EXPLORANDO

James Pearson encadena 8b+ de deportiva usando seguros flotantes

Escalada tradicional, en punto verde o chapa negra, la cuestión es que el escalador británico realizaba la primera repetición de A denti stretti en Balma1 (Italia) después de 15 años de la primera y única ascensión sin utilizar las chapas.

Autor: | 1 comentario | Compartir:

El muro de granito de Balma1, situado a escasos metros de la autopista entre Domodossola y Suiza, en el paso Simplon, tiene una historia muy particular. La escalada se comenzó a desarrollar allí en los años setenta; en los ochenta, se abrieron algunas difíciles vías de escalada tradicional, seguidas por la llegada de las chapas y la deportiva en los rincones menos obvios. A princios de los años noventa, Alessandro Manini abrió algunas de las vías más exigentes (con chapas) a la derecha de la pared, entre ellas las dos más famosas Profondo rosso y A denti stretti.

Sin embargo, antes del cambio de siglo, se iniciaron unas grandes obras en la zona que taparon la pared con una enorme acumulación de arena. Eso provocó que durante años, nadie pudiera escalar en Balma1. Después de las reivindicaciones de los escaladores locales, la empresa constructora terminó por retirar el montículo de arena y finalmente se rehabilitó el lugar para la escalada.

En 2011, Yuji Hirayama puso en el candelero la escuela al llevar a cabo el primer encadenamiento de Profondo rosso con seguros flotantes. Eso puso a James Pearson en la pista de aquella zona, de la que también le habían hablado algunos amigos italianos.

Una vía olvidada

Cuando el británico recaló en Balma1, se fijó en la olvidada vía A denti stretti, que llegaba a presentar incluso telarañas en las fisuras. Sin pensárselo mucho, decidió intentarla utilizando seguros flotantes y le dio un primer tiento a vista. “Honestamente, pensaba que iba a caer en las primeras fisuras de dedos, pero me sorprendí a mí mismo pasando esta sección y haciendo un progreso lento y sostenido. Había un par de secciones realmente complejas/delicadas en mitad de la vía en las que de algún modo conseguí arañar mi camino hacia arriba, a pesar de mi sentimiento de que iba a caer… a veces, la magia puede darse durante un a vista!”, comenta James Pearson en su blog.

“Superé mis expectativas más salvajes llegando al búlder final y por unos momentos empecé a pensar que quizás podría hacerlo. Bien, ese pensamiento no duró mucho, ya que ese problema final me abofeteó en la cara, estaba fuera, arrancando mi pieza superior en el proceso y llevándome una caída bastante larga”.

Proceso duro

El paso que tiró al británico era un largo movimiento desde un monodedo a lo que parecía una buena repisa y que en realidad era un romo malísimo. Al bajarse, se encontró a pie de vía con el mismo aperturista Alessandro Manini, que le reveló que nadia había repetido esa vía en 15 años, ya fuera con o sin chapas.

James Pearson se enfrentó a partir de entonces a un proceso largo y tedioso de intentos infructuosos, en varios de los cuales no era capaz ni tan siquiera de llegar al problema de búlder final. La lluvia también interrumpió el trabajo en la vía. El movimiento final volvió a tirarlo varias veces más hasta que llegó el día del encadenamiento definitivo.

“El día parecía casi haber llegado a su fin, pero en lugar de empacar el material, decidí hacer un intento más, sólo para entrenar. Estaba frío y cansado, y los dedos me dolían de verdad. Intenté tirar desde el inicio, pero me caí dos movimientos más tarde. ¡Mis dedos dolían de verdad! Ok, un último intento… Y entonces escalé hasta arriba y todo pareció fácil”, explica Pearson.

El escalador británico, que completó la escalada cuando menos lo esperaba, hace la siguiente reflexión: “Es divertido cómo puedes a veces hacer tus mejores actuaciones cuando menos lo esperas, cuando te sientes cansado, o débil, o simplemente ya no te importa. Creo que ese es exactamente el punto, al menos para mí. Nunca he sido bueno enfrentándome a la presión; si pongo mucho tiempo, atención o concentración en un momento, entonces a menudo me desmorono. Muchos de mis mejores logros han llegado cuando dejo de lado los objetivos o, más exactamente, considero que el objetivo está tan lejos que es prácticamente inalcanzable. Cuando no hay objetivo, sólo hay escalada”.

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.