EXPLORANDO

Gerlinde Kaltenbrunner y Ralf Dujmovits en la cara norte del K2: “Realmente merece la pena estar aquí”

Dicen que el Pilar Norte del K2 les está dando mucho más trabajo que los intentos que hicieron en el pasado por la cara sur. Pero merece la pena. Le hemos preguntado a Ralf y Gerlinde, quien podría terminar aquí sus Catorce Ochomiles, sobre la montaña y su manera de abordarla.

Autor: | 6 comentarios | Compartir:

Todos se encuentran bien, todos están trabajando para ir ganando metros en la montaña, aunque del grupo inicialmente previsto, de siete, falta uno. “El amigo de Tommy, Lhawang, no está con nosotros, no recibió el visado de China, probablemente por su origen tibetano”. Son seis amigos intentando hacerse amigos del Pilar Norte del K2. “Salimos como equipo y trabajamos y escalamos juntos para entre todos subir el material y colocar las cuerdas. Todos hacemos el mismo trabajo. Esta vez escalamos de manera clásica, pero en una expedición con un estilo muy ligero, sin porteadores de altura ni oxígeno”, nos dice Ralf. Enviamos unas preguntas a Ralf Dujmovits y Gerlinde Kaltenbrunner unas horas antes de recibir su segundo comunicado y nos acaba de enviar sus respuestas, cuando ya han montado el C2 a 6.600.

En estos días el tiempo ha seguido siendo malo y conseguir electricidad para comunicar con el mundo ha sido difícil.

¿Qué tal la aproximación a la cara norte? Algo especial, ¿no es así?
La aproximación fue una bonita aventura en sí misma. Llegar al campamento base la ayuda de camellos, y camelleros, fue algo completamente diferente a todo lo que habíamos hecho. Cruzar el bastante profundo río Shaksgam a la chepa de los camellos, bromear con los camelleros y disfrutar de buen tiempo cada día hicieron que la aproximación estuviera muy bien.

¿Y la relación con los compañeros?
Todos nos conocemos desde al menos el año pasado en el K2. Gerlinde conoce a Maxut y Vasilly desde 2003 en el Nanga Parbat y varias veces en otros ochomiles. Yo conozco a Tommy desde 1999, en el Broad Peak. Darek y yo nos conocimos el año pasado en el K2; es un escalador muy, muy dispuesto y fuerte, y además tiene mucha experiencia como cámara. Somo un equipo majo y fuerte, todos dan lo mejor y trabajamos duro para ir ganando metros. Todos disfrutamos la soledad y estamos felices de ser los únicos en la cara del  Xinjiang del K2.

¿Por qué habéis elegido la cara norte del K2 esta vez? Imagino que la decisión ha tenido que ver con lo ocurrido el año pasado. ¿Cómo os sentís ahora?
Todos hemos hecho diferentes intentos por la cara sur del K2. Y todos fuimos testigos del trágico accidente de Fredrik el año pasado. Así que decidimos buscar “otro” K2, uno diferente. Aquí hay mucho más trabajo y ha sido un camino largo llegar a la base de la montaña, pero realmente merece la pena estar aquí. Por supuesto, hablamos algunas veces sobre lo que ocurrió el año pasado, pero notamos que ya tenemos distancia. Todos sabemos que los accidentes pueden ocurrir en cualquier momento y en cualquier lugar.

