HIMALAYA 2001

Al filo en la cima del Ama Dablam

Mientras la pésima climatología cierra las puertas del Everest, Ester Sabadell y Rocío Sánchez coronaban esta montaña el 3 de mayo.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
El Amadablam desde Deboche (Nepal). 2018   Luis Miguel López Soriano
Ruta sur del Everest- Foto: Exped. Samuel RubioRuta sur del Everest- Foto: Exped. Samuel Rubio

El mal tiempo sigue marcando la última hora de las expediciones nacionales en Nepal, aunque no impidió que Al filo de lo imposible culminara el primero de sus cuatro desafíos para el 2001: la cima del Ama Dablam.

Mientras, en el Everest, los diferentes grupos esperan ahora en las tiendas del campamento base, a la espera de un hueco entre las nubes. Sergi Mingote tuvo que desistir en su primer intento a cumbre el pasado lunes y la expedición Samuel Rubio conseguía alcanzar el Collado Sur.

Al filo corona el Ama Dablam

Mientras que Juanito Oiarzábal y el resto del equipo tratan de montar el segundo campo de altura a 7.800 metros, en la cara norte del Everest, la cordada femenina formada por Ester Sabadell y Rocío Sánchez alcanzaba la cima del Ama Dablam el pasado 3 de mayo, cerrando exitosamente el primero de los cuatro objetivos que Al filo se ha planteado este año en el Himalaya.

Tras el intento del pasado viernes, en el que se dieron la vuelta a escasos 200 metros de la cumbre, y que el resto de expediciones se retiraran definitivamente de la montaña, Ester y Rocío coronaban los 6.856 metros de la montaña sagrada de los sherpas, después de instalar cuerdas fijas en la última sección de las ascensión, que ningún otro equipo había alcanzado.

Ambas alpinistas, que debido a la intensa niebla no pudieron disfrutar de la espectaculares vistas que ofrece esta montaña, siguieron la ruta normal de ascensión, que combina secciones de hielo roca y mixto, además de una importante caída a ambos lado de la estrecha arista por la que discurre. En la cima, según la propia Ester, se mezclaron sentimientos de felicidad, cansancio, emoción y alegría.


 

Ahora, parte del equipo que ha apoyado a Ester y Rocío en la ascensión del Ama Dablam, concretamente Oscar Cadiach, Alberto Zeraín, José María Oñate y el cámara Manolo Rojo, partirán hacia el Lhotse, donde intentarán uno de los retos pendientes del Himalaya: su cumbre central, único ochomil secundario que todavía permanece virgen.

Muy cerca de allí, Juanito Oiarzábal, Ferrán Latorre, Juan Vallejo, Josu Bereciartúa y Juanjo Garra continúan preparando su ascensión a la cara norte del Everest. A pesar de la pésima climatología, peor que la del pasado año, se encuentran camino de los ochomil metros, con intención de instalar el campo 2 (7.800 m.). Dando por finalizada su aclimatación, el vitoriano y sus compañeros tenían previsto descender posteriormente al campamento base, para reponer fuerzas de cara al intento de cumbre definitivo.

Primer intento de cumbre

En la misma vertiente norte, el catalán Sergi Mingote realizó la semana pasada un primer asalto a la cima. Una fuerte tormenta de viento y nieve le hizo desistir cuando había alcanzado los 8.100 metros. Ahora se encuentra también en la base de la montaña, esperando una nueva oportunidad. Junto a Sergi, los miembros de la expedición valencia UPV, que comparten permiso con el catalán, también reponen fuerzas en la relativa comodidad del campo base.

Miembros de la expedición Samuel Rubio- Foto: Exped. Samuel RubioMiembros de la expedición Samuel Rubio- Foto: Exped. Samuel Rubio

Mientras tanto, en la vertiente sur, la expedición castellanoleonesa Samuel Rubio, que hace unos días alcanzaba el Collado Sur, superando así la altura lograda en 1999, descansa también en el campamento base, en vista de las evoluciones del tiempo. En su última crónica, el líder de la expedición nos detalla la última hora de la expedición.

Asalto al Castillo

Excelente apreciación es la de Juan Carlos, el Pera, cuando compara la ascensión al Everest con el asalto a un castillo medieval. Verdaderamente esto es un asedio en toda regla, algo completamente distinto a otras ascensiones o escaladas en otras montañas del mundo. Aquí nos instalamos y comenzamos a desplegar una logística que va en constante evolución según se van desarrollando los acontecimientos.

Hay fosos profundos y traidores en forma de grietas, que aunque no tienen cocodrilos esconden trampas mortales, empleamos escaleras para superarlas en un constante desafío a las leyes de la gravedad. Desde arriba se nos obsequia con toda clase de lindezas en forma de bloques que se desprenden, aludes, …, a veces el mal tiempo se cierne sobre nosotros en forma de nieve, fuertes vientos, …, unas veces el implacable sol y otras las bajas temperaturas hacen el que nos dilatemos o nos comprimamos…

A veces hay que atacar, pero otras la prudencia exige el aguardar agazapado en espera de la mejor ocasión. La falta de oxígeno para respirar es un problema añadido que va minando nuestros cuerpos, así como las denominadas enfermedades menores. Hay que aguantar días grises, como el de ayer, que estuvo todo el día nevando.

En la pared del Lhotse- Foto: Exped. Samuel RubioEn la pared del Lhotse- Foto: Exped. Samuel Rubio

Hoy hace mucho viento, tanto que amenaza con hacer volar las tiendas. Las banderas de oración se agitan con violencia de forma constante. Las nubes atraviesan por delante de nuestras retinas sin poder ocultar por mucho tiempo las blancas montañas. Esto es la vida cotidiana en los hielos del Himalaya.

Miguel Ángel Adrados no se ha podido recuperar de los efectos del mal de altura y hace un par de días ha tenido que descender a tierras más bajas. Pedro, Tente y el Pera han salido en busca de una altitud menor y Miguel Ángel y Martín les seguirán dentro de un rato, algunos volverán esta noche y otros mañana o pasado.

Julio y Adelo están dando una vuelta por los alrededores del Campo Base en un intento de salir del ostracismo y de desentumecer sus músculos. Nuestros sherpas están en el Campo II a la espera de que el tiempo les permita hacer los porteos necesarios al Collado Sur. Yo sigo en el Campo Base, ahora escribiendo y hace un rato hablando con Durga y Cancha, parte de nuestro personal nepalí.

Es tiempo de espera.

Isidoro Rodríguez.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.