EXPLORANDO

300 metros más y C2 instalado para Gerlinde, Ralf y compañía en el K2

Tras varios días de mal tiempo que impedían a la expedición de Gerlinde y Ralf seguir ascendiendo hacia el K2, el equipo ha conseguido llegar hasta lo 6.600 metros y aguardan a que pase el temporal de nevadas para seguir con la ruta al Pilar Norte del K2.

| 5 comentarios |

En su anterior escalada habían conseguido instalar el C1 a 5.300 metros y abrir la ruta y dejarla equipada hasta los 6.300 metros. Ahora nos cuentan su siguiente “pegue”.

Tercer comunicado de la expedición internacional al Pilar Norte del K2 

Ha pasado una semana desde el último comunicado de esta expedición, y durante este tiempo se ha hecho un gran trabajo en equipo y un importante progreso en la montaña. 

Después de tres días de descanso y mal tiempo, volvimos a subir hasta el campo 1 el 12 de julio. En el campamento–depósito, hicimos nuestras mochilas de nuevo con más material para fijar, como ascendedores, tornillos de hielo, estacas y cuerda estática. Íbamos a fijar una de las partes más empinadas de la ruta del Pilar Norte. Ya en el C1 estábamos metidos hasta las rodillas en la nieve, pero debido a la intensidad del sol durante el día, la nieve se había asentado un poco. Tan pronto como liberamos nuestras tiendas de la nieve, tuvimos una comida regeneradora de patatas fritas con ajo que nuestro cocinero Abdul nos había preparado. Hablamos de las tácticas para el día siguiente, que, sin embargo, no saldrían según lo planeado. 

Nos costó subir porque a veces teníamos nieve hasta la cintura, así que la progresión fue muy lenta. La escalada fue un desgaste de energía y en la parte superior, la más pronunciada de la cresta de nieve, se corría el peligro de aludes. Decidimos suspender el ascenso y volver a empezar al día siguiente desde el mismo punto, una vez que la nieve, con un poco de suerte, se hubiera asentado un poco más. Max, Vassiliy, Darek y Tommy volvieron al campo 1. Ralf y yo [Gerlinde] excavamos una pequeña plataforma para nuestra tienda de campaña en un lugar seguro de la cresta y pasamos una tarde fabulosa y maravillosa a 5.950 metros. Tal como esperábamos, numerosas avalanchas cayeron por la arista, por lo que pudimos seguir subiendo a la mañana siguiente. 

A las 6 de la mañana, cuando ya estábamos en la cresta para seguir con la ruta, el sol de la mañana salió tan fuerte y radiante que nos llenó de agradecimiento por el privilegio de estar rodeados de esa increíble naturaleza salvaje. Después del desafío de una zona de roca difícil, tuvimos un breve descanso y pudimos ver que los demás estaban llegando. Hoy queremos llegar al lugar donde pensábamos montar el campo 2.

A medida que nos abrimos paso, metro a metro, el tiempo pasa volando. Maxut y Vassiliy llegaron después de nosotros con más cuerda para fijar. La ruta es muy pronunciada a lo largo de todo el camino y, como vamos a tener que subir y bajar varias veces más, queremos asegurar lo mejor posible con las cuerdas fijas. Para ser honestos, no esperábamos que la ruta fuera a ser tan dura y difícil como lo es. 

Vassily, quien es conocido por su moral excepcionalmente fuerte, fue el primero: una pared de hielo, en parte rocosa, de unos 150 metros de altura, cubierta por una capa de nieve granular, se mostraba por delante de nosotros. Ralf estaba perforando algunos Abalakov como puntos de seguro intermedio y reuniones, mientras que Gerlinde aseguraba a Vassiliy. Después de subir otro muro muy complicado y empinado y tras muchas horas de concentración total, llegamos a un punto, exactamente a 6.600 metros, a las 8.30 pm, donde montamos nuestra pequeña tienda de campaña. Vassiliy rapeló hasta 6.250 metros, donde Maxut había preparado todo para pasar la noche. Ralf y yo queríamos pasar la noche en el primero, una repisa un poco más plana donde habíamos decidido montar el campo 2. Darek y Tommy, los responsables del abastecimiento, dormían en la cresta de nieve donde habíamos pasado la noche anterior. Fue un día perfecto de trabajo en equipo. 

Estábamos en contacto por radio. Vassiliy había llegado sano y salvo donde Maxut le esperaba, y Darek y Tommy también estaban bien. Después de escalar durante 14 horas y media, supuso un gran esfuerzo fundir y beber la cantidad necesaria de líquido. Es casi imposible describir la atmósfera de la tarde. Todo el horizonte parecía radiante y una vez más nos sentíamos llenos de profunda alegría. Finalmente, una hora antes de la medianoche, y sintiéndonos muy, muy cansados, nos metimos en nuestros sacos de dormir. 

A las 6 AM, la alarma del reloj de Ralf, que siempre guarda bajo su colchoneta por la noche, empezó a sonar. Habíamos quedado en contactar por radio con los demás. Darek y Tommy llevaron cargas hasta donde Maxut y Vassiliy estaban, mientras que Ralf y yo montamos un depósito a salvo de avalanchas a 6.600 metros. Después de 2 horas de rápeles, todos nos encontramos abajo en el campo 1 y empezamos a regresar a nuestro campamento base avanzado en medio de una gran nevada que acababa de empezar. Nuestro amigo y meteorólogo Charly (Dr. Karl Gabl en Innsbruck, Austria) una vez más tuvo razón con su pronóstico del tiempo. Dos días de mal tiempo no deberían producir mucha nieve fresca, por lo que esperamos gozar de mejores condiciones cuando comencemos la siguiente escalada. 

Eso es todo por hoy, le enviamos un cordial saludo desde una ráfaga de nieve a nuestro CBA, 

 

Gerlinde y Ralf

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.