CASI TRES DÉCADAS DE NOVENO GRADO

Los escalones de la historia de la deportiva: del primer 9a al primer 9c

Casi tres décadas han pasado desde los primeros novenos de la historia, entre 1990 y 1991, y el primer 9c del mundo, estrenado por Adam Ondra el 3 de septiembre de 2017. Repasamos esa evolución.

Autor: Isaac Fernández / Desnivel.com | 10 comentarios | Compartir:
Adam Ondra probando Hubble
Adam Ondra probando Hubble

Adam Ondra realizaba este domingo 3 de septiembre de 2017 la primera ascensión de Project Hard y lo proponía como el primer 9c de la historia. Es el último paso adelante en la evolución de la escalada deportiva de máxima dificultad, que repasamos a continuación en su evolución por el noveno grado.

Hubble (1990), ¿el primer 9a?

La historia de los inicios del noveno grado, que pareció durante años clara y meridiana a partir de la primera ascensión de Action Directe por Wolfgang Güllich, ha dejado de ser tan indiscutible. La razón recae en las opiniones de los repetidores de otra vía dura de la época, Hubble de Ben Moon en Raven Tor. El considerado como primer 8c+ mundial (1990) ha sido recotado por varios escaladores a 9a.

Hubble es una vía de unos diez metros de altura, con unos movimientos muy a bloque equiparables a un 8B/+ de búlder (esa dificultad no se había alcanzado todavía para aquel entonces). El británico Ben Moon, como se ha mencionado, hizo la primera ascensión en 1990 y las primeras repeticiones también correspondieron a escaladores de la isla, como Malcolm Smith (1992) y John Gaskins (1993).

Veinte años más tarde, vendrían otras dos repeticiones ‘made in UK’: la de Steve Dunning (2003), la dudosa de Rich Simpson (2005) y la de Steve McClure (2009). De hecho, la primera no británica de Hubble tuvo que esperar 16 años, hasta que Alex Megos la hizo en junio de 2016. Ni tan siquiera Adam Ondra pudo embolsársela durante sus viajes al Reino Unido de 2010 y 2011.

…¿o lo fue Action Directe (1991)?

Situada en el sector Waldkopf de Frankenjura, Action Directe fue una vía avanzada a su época, realizada por un escalador que marcó un hito en la deportiva mundial. El respeto que el mundo de la escalada profesa por esta línea la ha convertido en una referencia para establecer la dificultad de vías extremas. Su cotación inicial por parte de Güllich (aunque el alemán nunca habló de 9a, sino de grado XI UIAA, el que se usa en Frankenjura) se ha mantenido con el paso de los años.

La vía en cuestión tiene unos escasos 12 metros de altura, y se compone de sólo 16 movimientos. Eso sí, durísimos pasos de dinámicos a monodedos y bidedos que ponen a prueba la fuerza de dedos de sus pretendientes.

Wolfgang Güllich se hizo con la primera ascensión en 1991, y la primera repetición tardó cuatro años en llegar, a cargo de Alexander Adler (1995). Iker Pou fue el segundo repetidor, allá por el año 2000, y al año siguiente lo seguiría el estadounidense Dave Graham. Prácticamente no ha habido escalador que acreditase el nivel para hacerla que no haya viajado a los bosques de Frankenjura para intentarla. Entre otros repetidores ilustres, figuran Adam Ondra y Patxi Usobiaga (ambos en 2008), y este último la definía como “la vía más distinguida y mítica de toda la historia de la escalada, la vía que marcó un antes y un después”. Christian Bindhammer, Richard Simpson, Dai Koyamada, Kilian Fischhuber, Gabriele Moroni, Jan Hojer, Adam Pustelnik o Rustam Gelmanov son algunos de los escaladores que han inscrito también su nombre en el ‘otro’ primer 9a de la historia.

Open air o Biographie, primer 9a+

También en el 9a+, la revisión histórica tiene todavía pendiente resolver del todo a quién corresponde el mérito de la primera vía en el grado. Generalmente, se le ha otorgado a Chris Sharma, que en 2001 consiguió resolver uno de los retos más perseguidos de la época, los dos largos de Biographie en la escuela francesa de Céüse.

La línea, de 40 metros de recorrido, había sido equipada en 1990 por el visionario Jean-Christophe Lafaille. En 1996, su compatriota Arnaud Petit encadenó la primera parte de la vía, añadiendo una reunión intermedia y cotándola de 8c+, lo que condujo a posteriores polémicas y confusiones. Por encima de ese primer largo, se extiende una segunda tirada de 8b+ por ella misma, que incluye un difícil paso de bloque de 7C duro que hizo caer a Sharma en una treintena de ocasiones antes de poder encadenar.

Al cobrarse la primera ascensión, el estadounidense bautizó la versión completa de la vía como Realization, tema que ha generado cierta confusión. Además, siguiendo su postura habitual en aquella época, Chris Sharma no opinó acerca del grado y fueron otros escaladores punteros quienes situaron el 9a+ como apellido de la vía a base de repeticiones: Sylvain Millet y Patxi Usobiaga (2004), Dave Graham y Ethan Pringle (2007) y Ramon Julián (2008) fueron algunos de los primeros. Posteriormente, llegarían algunas más, como la de Enzo Oddo (2010) o el pegue que Adam Ondra le dio al flash hace unos meses.

La contendiente de Biographie como primer 9a+ de la historia es una vía mucho menos popular que aquella. En la Schleierwasserfall de Austria, el alemán Alex Huber propuso 9a en 1996 para una vía llamada Open air. Se trata de una línea que se divide en varias partes: comienza con 15 metros de 8a+ seguidos de un reposo, para continuar por un techo de 8a+ y meterse en el tramo clave, en el que se suceden dos pasos de bloque de 7B y 8A+, para salir por un final más sencillo.

Nadie repitió Open air hasta 12 años más tarde, cuando Adam Ondra llegó al lugar en 2008, la encadenó y aseguró que era la vía más dura que había hecho jamás, más difícil incluso que un 9a+ tan contrastado como La Rambla. Para dar todavía más solidez a su opinión, afirmó también que “si Action Directe es 9a, Open air debería ser 9a+».

El primer 9b, entre Chris Sharma y Dani Andrada

Conseguir acreditar el primer 9b de la historia no es nada fácil. La primera propuesta fue Akira (Eaux-Claires) de Fred Rouhling en 1995. Sin embargo, la credibilidad de aquella ascensión ha estado siempre en entredicho, además de que nunca ha sido repetida ni su grado confirmado, con el añadido de que muchos la consideran un problema de búlder en lugar de una vía.

Tampoco logró hacerse con el consenso de la comunidad escaladora Chilam Balam (Villanueva del Rosario), propuesta como 9b+ por Bernabé Fernández en 2003, cotada por Adam Ondra como 9b suave en 2011 y consensuada como 9a+/b por otros repetidores como Seb Bouin, Dani Andrada o Edu Marín. El problema en este caso reside en la credibilidad de la primera ascensión, que nunca ha sido confirmada ni tan siquiera por el misterioso asegurador de Bernabé, que no ha llegado a aparecer.

En 2007, llegó otra propuesta controvertida de 9b, Ali-Hulk sit start extension (Rodellar), de la mano de Dani Andrada. Su naturaleza híbrida (la primera parte se escala sin cuerda, como un búlder) ha generado siempre suspicacias entre los puristas, aunque su único repetidor el noruego Magnus Midtboe no tuvo reparos en confirmar el grado y reafirmar que para él también es una vía. Otros escaladores han repetido la línea sin la entrada de sentado –la versión Ali-Hulk extension–, el último de ellos Jorge Díaz-Rullo y también opinan que es claramente una vía, con lo que probablemente debería situarse como el primer 9b de la historia.


 

Mayor consenso generó desde el primer momento la monumental Jumbo love de Clark Mountain, una vía de 80 metros de recorrido equipada por Randy Leavitt y con primera ascensión de Chris Sharma en 2008. Esta es, para muchos, la primera vía de 9b de la historia. Sólo ha sido repetida una vez, por Ethan Pringle en 2015.

Change, primer 9b+ sin discusión

Mucho más apacible y menos polémica es la llegada del primer 9b+, con Change de Adam Ondra en octubre de 2012. El propio escalador checo se encargó de despejar cualquier duda con respecto a la única otra propuesta anterior de 9b+ al encadenar la misteriosa Chilam balam un año antes y dejarla en 9b suave (como se ha dicho, posteriores repeticiones la han situado en 9a+/b). La inigualable experiencia del checo en vías de 9b, el respeto ante sus propuestas que profesa la comunidad de escaladores al completo y el hecho de estar siempre acompañado de testigos (incluido el cámara Petr Pavlícek) propiciaron que no se suscitaran dudas al respecto.

La vía cuenta con unos 55 metros de recorrido, divididos en dos largos. El primero de ellos concentra las mayores dificultades, con una cotación de 9a+ o 9a+/b hasta ahí. Las dificultades de la línea continúan bien sostenidas después de un ‘falso’ reposo (con una mano y una mala rodilla) en el que el asegurador tiene que aprovechar para cambiar de posición. El segundo largo tiene un grado independiente estimado de 9a.

Project Hard, primer 9c

En el mismo escenario y cinco años después, Adam Ondra ha vuelto a protagonizar un paso más en la evolución de la escalada deportiva. Tras encadenar Project Hard ha confirmado que propone para la línea el grado de 9c que había barajado hasta ahora, la primera sugerencia de este grado en el mundo.

Los grandes hitos del noveno grado

-1990: Hubble en Raven Tor, por Ben Moon (primer 9a?).
-1991: Action Directe en Frankenjura, por Wolfgang Güllich (primer 9a?).
-1996: Open air en Schleierwasserfall, por Alex Huber (primer 9a+?).
-2001: Biographie en Céüse, por Chris Sharma (primer 9a+?).
-2007: Ali-Hulk sit start extension en Rodellar, por Dani Andrada (¿primer 9b?).
-2008: Jumbo love en Clark Mountain, por Chris Sharma (¿primer 9b?).
-2012: Change en Flatanger, por Adam Ondra (primer 9b+).
-2017: Project Hard en Flatanger, por Adam Ondra (primer 9c).


 
Comentarios
10 comentarios
  1. Y si no es el primer 9c de la historia sino el primer 9c+? Y si el primer 9c es la dura dura que es mas difícil que change 9b+? Según dice Ondra de la dura dura, que no lo digo yo. Para eso están los repetidores, para confirmarlo, o no. Si lo que dice Ondra va a misa, pues Hubble no es mas fácil que acción directa.

  2. LA DURA DURA??? Ascensiones femeninas?? Qué tendrá que ver con lo que se dice en el artículo?

  3. el articulo habla del 9a al 9c+. no distingue entre sexos. Desde mi punto de vista el territorio no se define como masculino o femenino, no somos felinos. Se podria enriquecer el artículo. hay mujeres en el noveno grado ashima shirashi, marga hayes…tan sólo se podía haber sido más inclusivo a la hora de darle el enfoque al artículo.

  4. #4: El título del artículo es claro. Se trata de la evolución en el grado en términos absolutos. En ese aspecto no ha habido aportación femenina. Ojalá en unos años Ashima haga el primer 9c+ de la historia pero, por el momento, es territorio masculino.

  5. No se habla de las mujeres por que no es el caso. Esto es igualdad, ya que si alguna mujer encadena 9c+ se le pondrá en la lista.

  6. Hecho en falta el nombre de escaladoras. También crean la historia.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.