UNA AVALANCHA BORRÓ EL C3

El K2 cierra sin cimas su año más comercial

El pico más alto del Karakórum se resiste a ser comparado con el Everest. A pesar del asedio al que lo han sometido varias expediciones comerciales, nadie ha conseguido subir más allá del campo 3, que fue arrasado por una avalancha.

Autor: Desnivel.com | No hay comentarios | Compartir:
K2 desde el campo base en 2016  (Foto: Nick Rice)
K2 desde el campo base en 2016

La temporada estival de ascensiones en el Karakórum comenzó con mucho debate sobre la tendencia a la comercialización del K2 (8.611 m). La conocida como «montaña salvaje» acumulaba casi dos tercios de todos los permisos de ascensión expedidos por Pakistán este verano, lo que se traducía en aproximadamente un centenar de alpinistas ansiosos por alcanzar la segunda cumbre más alta del planeta.

Agencias habituales del Everest, como Seven Summits, Kobler o Madison habían trasladado a los pies del K2 amplios equipos de sherpas, en quienes recayó el peso del trabajo en la ruta, tanto en cuanto a fijación de cuerdas como de montaje de los campamentos de altura para sus clientes. No era más que una extensión y ampliación de lo ocurrido durante 2015, cuando el éxito de la temporada anterior (48 cimas en 2014, el 80% de quienes lo intentaron) y la cancelación de las expediciones al Himalaya de aquella primavera por culpa del terremoto, convirtieron el verano pasado como el más comercial de la historia del K2.

Pero el debate y la controversia aumenta año tras año. Son muchas las voces del mundo del alpinismo que se levantan contra la comercialización del K2, algunas de ellas vaticinando grandes tragedias por lo impredecible y peligrosa de esta montaña en comparación con el Everest. A la controversia ha venido a sumarse este año también el gobierno pakistaní, que ha negado la entrada al país a varios alpinistas, extraoficialmente por haber ido anteriormente de expedición usando los servicios de sherpas nepalíes en lugar de porteadores de altura pakistaníes.

Se rozó la tragedia en el C3

El 10 de julio, un amplio grupo de alpinistas (más de 70) partió del campo base para realizar un primer intento de cumbre. Habían previsto alcanzar la cumbre entre el 14 y el 15 de julio. Sin embargo, las previsiones meteorológicas se torcieron y el cambio de tiempo les obligó a darse la vuelta desde el campo 3 el 13 de julio.

Unos días más tarde, se abría una nueva posibilidad, según los partes. Las noticias situaban el 20 de julio a numerosos alpinistas entre el C1 y el C2. El día 21 de julio, estaba previsto que doce de ellos alcanzaran el C3 y pasaran la noche allí –incluidos varios sherpas que se adelantarían para preparar la ruta al resto de equipos que venían por detrás–. Sin embargo, un aumento de la intensidad del viento los ralentizó y regresaron al C2 esa noche para debatir la situación.

Esa misma noche, se desencadenó una gran avalancha que barrió por completo el campo 3, sustituyendo las tiendas plantadas por las expediciones por una pendiente irregular de blanco níveo. Si esos doce alpinistas hubieran subido hasta allí, sin duda hubieran sido arrastrados por el alud, algo que ya les sucedió en 2013 a Marty y Denali Schmidt, que desaparecieron en ese fatídico punto.

Con el material del C3 desaparecido y la temporada avanzada, las agencias decidieron poner fin a sus respectivas expediciones de forma casi inmediata. Un par de días más tarde, los alpinistas independientes que todavía anhelaban continuar también se echaron atrás.

Dos años seguidos sin cimas

Así las cosas, el K2 ha cerrado los dos años más comerciales de su historia (2015 y 2016) sin una sola persona en la cima. De hecho, de las últimas ocho temporadas (desde 2009), su cumbre sólo ha podido ser alcanzada en dos por su ruta normal (2012 y 2014; además, el grupo de Gerlinde Kaltenbrunner lo logró por la vertiente norte en 2011). Es cierto que esos dos años registraron un número de ascensiones récord, pero en los otros seis veranos (contando ya 2016) nadie ha sido capaz de subir. Además, algunos de los que lo han intentado sufrieron accidentes que terminaron con sus vidas, como Fredrik Ericsson en 2010 y Marty y Denali Schmidt en 2013.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.