EXPLORANDO

Himalaya, a buen ritmo

Las expediciones españolas en el Himalaya se ponen las pilas: Otxoa y Egocheaga alcanzan los 7.200 metros; Pasabán, Vallejo y Latorre negocian con el duro Annapurna y Segarra culmina su puesta a punto.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Edurne Pasabán observa la cara norte del Annapurna.- Foto: Col. Edurne PasabánEdurne Pasabán observa la cara norte del Annapurna.- Foto: Col. Edurne Pasabán

Esto marcha. Las expediciones españolas en el Himalaya ocupan laderas y campos en pos de completar sus proyectos para esta temporada, cargada de emociones. El primero: 14X8000. Edurne Pasaban, a la caza de su noveno ochomil, el Annapurna, y acompañada en su periplo por Asier Izaguirre, Iván Vallejo, Ferran Latorre y el colombiano Fernando González Rubio, y respaldados todos por Televisión Española y Al Filo de lo Imposible, ya se encuentra ocupada equipando los diferentes campos de altura que van a llevarles hacia la cumbre.

El equipo ultimaba sus preparativos en Katmandú el pasado 9 de abril, para luego ser trasladados por un helicóptero hasta el campo base, situado a 4.200 metros. Elección logística que se debe a la acumulación de nieve en Nepal y que hubiera dificultado sobremanera las tareas de porteo durante el trekking de aproximación. Y al llegar, sorpresa; estaban completamente solos. Convirtiéndose en los primeros en pisar los pies de plateado ardiente del Annapurna esta temporada primaveral. El 13 de abril iniciaron el ascenso, consiguiendo montar el Campo 1 a 5.100 metros, con el tiempo a su favor, y el Campo 2 a 5.500 sólo tres días más tarde, tras atravesar el glaciar, con apenas grietas por las nevadas, al que sigue un corredor en el que instalaron cerca de 200 m. de cuerda.

Araceli Segarra y su viejo amigo Jamling Norgay.- Foto: Col. Araceli SegarraAraceli Segarra y su viejo amigo Jamling Norgay.- Foto: Col. Araceli Segarra

Aún les queda lo duro. El tramo hasta el Campo 3, expuesto a a posibles avalanchas, les hará sudar mucha tinta, aunque por ahora se encuentran en plena forma y animados para afrontar su objetivo, gracias, en parte, a las buenas condiciones de la meteo. Sitiada se encuentra esta cumbre de 8.091 metros, uno de los más duros huesos de los 14, que ostenta el histórico membrete de ser el primer ochomil alcanzado por el hombre, allá por Junio del 50, gracias a Herzog, Lachenal, Rebufat, Terray… y a su desgarradora aventura.

Araceli Segarra también anda con lío. Aunque ella permanece en Katmandú, tras aprovisionarse con sus pinturas y pinceles, y ya ha superado 12 largas horas de trabajo en la capital nepalí. Regresa al Everest, al mismo lugar donde ya estuvo hace 11 años, aunque como adelantábamos, esta vez la cumbre no está entre sus objetivos: «pero me haré una escapadita al campo II (6.500 m)». Eso si le deja tiempo el rodaje en 3D y su libreta de apuntes (anda preparando unos cuentos). Por ahora, un poco de búlder para no perder entrenamiento en deportiva y un mes de paz nívea -si aquel circo les deja- junto a su viejo amigo Jamling Norgay. Hay noticias, por cierto, de un holandés que prentende pisar la cumbre en calzoncillos. Ánimo Mr. Frost, es la última vez que te nombramos.

Gran ambiente en el Dhaula

Iñaki Otxoa en el campo base del K2.- Foto: desnivelpress.comIñaki Otxoa en el campo base del K2.- Foto: desnivelpress.com

Navarra ocho mil es el nombre del proyecto de Iñaki Otxoa y Jorge Egocheaga. La meta: alcanzar los 14 ochomiles del Himalaya, claro. Una idea que comenzaba en el 2004, cuando llevaba seis en su haber. Iñaki ya ha conquistado 15 veces los ochomiles, en 11 picos diferentes, entre ellos, y por poner un ejemplo, el Shisha Pangma (8.027 metros), que coronaba de forma contundente y convirtiéndose en el tercer alpinista en conseguirlo durante el postmonzón. Y además en solitario y en 12 horas, sin cuerdas fijas y por una ruta nueva. Un minuto en la cumbre y de vuelta. Extenuado llegó.

El caso es que a estas alturas ya han alcanzado los 7.200 metros y están sufriendo duros vientos desproporcionados e injustos, en palabras de Iñaki. Trabajan sin descanso y a una velocidad considerable, en este su noveno día en el Dhaulagiri. Y ha tenido palabras para otros expedicionarios: «A veces albergo la sospecha de que mi amigo Jorge y yo no somos los tipos más listos del mundo, si por ser listo, aquí en el Himalaya, se entiende dejar que sean los demás los que curren. Mientras algunos miembros de otras expediciones se escaquean, se quedan todos mirando, o lo que es peor, haciendo como que miran, nosotros hemos cogido las cuerdas y el material y hemos abrazado el esfuerzo con ganas». Eso sí, no hay constancia de sherpas de altura ni de la utilización de oxígeno en ninguna de las expediciones que pueblan el Dhaulagiri, en el que se respira una sana afluencia. Se me antojan semanas movidas.

Foto de portada: Atardecer en el Dhaulagiri / desnivelpress.com

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias