EXPLORANDO

Iker Pou vuelve a la deportiva con Ley innata 8c+/9a

El alavés encadena también Adits al límit 8b+ al flash y promete más acción los próximos días. Mientras tanto, Andrea Cartas tira de polivalencia: se anota Duende 8b en Cuenca y Poema de roca (6 largos, 7c+) en el Chorro, además de algún que otro búlder.

Autor: | 1 comentario | Compartir:
Iker Pou encadena 8c+/9a.  (Víctor Montilla)
Iker Pou encadena 8c+/9a.

Los primeros meses del año son los más fructíferos para la actividad de escalada deportiva de Iker Pou. En enero del año pasado, conseguía elevar su máximo grado en deportiva hasta el 9a+ con el encadenamiento de Demencia senil en Margalef. Volvería al mismo escenario en marzo para anotarse Víctimas Pérez 9a, y todavía en abril se llevaba la primera repetición de Il domani 9a en la cueva de Baltzola, antes de iniciar con su hermano Eneko su particular trilogía alpina de grandes paredes que culminaría con los encadenamientos de Solo per vecci guerreri (150 m, 8c), Pan Aroma (500 m, 8c) y Zahir (300 m, 8b+).

Un año más tarde, vuelve a encontrarse en Margalef y vuelve a encadenar vías duras. “Después de unos cuantos meses sin poder centrarme en escalar, por fin ha llegado la hora de poder escalar con continuidad y empezar a apretar de vuelta”, escribe Iker en su blog, y añade que “para ello, cómo no, hay que salir de casa y dirigirse a tierras más cálidas, una vez más elegimos Margalef”. Desde su punto de vista, “este año está resultando muy benigno para la escalada deportiva en Cataluña, así que hay que aprovechar al máximo las buenas condiciones”.

En cuanto a la actividad desarrollada, Iker comenta que “hemos aprovechado para escalar un montón de nuevas rutas, abiertas por el hiperactivo equipador Vicent Palau”. Pero lo más destacado ha sido el encadenamiento de su primer noveno de la temporada con La ley innata 8c+/9a, una vía escalada por primera vez el pasado mes de marzo por Dani Andrada, y repetida al día siguiente por Ramon Julián. Las dudas iniciales de Andrada sobre la exactitud del grado –que ya fue confirmado por Ramonet- quedan ahora diluidas al dar su beneplácito también Iker Pou.

Pero no se ha quedado ahí lo destacado del alavés estos días en Margalef. Contó con la colaboración de Vicent para mostrarle los movimientos de Adits al límit 8b+, que después se encargó de encadenar al flash. “Una ruta impresionante”, en la opinión de Iker. Además de otros encadenamientos como Oryana 8c y un par de 8b+, Iker Pou también tuvo tiempo de equipar: “Como somos de colaborar y aportar a la comunidad, hemos abierto unas cuantas nuevas rutas y algún que otro proyecto”.

Y lo mejor es que ya ha anunciado que dispone de algunas semanas más para seguir escalando a tope.

Andrea Cartas cultiva la polivalencia
Mientras tanto, Andrea Cartas se está dedicando últimamente a diversificar su actividad antaño eminentemente deportiva y ahora cautivada por el búlder a la vez que por las vías largas. Siguiendo esta peculiar terapia de polivalencia, la escaladora andaluza está recuperando su máximo nivel, como demuestra el encadenamiento que ha realizado recientemente de Duende 8b en Cuenca. La ex campeona de España cuenta en su blog que es una vía “de unos 25 metros de largo, con unos 10 metros de desplome, dividida en dos secciones: la primera parte, con pasos técnicos, sin pies, cantos extraños de agarrar y, para colmo, casi siempre rezumando humedad; pero luego, la segunda mitad comienza con dos dinámicos (bloqueos para los altos), seguidos de remadas físicas sin ningún reposo claro. Así es Cuenca, pura resistencia sobre pasos atléticos y laaaargoooos”.

Andrea consiguió el encadenamiento al octavo pegue, el segundo en el que intentaba encadenar. “¡Qué subidón de motivación!”, exclamaba. Y es que la buena escaladora andaluza ha tenido un 2010 frustrante debido a los problemas físicos, que no le han permitido escalar a su nivel. “Parece que el entrenamiento que he empezado hace cuatro semanas va dando sus frutos”, señala.

Tras el apretón en Cuenca, dejó la cuerda a un lado para dedicarse al bloque, a la zona de La Cabrera. “Blocar se convierte en ir a pasar un buen rato, echar unas risas, apretar de lo lindo y a mi gusto, dejar la parte psicológica de la lucha en vías largas de lado”.

Y el paréntesis le fue bien, según se desprende de su siguiente actividad, en la escuela malagueña del Chorro. Allí tenía cintas abandonadas desde Navidades y, de paso que las recuperaba, tuvo tiempo para probar Poema de roca, un clásico de 6 largos con dificultades de hasta 7c+. Haciendo cordada con Carlos Padilla, Andrea empezó con el L1, un 7a sin mayores dificultades e ideal para calentar. Su compañero hizo el segundo (7c), para que ella volviera a ir de primera en el tercero (7b), “un pasito tonto de bloque y una placa de pincos espectacular… sin problema”.

En el siguiente largo (7c+), Andrea tenía la intención de escalarlo al flash: “Intenté forzar lo que pude, pero una sección difícil, técnica y resistente me tiró… ¡vaya paso de regletas y monodedo en desplomado y a 100 m del suelo!”. Pero en el segundo pegue, el tramo no pudo resistírsele más: “subí volando, motivada para hacer esos pasos y coger esas chorreras increíbles allá arriba… simplemente espectacular”, explica ella misma.

El penúltimo largo (7a) volvió a corresponder a Carlos Padilla, dejando para Andrea el último trecho, un 6c “largo y alpino”.


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias