RESUMEN DE LA TEMPORADA DE VERANO

Karakórum 2016: Más alpinistas, pocas cimas, cero tragedias

La temporada de expediciones de verano en Pakistán ha vivido escasas cumbres y ninguna tragedia a pesar de contabilizar un mayor número de alpinistas. Luka Lindic y Ales Cesen fueron los más exitosos mientras Ferran Latorre logra su 13º ochomil.

Autor: Desnivel.com | 1 comentario | Compartir:
K2 desde el campo base en 2016  (Foto: Nick Rice)
K2 desde el campo base en 2016

La temporada de verano de 2016 en Pakistán se presentaba con un mayor número de alpinistas en sus montañas, y muy especialmente en el K2. De hecho, la segunda montaña más alta del planeta levantaba temores entre los aficionados al himalayismo ante su posible comercialización al estilo Everest. Más de un centenar de alpinistas se instalaron en su campo base a la espera de una ventana de buen tiempo que les llevara a la cumbre a través de las cuerdas fijas montadas por sus sherpas.

Sin embargo, esa ventana de buen tiempo nunca llegó. Y en cambio sí lo hizo una avalancha que arrasó el C3 y que por un día no se llevó por delante a un nutrido grupo de montañeros. Después de aquello, las expediciones comerciales decidieron dar por acabado el año sin cimas, una decisión que secundaron también otros alpinistas independientes. Entre ellos, Martín Ramos. Es el segundo año consecutivo en que nadie alcanza la cumbre del K2, en una demostración palpable de que esta montaña no puede ser comparable con el Everest de ningún modo.

Grandes Ales Cesen y Luka Lindic

Las mejores noticias que han salido de Pakistán este verano desde el punto de vista alpinístico han sido protagonizadas por los jóvenes eslovenos Ales Cesen y Luka Lindic. Primero, porque fueron los únicos capaces de ascender esta temporada al Broad Peak, en un madrugador ataque realizado prácticamente en estilo alpino que nadie más pudo imitar. Y después porque firmaron la cuarta ascensión de la arista noroeste del Gasherbrum IV, hasta su cima Norte.

Coincidió con ellos en el Broad Peak el catalán Òscar Cadiach, quien intentó hasta el final el último de los ochomiles principales que le faltan para completar su particular 14×8000. Hasta tres veces tuvo que darse la vuelta el alpinista tarraconense en sus sucesivos intentos.

La mayor parte de los otros alpinistas que estaban en el campo base, como Rosa Fernández, abandonaron su objetivo antes que él.

13×8000 de Ferran Latorre

Quien sí consiguió su objetivo y sumar una nueva cumbre a la carrera por los Catorce fue Ferran Latorre. Competidor con Òscar Cadiach por ser el primer catalán con los catorce ochomiles, el de Vic consiguió hacer cima en el Nanga Parbat. Sin embargo, no fue un camino de rosas para él.

Inicialmente, trató de hacerlo junto con Yannick Graziani y Hélias Millerioux por una nueva ruta, siguiendo los pasos de Reinhold Messner, Hubert Messner, Hanspeter Eisendle y Wolfgang Thomaseth a través del glaciar Diama. Pero se tuvieron que dar la vuelta cuando estaban a más de 7.700 metros de altura. Algo parecido les sucedió a los búlgaros Boyan Petrov e Ivan Tomov, que les siguieron con un día de diferencia y se confundieron de corredor en el trapecio somital.

Posteriormente, Ferran Latorre, Hélias Millerioux y Boyan Petrov unieron sus fuerzas en la ruta Kinshofer, que no había sido equipada más allá del C2. En un emocionante y trabajado intento, finalmente se llevaron el gato al agua y consiguieron alcanzar la cima, algo que no pudo decir ninguno de los otros alpinistas del CB.

Se mascó la tragedia en el Gasherbrum

Algunas de las expediciones más ambiciosas a los ochomiles de Pakistán de este verano optaron por el macizo de los Gasherbrums. Allí estuvieron Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza, en la ruta francesa de 1975 al G2; los checos Marek Holecek y Ondra Mandula en una nueva ruta en la cara suroeste del G1; y todavía un fuerte equipo polaco que pretendía la travesía G1-G2. Ninguno de ellos obtuvo el premio deseado.

Los polacos no pudieron avanzar demasiado, igual que el equipo Wopeak, que tuvo que darse la vuelta desde el C1 (5.950 m) en pleno temporal y tras dos días en ese campamento. Por su parte, Marek Holecek y Ondra Mandula apuraron mucho más y permanecieron dos semanas en la montaña, a pesar de una meteorología bastante desfavorable. Finalmente, se rozó la tragedia y tuvieron que salir corriendo en plena tormenta para evitar riesgos mayores.

Por el otro lado, un grupo de ocho alpinistas lograba la cima por la ruta normal del G2 a finales de julio, mientras otro equipo también de ocho integrantes hacía lo propio en la ruta normal del G1 a principios de agosto tras mudarse desde el CB del K2.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.