EXPLORANDO

Más intentos invernales

Jacek Teler, en el Nanga Parbat y una expedición checa al Manaslu, formada por Jan Krabec, Milan Wlasák y Pavel Krupiéca, se sumarán a la lista de intentos invernales que abrían Moro y Urubko, al Makalu, y Hajzer, Bowie y Szymcazk, al Broad Peak.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Vista del Manaslu desde el Campo Base.- Foto: Exped. GMAM 2004Vista del Manaslu desde el Campo Base.- Foto: Exped. GMAM 2004

El rostro invernal de los ochomiles ha vuelto a poner en marcha a lo más recio del alpinismo de este viejo continente, y de parte del de al lado. A las expediciones de Artur Hajzer al Broad Peak y de Simone Moro al Makalu, se unirán dos equipos liderados por Jacek Teler, al Nanga Parbat, y Jan Krabec, al Manaslu.

El Manaslu, de 8.163 metros, ya conoció su primera ascensión invernal entre 1983 y 1984, L. Korniszewski lideraba con éxito un equipo que atacaría la cima por la ruta Tirolesa del 72. Este invierno, Jan Krabec (1973), con expediciones al Gasherbrum II, al Mt. Logan (Alaska) y al Mt. Robson (Rocosas de Canadá), estará acompañado por Milan Wlasák (1973) y Pavel Krupiéca (1975): dos curtidos exploradores polares que planean juntos la primera expedición checa al Polo Sur desde Hércules Inlet.

La Mountain of the Spirit Expedition ya se ha calzado las botas: «Los sherpas van camino de la aldea de Sama y del campo base… esperamos». Los comunicados de su expedición se podrán seguir en www.manaslu.arctica.cz.

El alpinista polaco Jacek Teler.- Foto: Col. Jacek TelerEl alpinista polaco Jacek Teler.- Foto: Col. Jacek Teler

El objetivo del polaco Jacek Teler es más ambicioso. El Nanga, a pesar de los últimos intentos sólidos, permanece inexpugnable en invierno. En las dos últimas temporadas la montaña hacía retirarse Simone La Terra (primer hombre no polaco o ruso que lo intentaba), junto al fortísimo pakistaní Theraban Karim, y a los ases del ochomilismo polaco, en 2007, liderados por Krzysztof Wielicki, después de 38 días aguantando mucho frío y viento para escalar 3.300 metros, y fijar varios kilómetros de cuerda, superando por poco los 6.000.


 

Wielicki, por cierto, dirigía a Teler en 2003, durante el intento invernal al K2. Teler, tras la experiencia, ha regresado a los ochomiles en 2005, 2006 y 2007, probando suerte en el Everest, el Broad Peak y en dos ocasiones más en el K2, una en solitario. Teler ha escogido la vertiente Diamir para su propósito.

Veremos si el año nuevo nos trae otro hito del ochomilismo invernal. En cualquier caso, intentarlo es mucho.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.