CATALANS AL K2

La última crónica

Los catalanes ya han conseguido su objetivo y aquí termina su aventura en la Magic. Atrás queda el esfuerzo, el sufrimiento pero sobretodo un amigo, Manel.

| No hay comentarios |
El grupo de los catalanes al completo, junto a ellos un porteador baltí.- Foto: Exped. K2 Magic Line.El grupo de los catalanes al completo, junto a ellos un porteador baltí.- Foto: Exped. K2 Magic Line.

La expedición Magic Line, haciendo honor a su reputación de haber sido laexpedición que mejor ha sabido llevar su conexión con los medios decomunicación, nos ha hecho llegar su última crónica. Una información conmucho contraste, por desgracia. A todos nos hubiera gustado que los catalaneshubieran llegado contentos por su éxito, pero desgraciadamente la falta de sucompañero y amigo Manel ha enturbiado el buen resultado cimero, para éldedican bastante espacio dentro de esta crónica; que a continuación os mostramos.

El coro hace cima
El pasado 16 de agosto celebrábamos una ilusión, un sueño hechorealidad: escalar el K2 por Magic Line: el «Coro» (como llaman susamigos a Corominas) alcanzaba la cima, en solitario, a las 24:00 h. ÒscarCadiach y Manel de la Matta, que habían emprendido el ataque a cumbre junto aJordi Corominas desde su último campo a 8.100 m. decidieron darse la vueltahacia las 10:00 h, cuando se encontraban a 8.300 m. debido al intenso frío y alcansancio, y no por los aparentes síntomas de edema pulmonar como en principiose pensaba. Los dos, tras una breve parada en la tienda a 8.100 m. descendíanjuntos hasta el Campo 3 (7.500 m.) ubicado en el glaciar del Púlpito. Llegarona ese campo hacia las 16:00 h., y allí descansaron hasta la mañana siguiente.

Al día siguiente, martes 17 de agosto, mientras el tiempo comenzaba aempeorar, Oscar y Manel seguían bajando, cansados pero muy satisfechos-hablando entre ellos de sus próximos proyectos para los meses siguientes- ,hasta el Campo 2 (6.900 m.). Por la mañana del miércoles 18 de agosto,siguieron descendiendo repelando hasta el Campo 1 (6.400 m) ubicado sobre elCollado Negrotto, al que llegaron hacia las 11:00 h. de la mañana. Fue entoncescuando Manel comenzó a sentir una fuerte presión en el abdomen que le impedíarespirar con normalidad. Esta angustia iría en aumento a lo largo de las horassiguientes. Oscar, siempre a su lado, dentro de la tienda, le ayudó ahidratarse, a comer algo y a mantenerse caliente.

Incomunicados

Manel de la Matta, preparándose para el ascenso.- Foto: Exped. K2 Magic Line.Manel de la Matta, preparándose para el ascenso.- Foto: Exped. K2 Magic Line.

Para entonces, la comunicación con el campo base había quedado eliminada,ya que durante el ascenso se agotaron las baterías. Oscar apenas pudotransmitir un mensaje de auxilio: » Help Negrotto!» Que fue recibidoen el Base a las 20.00 h. del miércoles 18 de agosto. Una hora más tarde y enmedio de una fuerte nevada, Valen Giró y el porteador baltí Ghulam salieronhacia arriba con comida y medicamentos, pero el alto riesgo de avalanchas lesobligó a regresar. El diecinueve de agosto a las 03:00 h. de la madrugadavolvieron a salir los dos del campo base, camino del Collado Negrotto. Mientrastanto, en el Campo 1, a las 04:30 h. Manel expiraba en los brazos de Oscar.

En nuestras conversaciones a lo largo de la expedición, Oscar siempre decíaque si él era el «jefe de expedición», Manel era sin duda el»jefe de los escaladores». El siempre tenía todo a punto, organizaba,repasaba los detalles de la escalada, previéndolo todo: el equipo, la comida,el mantenimiento de los campos, la estrategia, la seguridad, etc. Manel eraverdaderamente el motor de nuestra expedición. Su manera de entender lamontaña nos hizo asumir a todos que teníamos que ser autosuficientes siqueríamos llegar a la cima y bajar de nuevo al Base. Esta regla, por desgracia,ha sido poco respetada por muchas de las expediciones que esta temporada hanestado en el K2, lo que ha causado problemas a otros grupos.

Manel entendía la montaña

Desde muy joven, Manel siempre estuvo ligado a la montaña: era su pasión;su vida. Él entendía la montaña como pocos: la respetaba, la disfrutaba, laasumía como un reto no sólo deportivo sino también personal y la aceptabatanto en sus momentos amables como en los duros. Había realizado ascensionesinvernales muy importantes en Pirineos y en Alpes. También Patagonia era uno desus terrenos de juego favoritos, así como los Andes, América Central y elHimalaya. Intentaría el (8.848 m.) en dos ocasiones, quedando en una de ellas atan sólo 80 metros de la cima. En el año 1993 haría cima en el Shisha Pangma(8.046 m.) por la prestigiosa ruta Británica y, a los pocos días, tambiéncompletaba la escalada al Cho Oyu (8.201 m).

Profesionalmente, como economista que era, Manel siempre estuvo vinculado almundo de los deportes y de la montaña. Desde su paso por el COOB ’92 comogestor deportivo, hasta su carrera como Director Técnico de la EscuelaEspañola de Alta Montaña y, últimamente, como director de la Escola deMuntanya de les Escoles Pies de Sarrià, donde impartía cursos de formación deTécnicos Deportivos y Guías de Alta Montaña a más de 300 alumnos. Además deesta marcada vocación por la docencia, Manel también colaboraba en latraducción y revisión de libros y guías de montaña.

Alguién muy especial

Pero lo más grande de Manel era él mismo como persona: su generosidad, suesfuerzo, su ilusión por las cosas pequeñas, su sinceridad para ver y paracriticar ciertas hipocresías de nuestro mundo… En definitiva, todo aquelloque hacía ver a sus amigos y compañeros que se trataba de alguien muyespecial; una de ésas personas que lo dan todo sin esperar nada a cambio, conlos cuales se puede contar, de por vida, como aliado incondicional. En el K2hemos perdido a nuestro mejor compañero de cordada, tanto en la montaña comoen la vida.

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.