda que la cubre; imposible compartirla.

Son las tres de la tarde de un soleado día de excelentes vistas. Completado el descenso, a base de rápeles por la misma ruta de ascenso, llegan de nuevo al Base avanzado. Exhaustos, claro, el reloj marca 54 horas de actividad.

Uli Biaho, 6.417m
Drastissima VI/6 ABO, 2.200m, estilo alpino.
Dodo Kopold y Gabo Cmárik
21-23 julio 2006.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias