EXPLORANDO

Primeras impresiones de Ralf y Gerlinde y resto del equipo en el pilar norte del K2

Después de que los porteadores de «bajura» dimitieran y los camelleros les ayudaran, han instalado su C1 a 5.300 y preparado una plataforma a 6.200. Ya han tenido que escalar V.

Autor: | 5 comentarios | Compartir:

Ralf Dujmovits y Gerlinde Kaltenbrunner envían este resumen de sus movimientos en el Pilar Norte del K2, hasta el 8 de julio. Están en la montaña con los kazajos Maksut Zhumayev y Vassili Pivtsov, el argentino Tommy Heinrich y el polaco Darius Zaluski. Todo el Pilar Norte del K2 es para ellos.

2ª Newsletter de la Expedición Internacional al Pilar Norte del K2.

El viernes 8 por la tarde volvimos bastante cansados al CBA, después de cuatro emocionantes y bonitos días por la parte baja del Pilar Norte del K2, al denominado Campamento Base Italiano (4.650) donde pensamos descansar unos pocos días y tener un respiro ante el mal tiempo tan cambiante que hay ahora. Desde que llegamos al campamento base chino (3.900) han ocurrido muchas cosas.

La primera es que los camelleros nos ayudaron muchísimo a llegar al Campamento Base Italiano (llamado así desde la expedición italiana de 1983 dirigida por Agostini di Polenza, que hizo cima). Por desgracia no tuvimos tanta suerte con nuestros dos porteadores de baja cota, quienes nos iban a ayudar a montar el verdadero campamento base avanzado a 5.050 m. Después de nuestro primer porteo, que hay que admitir que fue muy duro, ambos dimitieron alegando que este trabajo en el Muztagh Ata era mucho más fácil. Sin su ayuda, nos habría costado demasiado tiempo y energía montar el CBA a 5.050, así que decidimos ponerlo más bajo, a 4.650, hacia mitad de camino por la morrena del glaciar del K2 que se extiende unos 20 km desde el pie de la montaña hacia el norte.

Los ocho camelleros fueron además tan amables que nos ayudaron a portear algo de material hasta el verdadero CBA, que se ha convertido en nuestro Campamento-Depósito.

Cuando los camelleros se marcharon, tuvimos tres días de mal tiempo. Como no hay conexión por satélite en esta cara del glaciar del K2, instalamos una pequeña tienda de comunicaciones en la cara este de la morrena, nuestra única conexión con el mundo. A nuestras excursiones para enviar correos electrónicos, que supone media hora de subeybajas por la morrena, los dos kazajos de nuestra expedición lo  llaman “visitar a Anastasia”. Lleva bastante esfuerzo llegar a nuestro cibercafé y como no hay nadie que lo sirva nos lo tenemos que llevar en termos. Sin embargo, las vistas al valle Shaksgam son una bien ganada recompensa por la agotadora marcha.

El 5 de julio el tiempo mejoró y subimos al depósito. Desde allí continuamos hacia el pie de este increíblemente impresionante pilar norte del K2. Todos subimos aplastados por mochilas muy pesadas. Pusimos nuestro C1 a unos cinco minutos del principio del pilar, a unos 5.300 m, lo que es una altura interesante teniendo en cuenta que es la altura habitual de un campamento base en un ochomil.

La mañana siguiente, Darek, Tommy y Gerlinde bajaron a nuestro depósito para subir algo de material al C1. Mientras, Maxut, Vassily y Ralf llevaron 500 metros de cuerda fija y anclajes hasta la goulotte de 250 metros. Esta escalada mixta en perfectas condiciones nos hizo pasar un muy buen rato. Al anochecer, cuando nos reunimos en el C1, cada uno estaba muy contentos con su día.

El 7 de julio, volvimos a subir con las mochilas cargadas a tope. Sobre todo Vassily y Gerlinde tomaron los mandos de la escalada en un día deslumbrante. La ruta comenzaba por una arista de nieve que aumentaba su inclinación, y que ofrecía grandes vistas sobre el glaciar del K2, y después pasaba a una escalada en roca de V grado. A 6.200 m, decidimos dividir el trabajo: Maxut, Darek y Tommy construyeron una pequeña plataforma que usaremos en nuestro siguiente ascenso. Gerlinde, Vassily y Ralf fijaron cuerda en una travesía de 100 metros. Vassilly y Gerlinde continuaron escalando otros 100 metros por roca difícil hasta unos 6.300, mientras Ralf cambiaba todos los tornillos usados en la travesía por abalakovs. Después de hacer 1.000 metros para arriba, y para abajo, 13 horas después de haber salido, nos encontramos todos en el campamento muy satisfechos por el buen trabajo realizado en equipo. Cansados pero contentos nos fuimos a dormir muy pronto esa tarde.

Como estaba previsto en la predicción meteorológica, empezó a nevar fuerte por la noche. No obstante, queríamos aprovechar el día y descender al depósito para subir material, tiendas y cuerdas al C1. Cuando volvimos al CBA en la noche del viernes, después de esos cuatro días agotadores, nos sentíamos cansados pero con confianza. Ahora el plan es descansar y recuperar durante unos pocos días y esperar que llegue pronto otra ventana de buen tiempo.

Gerlinde, Ralf y el resto del equipo del K2, desde un campamento base tapado por la nieve.

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.