ENTREVISTA

Jordi Corominas, el K2 más difícil

El primer y único repetidor de la difícil Magic Line al K2 hace balance. Ascenso, cima, pérdida de un compañero, ochomiles, alpinismo…

Autor: | 1 comentario | Compartir:
Jordi Corominas en la arista cimera de K2. - Foto: Exp. K2 Magic LineJordi Corominas en la arista cimera de K2. – Foto: Exp. K2 Magic Line’04

La misma templanza que exigen ciertas situaciones en las grandes montañas,como saber qué decisión es la correcta en cada caso, o cuánto riesgo esasumible en cada momento (sobretodo a ochomil y pico en el K2), planea en estaentrevista. Responde el único alpinista que, de momento, ha seguido los pasosde la expedición polaca de 1986 hasta la cima del Chogori por una de sus víasmás complejas, la MagicLine. Y el mismo que lo hizo además asumiendo continuar solo hasta lacima desde 8.300 metros, porque creía encontrarse capacitado en ese momentopara conseguirlo.

Ciertamente lo estaba, y de hecho lo logró. Ahora, reposado y asimilado elesfuerzo, así como los duros momentos que le tocó vivir junto a suscompañeros de grupo al bajar de la cima (uno de ellos, Manel de la Matta, no haregresado del Karakorum), Jordi Corominas, «Coro» dentro del equipoexpedicionario, hace balance de su ascensión, el fallecimiento de Manel, elcincuentenario del K2 y el panorama ochomilista a nivel mundial. Y como uno delos alpinistas nacionales con mejor trayectoria, también repasa el estado de suespecialidad en nuestro país.

De izquierda a derecha, Giró, De la Matta y Cadiach, en el campo base. - Foto: Darío Rodríguez.De izquierda a derecha, Giró, De la Matta y Cadiach, en el campo base. – Foto: Darío Rodríguez.

Durante el ascenso al K2 por la Magic Line, ¿cuándo te separaste delresto?
Primero iba yo y después Oscar con Manel, hasta un punto que teníamos yaequipado, y a partir de ahí ellos se plantearon parar. Oscar ya estaba un pococansado, y Manel tenía sus dudas, y entonces fue cuando nos separamos.

Manel hasta ese punto iba bastante fuerte, porque iba delante…
Si, Manel iba bien. Incluso el día anterior era el que más había tirado.


 

¿A qué se debían esas dudas de Manel?
Porque era evidente que no nos daba tiempo. Sabiendo los datos que teníamosde la expedición polaca del 86, pensamos que no podríamos llegar de día a lacumbre. Manel era el más consciente y metódico; mientras yo seguía avanzando;él observaba parado y al final decidió volver.

¿Cuándo decidieron regresar?
Yo empecé a andar a las cinco de la mañana, y ellos decidieron volversecomo a las siete. Estábamos en una campa de nieve muy grande y ahí fue dondepararon, lo pensaron y decidieron dar marcha atrás; esta campa está situadaaproximadamente a 8.250 m u 8.300 m.

Progresando por la aérea arista de la Magic Line (6.800 m). - Foto: Exp. K2 Magic LineProgresando por la aérea arista de la Magic Line (6.800 m). – Foto: Exp. K2 Magic Line’04

Tu apuesta de continuar el ascenso sabiendo que ibas a llegar de noche ala cima, ¿no fue muy arriesgada?
Claro, por los datos que teníamos de la vía, sabía que haría cumbre denoche. ¿Era arriesgado? Pues sí y no. Puede parecerlo; está claro que hayriesgo, pero si crees que te encuentras bien sigues para arriba. Es un riesgopresente en todas las vías difíciles, o arriesgas o no subes.

Cuando decides continuar subiendo, ¿te encontrabas muy fuerte?
Yo me encontraba bien. Sabía que el ascenso era muy lento, porque no teníaintención de correr, para poder aguantar, pero sí, me encontraba bastantefuerte.

¿Cuál es la mayor complicación que encontraste, la nieve u otrasdificultades técnicas reales?
Hubo un par de puntos técnicos reales, pero lo más duro fue la nieve.Arriba había alguna campa en la que te hundías casi hasta la cintura, lo másduro fue abrir huella en estas zonas.

¿Cómo es llegar a la cima de una montaña como el K2, por esa vía tandifícil y a esa hora de la noche? ¿Qué sensaciones tenías?
Llegué a las doce de la noche, empecé a bajar de noche, y estuve caminandohasta que salió el sol de nuevo. Cuando haces una escalada a este nivel, lahora a la que llegas a la cumbre es lo de menos, es secundario. Lo que sí quete planteas es la táctica de «tengo que acabar esto y salir deaquí».

¿En ningún momento te planteaste la posibilidad de dar marcha atrás?
No, porque llegó un momento en el que era más rápido y práctico salirpor arriba que retroceder, porque habían pasos de escalada y era más fácilllegar a cima y descender por Abruzzos.

Ya te planteabas en el campo 4 salir por la vía normal?
En principio no lo teníamos claro, contábamos con las dos opciones, peropor si lo necesitaba la vía normal estaba también equipada. Valen (ValentíGiró) había subido por los Abruzzos hasta el campo 3, y ahí teníamos unatienda con comida y gas. Pero cuando salimos a hacer el intento, ya sabíamosque lo más probable era que regresáramos por la normal, porque era mássencillo que dar la vuelta por la misma ruta.

¿Encontraste material en la vía de expediciones anteriores?
De 8.300 m a 8.400 me encontré con un par de reuniones, en las que veíaque alguien había llegado hasta allí y había dejado los clavos que lesobraban y alguna cuerda. Pero de 8.400 m en adelante no encontré nada.

¿Qué valoración haces tú de esta vía? ¿Es tan difícil comopensabas?
Más o menos como pensábamos. Tal vez un poco más larga y vertical de loque creía. Pero en cualquier caso yo la definiría como una ruta de auténticaescalada.

Vuestra escalada ha tenido mucho mérito, sobretodo por el grupo tanreducido de gente que formaba la expedición. Supongo que esto, junto al hechode que los porteadores baltís tampoco eran demasiado buenos fueron los mayoresinconvenientes de la expedición. Además vosotros veíais como todas lasexpediciones se marchaban del campo base del K2. Hay que tener las ideas muyclaras para seguir atacando vuestra vía….
No es cierto, los porteadores han sido un éxito (ríe con ironía). Respecto alas otras expediciones, nosotros no estábamos nerviosos porque los otros sefueran. Veíamos que la cosa iba bien y que avanzábamos, era un ascenso largo ylento, pero trabajábamos bien a pesar de que los tiempos de ascenso y bajadaeran cortos, y el grupo era reducido. Era normal que las otras expedicionestardaran menos, ya que nosotros teníamos que equipar las vías con menos gente.

¿Cuál ha sido el tramo más difícil, en el que ha estado la clave devuestra ruta?
Técnicamente lo más difícil es del campo 2 al 3, porque hay unos tramosde roca totalmente verticales, parece que estas en el Capucin, granito y nieve.Clave ha sido también el final, hay pasos que serán de cuarto o quinto grado;todo en nieve, no hay casi nada de roca.

¿Cómo valoras la expedición de Casarotto en solitario?
Hizo algún intento hasta 8.300 m. Pero no era un solitario estricto porqueese año (1986), habían cuatro expediciones en el campo base del K2. Alprincipio estaban los americanos, había una expedición italiana grande, que seretiraron rápido; también estaban los polacos… No era un solitario del todo,pero aún así subir a 8.300 m sin compañía es para quitarse el sombrero.

Sección de roca durante la ascensión de los catalanes. - Foto: Exp. K2 Magic LineSección de roca durante la ascensión de los catalanes. – Foto: Exp. K2 Magic Line’04

¿Cómo fue tu descenso por Abruzzos?
Empecé el descenso muy cansado, pero bajé bien. Después de subir por laMagic, Abruzzos es una rampa. La diferencia es brutal. Iba un poco agotado peropude descender bastante bien. Al tramo de arriba le faltaban cuerdas porque tresdías antes hubo un desprendimiento en el cuello de botella, tenía que bajar denoche y de cara a la pendiente sin cuerdas. Pero por lo demás bien, el resto detramos estaban equipados.

Llegas al campo 4 y allí te encontraste a los japoneses que estabanintentando la cima por la Cesen ¿verdad? Ellos han tenido mérito también,estuvieron allí cuando sólo estabais vosotros, y además era un grupopequeño…
Sí, al final sólo quedábamos nosotros y los japoneses en el K2. Sí escierto que tiene mucho mérito, porque tuvieron muchos problemas con la nieve;aunque subieron con oxígeno. Pero era un grupo pequeño y estuvieron muchotiempo con nieve hasta la cintura.

Tras reunirte con los japoneses, ¿descansaste o seguiste el descenso?
Me tomé un té con ellos, y continué el descenso hasta el C3 donde teníacomida y gas; y bajar no costaba mucho.

