EXPLORANDO

Movimiento sobre los 7.000 en el Makalu

Simone Moro y Denis Urubko tratarán de superar los 7.400 metros en los próximos días, si la meteo, voluble por el momento, lo permite. A esa barrera no han llegado la mayoría de equipos sólidos que lo han intentado.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Simone y Denis en su tienda del campo base del Makalu.- Foto: Simone MoroSimone y Denis en su tienda del campo base del Makalu.- Foto: Simone Moro

7.000 metros en el Makalu. Esta cota, por la que muchos han pasado y otros muchos pasarán, se convierte sin embargo, durante el invierno, en una espinosa barrera psicológica que pocos han logrado rebasar en la última montaña inexpugnable de la estación fría en el Himalaya. Simone Moro y Denis Urubko ya lo han logrado y planean, para estos días, alcanzar los 7.400, donde aguarda el Makalu La. «Incluso podríamos llegar más alto si el viento lo permite», ha comentado el italiano.

No va a ser una tarea sencilla, y no porque Urubko y Moro no estén capacitados: más bien porque el Himalaya se muestra arrogante desde el cielo estas últimas semanas. Temperaturas por debajo de los -20 grados y «terribles» vientos agotan a cualquiera… casi. Moro y Urubko, aprovechando una jornada soleada, lograban establecer su primer campo de altura a 6.910 metros, tras apuntalar el campo base avanzado, que casi se tragan las rachas de viento. Desde allí seguirán ascendiendo (claro que no todo depende de ellos) hasta los 7.400, desde donde podrán mentalizarse acerca del vertiginoso kilómetro vertical que les restará por ascender.

Por encima de los 7.000

Simone Moro por encima de los 7.000 metros en el Makalu.- Foto: Denis UrubkoSimone Moro por encima de los 7.000 metros en el Makalu.- Foto: Denis Urubko

7.000 metros, y ya se sabe: las cifras son el alimento de los estadistas, y algunos ya se han puesto en marcha enviando datos a las redacciones, como Rodrigo Granzotto, a raíz de los intentos invernales al Makalu, que inauguraban en 1980 Renato Casarotto y Mario Curnis, llegando a los 7.400 metros. 50 metros más abajo se quedarían los seis alpinistas británicos liderados por Ron Rutland en 1981, y otros 50 más sería el límite de Krysztof Wielicki Anna Czerwiñska, Ryszard Pawlowski y la belga Ingrid Bayens. Wielicki, que lo intentaría en dos ocasiones por el pilar oeste (1990/91 y 2000/01) tocaría en solitario los 7.300 metros, de donde se retiraría ante la implacable resistencia de El Gran Negro.

Otras cuatro expediciones logaron rebasar los 7.000 invernales metros del Makalu. En el 82, el francés Ivan Girardini se quedaba en esa cota durante un intento en solitario por la ruta original francesa. Tres años más tarde serían los japoneses, siete concretamente, liderados por Hiroyuki Baba, los que se quedaban a medio camino de los 8.000 metros. 7.520 por la arista NW y tocaban a retirada. Volverían en el 85, representados por Noburu Yaada y Yasuhira Saito, conquistadores del Manaslu el diciembre anterior. Escogerían la arista SE en esta ocasión, pero el intento se quedaría en los 7.150. Una temporada más tarde lo intentarían con el Annapurna, montaña que sería la última morada de Saito.

En el invierno de 1996, el español Manuel González, quien tumbará el Cho Oyu en febrero del 93 (junto a Fernando Guerra, Manuel Morales y Manuel Salazar), lideraría una expedición íntegramente nacional que llegaría a los 7.200 metros.

La montaña de Couzy y Terray, el Makalufeng, ha rebatido cuanta ambición invernal ha osado cercar su cumbre. Pero, por ahora, Simone Moro y Denis Urubko tan siquiera piensan en las cifras, solo en cada paso, en cada instante de indecisión (o todo lo contrario), dejando sus metas archivadas en el rincón de «cumplidas». A partir de los 7.500, el Makalu, ya es otra historia.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.