Hay dos opciones en el Pilar Norte. Subir a la altura del glaciar alto de tu izquierda, cruzarlo e ir a la cumbre escalando por la arista opuesta, o puedes dejar el pilar en dos puntos diferentes y escalar por la derecha?¿Qué haréis y cuál es la clave de la ruta?
Desde la base del pilar donde está nuestro campamento 1, llegamos enseguida (por un corredor de 200 m) a la arista de nieve inferior. Seguimos la cada vez más vertical arista y llegamos a una sección de roca (hasta V grado UIAA, primer paso clave). Después tenemos una larga travesía de 150 m hacia la cara NO y después escalamos por hielo azul vertical hasta una especie de hombro donde hemos montado el C2 (6.600). Antes del C2 también hay más escalada mixta vertical. Desde el C2 hacia arriba parece ser nieve menos vertical y arista de roca. Ya veremos, parece emocionante…

¿Y las condiciones de la montaña?
Después de las fuertes nevadas del pasado fin de semana encontramos mucha nieve fresca durante nuestra escalada al C2 de los últimos días. Ahora deseando que lleguen algunos días buenos y soleados durante la próxima semana que deberían ayudar a reducir el riesgo de avalanchas.

Mucha gente desea que escaléis el K2 y realmente admira vuestros esfuerzos escalando sin oxígeno y en pequeños equipos y por vuestros medios. ¿Por qué es importante para vosotros escalar así?

Gerlinde: De verdad me alegra saber que mucha gente desea que escale el K2. Desde mi primer pico de 8.000 metros, la antecima del Broad Peak 1994) quería escalar con mis fuerzas, al menos sin oxígeno y sin porteadores de altura. Es así como me siento feliz e independiente. También esta vez venimos bien preparados, pero si de nuevo se dan condiciones peligrosas me daría la vuelta. La prioridad principal es volver enteros a casa.

Ralf: ¡Para mí, escalar altas montañas por medios limpios es escalar sin oxígeno suplementario! Si no, reduces la altura de 8.000 a 6.000 o 7.000 metros. Durante la Vuelta a España nadie pedalea a los Lagos de Covadonga con una botella de oxígeno a su espalda. Escalar con oxígeno para mí ya no tiene sentido. También me gusta escalar sólo en pequeños equipos o, lo mejor, sólo con Gerlinde. Nosotros somos mucho más flexibles y podemos adaptar nuestro estilo a las condiciones reales del tiempo y de la ruta.

El oxígeno y las cuerdas fijas colocadas por los sherpas ha creado una gran controversia este año en el Lhotse. ¿Tienes alguna opinión sobre esto?
El oxígeno y las cuerdas fijas puestas por otros llevan a gente hasta una altura y unas situaciones donde algunos de ellos probablemente están superados. Pero no queremos decirle a nadie qué estilo tiene que elegir. Lo único que nos preocupa es si estas personas (a quienes al final hay que rescatarles) ponen a otros en peligro.

Para algunos es mejor escalar con oxígeno que hacerlo de mala manera, con problemas. ¿Estás de acuerdo?
No, porque los equipos de oxígeno (botellas, reguladores, máscaras) pueden fallar y los sherpas, que portean el oxígeno, también son seres humanos que también pueden fallar y dejar el oxígeno en un lugar que no es el que estaba planeado. Quizás la gente debería descubrir que tiene más sentido escalar picos más bajos que usar oxígeno ya que podrían meter a otros en un problema al tener que rescatarlos. Lo que pensamos es muy simple: todo el mundo debería elegir un objetivo que esté dentro de sus capacidades.

Gerlinde, después de 19 expediciones, con esta 20; y Ralf con 26, ¿os sentís cansados o felices escalando ochomiles?
Todavía nos sentimos muy, muy felices escalando ochomiles y escalándolos juntos como ahora. También escalando con amigos que tienen el mismo sentimiento hacia las montañas, como tienen Tommy, Darek, Maxut y Vassily.

Para mí no es fácil recuperar después de algunos días de esfuerzos potentes o entrenamiento duro. Necesito más tiempo que antes para recuperar pero acepto que tengo casi 50 años y mi cuerpo no va a estar nunca más con la misma forma física como cuando tenía 25. Para los dos el entrenamiento en casa es todavía muy, muy divertido y lo disfrutamos juntos, y es todavía una rutina importante de nuestra vida diaria. Además seguimos teniendo un montón de proyectos para los próximos años. Ya lo verás.

 


 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.