Manel De la Matta y Oscar Cadiach en el Campo 2 durante el ataque a cima (11 de agosto). - Foto: Exp. K2 Magic LineManel De la Matta y Oscar Cadiach en el Campo 2 durante el ataque a cima (11 de agosto). – Foto: Exp. K2 Magic Line’04

¿Qué le pasó a Manel con la radio? ¿Cuándo se perdió lacomunicación?
Se les agotaron las baterías justo cuando salieron del campo 3, y sequedaron incomunicados.

¿Cuándo comenzó Manel a mostrar síntomas?
Por lo que me comentó Oscar, Manel no presentó ningún síntoma hasta quellegó al campo 1. Manel iba más rápido, y cuando Oscar le alcanzó y entróen la tienda vio que se encontraba peor y que le habían comenzado los síntomasde lo que le produjo la muerte.

Oscar permaneció con él sin radio, y… ¿cómo la hizo funcionar?
Calentó las baterías y mandó un mensaje de socorro. Era un mensaje de vozmuy corto, fue para lo que les dio las baterías.

Cuando llega el mensaje tú ya estás en el base, pero me imagino queagotado… ¿Qué hicisteis entonces?
Pues subió Valen con un porteador para intentar abrir huella hasta el piedel Negrotto. Pero no se pudo hacer nada, porque esa noche cayó la nevada másgrande de todo el verano. Y además tuvo problemas con los porteadores. Uno sefue a casa, y el otro se negó a subir por el riesgo de avalanchas. Valen hizoun intento, pero sin éxito. Y al día siguiente con buen tiempo y mejorvisibilidad subieron Valen y el porteador abriendo huella hasta el Negrotto.Mientras estaban despejando la nieve, vieron que salía alguien de la tienda,por el color de la ropa sabían que era Oscar y bajaba solo; ahí fue cuandosabíamos que había ocurrido algo grave.

Manel de la Matta, descansará en el Memorial a los fallecidos en el K2, situado en el campo base.  - Foto: Exp. K2 Magic LineManel de la Matta, descansará en el Memorial a los fallecidos en el K2, situado en el campo base. – Foto: Exp. K2 Magic Line’04 Foto: Expedición Magic Line.

Hasta ese momento no pensabais que era tan grave, ¿verdad?
Sabíamos por el mensaje que pasaba algo, pero no imaginábamos que seríatan grave.

¿Qué se va a hacer con el cuerpo de Manel?
Se habló con la familia y con la agencia, y han acordado que tresporteadores organicen una expedición, un día que haya buen tiempo, que suban ydesciendan el cuerpo hasta el memorial.

¿Qué recuerdo te queda de Manel?
Yo a Manel no lo conocía demasiado. Era la primera vez que escalábamosjuntos; y le he conocido en la expedición. Me parecía una persona que siempreestaba dispuesto a hacer cosas, y muy meticuloso; examinaba los pros, loscontras, y era muy observador.

¿Cuál es tu valoración de este año en el K2?
Era el año del cincuentenario. Lo que este año se ha vivido en el K2, eslo que lleva tiempo viviéndose en el Everest. Ha habido mucha gente que hasubido aprovechando el rebufo de unos pocos. Creo que era un poco triste que enel cincuenta cumpleaños del primer ascenso a esta montaña, se estuvieraascendiendo por la vía normal; sobretodo los italianos, que a pesar de teneruna expedición de tal magnitud, han hecho lo fácil, una vía de cincuentaaños. Yo de los italianos esperaba más; para celebrarlo deberían de haberhecho algo distinto, abrir una vía o algo así. Han subido cuarenta y trespersonas, de los que la mitad de ellos han subido aprovechando el trabajo detres expediciones fuertes. Abriendo huella y cuerda sube cualquiera.

Llegando al Collado Negrotto, primer punto clave del ascenso y hasta donde los catalanes fijaron cuerda. - Foto: Exp. K2 Magic LineLlegando al Collado Negrotto, primer punto clave del ascenso y hasta donde los catalanes fijaron cuerda. – Foto: Exp. K2 Magic Line’04

¿Qué te parece el coleccionismo de ochomiles, tan de moda entre losalpinistas?
Me parece poco alpino y fuera de lugar. Lo importante no es subir 8.000 m, sino hacerlo por la vía más difícil. Si subimos una vía, no miramos los metros, lorelevante es la dificultad de la vía y si nos apetece hacerla por su trazado.

¿Cómo ves el himalayismo actual?
¡Hombre!, cosas interesantes se siguen haciendo. Pero la moda de losochomiles me parece absurda, aunque también te digo que esto es muy español.En otros países esto no se tiene en cuenta, como en Inglaterra. Pero los rusossiguen haciendo cosas y la FAI también…pero son pocos.

