EXPLORANDO

Las cimas han de esperar

Las ventiscas se convierten en protagonistas de los últimos informes llegados desde el Himalaya. Otxoa se retira de su ataque a cumbre al igual que las expediciónes de Pasabán y Soria.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Las nevadas son protagonistas de los últimos días en el Himalaya.- Foto: Col. Iván VallejoLas nevadas son protagonistas de los últimos días en el Himalaya.- Foto: Col. Iván Vallejo

Empezamos la crónica con una mala noticia. Edmund Hillary, primer hombre que conquistó la cima del Everest, hace ya 54 años, sufría una caída a su regreso de Nepal y se haya hospitalizado en Nueva Zelanda. Con 87 años su estado de salud es bueno y parece que el accidente no reviste gravedad. Aún le quedan muchos caminos. Sir Percival dejó la escalada hace tiempo, aunque todos los años visita Nepal, donde ha fundado y organizado numerosos proyectos humanitarios.

Y vamos con el Himalaya y los hombres que andan atareados por aquellos lares de frío y nieve. Por ahora la cumbre del Dhaulagiri tendrá que esperar. El día 21, Horia Colibasanu, Joby Ogwyn (USA), Jorge Egoecheaga e Iñaki Otxoa escalaban sin interrupción del Campo Base al Campo 2, donde pretendían pasar la noche para partir al día siguiente hacia el Campo 3. Sin embargo, la montaña se puso tensa y les lanzó una tormenta de diez horas que impidió su descanso y recuperación. Mucho trabajo con la pala para impedir el colapso de las tiendas antes de tratar de continuar con la ascensión. 300 metros a base de tesón, antes del regreso, fue lo que lograron el día 22.

En el Campo 1 también hubo trabajo. Allí Ignacio Barrio, Oscar Fernández y Joelle Brupbacher sufrieron los caprichos de la meteo, demostrando que el Daula es un duro hueso. Unas 40 ascensiones en los últimos siete años avalan la dureza de una cima a la que ya ha llegado el kazajo Denis Urubko, que planea usar la montaña de aclimatación para el K2.

Y mientras esperamos noticias de la bella Segarra, el Everest sufre el asedio de otros dos españoles. Los alpinistas sevillanos Juan Antonio Huisa y Pedro López llegaban con una semana de retraso al campo base el sábado 21. Un problema médico de Pedro les obliga a acelerar la aclimatación. Al llegar, la cara Norte les recibía con buen tiempo, pero vino la noche. Un fuerte viento, mucha nieve y un poco de mal de altura les hacía ansiar la mañana para continuar con el ejercicio. La moral, pese a todo, continúa alta y ven mucho más cerca la consecución de sus Siete Cumbres.

Prudencia, descanso y bendición

Progresando por la aérea arista de la Magic Line del K2. La expedición fue liderada por Oscar Cadiach en 2004.- Foto: Exp. K2 Magic LineProgresando por la aérea arista de la Magic Line del K2. La expedición fue liderada por Oscar Cadiach en 2004.- Foto: Exp. K2 Magic Line»04

Oscar Cadiach, por su parte, dirigiendo la única expedición que intentará el Kangchenjunga, acompañado por Patxi Goñi, Julen Requeta, Fernando Rubio, Iñigo de Pineda y el joven Joan Riva (19 años), aclimata a su equipo guiando un pequeño grupo por el valle del Khumbu y hasta la cima del Island Peak. De ahí a Katmandú y luego al Este donde vive el Kangchen. La prudencia domina el ánimo, aunque esperan con ganas llegar a 10 metros de la cumbre, distancia de cortesía que los escaladores guardan al ascender esta montaña sagrada para los hindúes. 8.586 metros, cinco cumbres y cinco glaciares dominando uno de los espolones del más importante eje himalayo les esperan, sin oxígeno embotellado, sherpas de altura y ligeros ligeros para ascender por la cara suroeste e instalar tres campos de altura (el último a 7.600 metros). La montaña dirá.

Vamos con el gran Carlos Soria, que tras superar algunos problemas informáticos nos remite las primeras acciones que andan llevando a cabo en el Ama Dablam. Tras cinco días de marcha de aproximación llegaban el día 17 al campo base, situado a 4.600 metros de altitud, donde se encontraban con la expedición de Simone Moro, que se ocupa en guiar a un directivo de North Face. Un día de descanso, celebración de la puya (ceremonia tibetana de bendición) y ambas expediciones salían hacia el Campo 1, donde después de un poco de trabajo les sorprendía una recia ventisca, obligándoles a retirarse de nuevo al Base. Simone se marchaba de las laderas del Ama Dablam al no poder ascender tan veloz como tenía previsto. El día 20, Carlos, Alfredo y Sito subían a dormir al campo base avanzado para continuar la aclimatación. Mejoró el clima y las vistas se hicieron geniales, mientras a los pies de la montaña desembarcaba otra expedición formada por dos sherpas, un griego, un inglés, un australiano y un suizo.

Ayer, día 24, bajaban del campo 1, donde pasaron la noche, tras explorar la arista que se dispara hasta el Campo 2, encontrándose con demasiada nieve. Esta arista de roca, tan cubierta, supone un paso muy delicado para la expedición. El tiempo tampoco está acompañándoles demasiado. Ni la gente. Muchos rumores corrieron sobre las aglomeraciones que podrían llegar a producirse, dificultando incluso la colocación de campos de altura, pero por ahora comparten ladera con una única expedición que aún trabaja en su aclimatación y tal vez el Yeti, folclore del Ama Dablam. Cuando el meteorólogo Juan Guerra de luz verde se lanzaran para arriba. Mientras, a esperar en el CB.

Gigante de roca y nieve

Cara Norte del Annapurna.- Foto: Col. Simone MoroCara Norte del Annapurna.- Foto: Col. Simone Moro

Turno del duro Annapurna. Llegan nuevos informes de Iván Vallejo, Edurne Pasabán, Latorre… Y es que la montaña no les ha dejado disfrutar durante mucho tiempo la alegría que les supuso encontrar la vía de acceso hacia el Campo 2 y el buen ritmo que el alto sol les había permitido. Su plan pasaba por descansar el miércoles 18 y el jueves 19 y reanudar las tareas el viernes 20, pero con el descanso vino la tormenta. Todos los días, hasta ayer, las nevadas has anegado los campos haciéndoles esperar en el CB. En cualquier montaña la nieve fresca es la causa principal de avalanchas y, cuando venga la calma, a Edurne y compañía les toca equipar el delicado tramo que va desde el Campo 2 al Campo 3. En principio, el 26, trataran de continuar con sus labores, con mucho ojo y tiento.

Por cierto, su ascensión será menos solitaria ahora que tres georgianos han llegado al Annapurna; Gia Torsladle, Sergey y Emil. Gia tiene en su haber 8 ochomiles, y Sergey comparte con Iván Vallejo el honor de haber ascendido 12 de 14. A Sergey le quedan el Annapurna y el K2, dos huesos, y a Iván el Annapurna y el esquivo Dhaulagiri. Resumiendo; mucha experiencia, buen humor a pesar del tiempo y siete alpinistas y dos sherpas para conquistar tal gigante de nieve y roca.

Hasta la siguiente conexión.

Foto de portada: Carlos Soria en el Ama Dablam / Col. Carlos Soria

 


 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.