¿Cómo ves el tema de las expediciones comerciales?
Supongo que consiste en tener dinero y pagar a alguien para que te lo montetodo. Cada caso es distinto. Todo el mundo los critica, pero por ejemplo, con laexpedición de Kobler, todos estaban esperando que subieran sus sherpas yequiparan para luego ascender ellos. En el Everest ocurre lo mismo, laexpedición comercial es la que sube primero, coloca las cuerdas y abre huella,y todos los demás se aprovechan.

¿Qué opinas sobre las cuerdas fijas?
Yo en principio estoy en contra de las cuerdas fijas, de los sherpas, deloxígeno… pero habría que mirar cada vía y la actividad que quieres hacer.En nuestro caso hemos puesto un montón de cuerda porque no quedaba otroremedio, pero mi vía ideal sería más rápida y sin cuerdas. Para mí lascuerdas es el «artificial» del himalayismo. Deberíamos de tender aeliminar esas cuerdas.

El oxígeno también ha estado presente en el K2 el año de su cincuentenario. Para Jordi, salvo uso medicinal, debería estar prohibido.El oxígeno también ha estado presente en el K2 el año de su cincuentenario. Para Jordi, salvo uso medicinal, debería estar prohibido.

¿Y que tantos alpinistas suban con oxígeno?
El oxígeno debería de estar prohibido. Deberíamos de llevarlo sólo comouso medicinal por si alguien se pone mal. A mí me parece que tirar demascarilla es un doping descarado, porque te la enchufas y subes más rápido ytienes menos frío.

¿Crees que en el Himalaya hay doping?
Si, estoy convencido. Hay doping de medicamentos, además del oxígeno.Desde que Hermann Buhl tomó un medicamento para aguantar más durante uno desus ascensos, creo que en la montaña hay mucha gente que lo sigue haciendo.

Tú que has llevado el grupo de Jóvenes Alpinistas varios años, ¿cómoves el alpinismo joven español?
Creo que en España estamos muy mal, porque si miras del grupo queestábamos en la Magic, el más joven es Tosas que tiene 36 años, de losdemás, Manel cumpliría 41 el día 20, yo tengo 46 años, somos gente que yallevamos veinte años escalando, y me parece que no hay nuevas generaciones.Puede ser porque el alpinismo es muy duro, o porque tiene muy pocoreconocimiento, o podría ser también porque sale muy caro y nadie puede vivirde esto o lo que sea. Evidentemente hay algún joven, pero creo que hay muypocos. Esto no morirá, pero estamos de capa caída. Hay más gente que hasubido al K2, como Juanito, que también lleva toda la vida ahí, Mikel Zabalzaque creo que tiene 33, toda esa gente que ya no son tan jóvenes.

Jordi Corominas en el campo base catalán, a los pies del K2. - Foto: Darío RodríguezJordi Corominas en el campo base catalán, a los pies del K2. – Foto: Darío Rodríguez

¿Ves tu alguna solución, alguna forma que dar cantera o algunaposibilidad?
Yo lo veo bastante mal. Que el alpinismo obtenga mayor reconocimiento esalgo bastante difícil. En la escalada deportiva al tener competición estámás reconocida y es más fácil acceder. Cuando en escalada alguien hace un 9a,en seguida se publica y se habla de ello, pero sin embargo si haces alpinismo,el objetivo tiene que ser mucho más ambicioso para que los medios lo haganpúblico; y a veces sólo escriben una pequeña nota.

¿Qué te parece el tratamiento que os han dado los medios decomunicación?
Yo no lo he vivido en directo, porque estaba en el K2, pero por lo que me hacontado Jordi Tosas en Cataluña han hecho una gran cobertura de nuestraexpedición a la Magic Line; mientras que en el resto del Estado no ha ocurridoasí, no se si será porque Al filo hace sombra. Me contaron que, creo que fueen TVE, el día que yo hice cumbre la noticia que sacaron fue que Juanito salíadel hospital.

Vosotros habéis sido una expedición con muy pocos medios, ¿verdad?…
Pues la verdad es que aún debemos dinero; no hemos podido cubrir aún todoslos gastos. La expedición se financió con un crédito personal que pidióOscar. Aunque el ayuntamiento de Tarragona y otros organismos catalanes noshabían prometido financiación cuando llegó la hora de salir no habían dadonada, razón por la que pedimos el crédito para a la vuelta tratar de pagarlocon esas financiaciones.


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.