ENTREVISTA

Gorka Karapeto: «Entrenar a chavales me hace recordar la ilusión que tenía de niño»

Mañana sábado se disputa la tercera y última prueba de la Copa de España de Dificultad 2014 en Lleida. Allí estará el novenogradista guipuzcoano, una de las referencias del circuito nacional que además entrena a un grupo de jóvenes navarros.

Gorka Karapeto en la final de la primera prueba Copa España Escalada Dificultad 2014 celebrada en Zaragoza. Quedó sexto.  (c) Darío Rodríguez/DESNIVEL)
Gorka Karapeto en la final de la primera prueba Copa España Escalada Dificultad 2014 celebrada en Zaragoza. Quedó sexto.
Isaac Fernández/Desnivel.com | 1 comentario |

Gorka Karapeto es uno de los escaladores de referencia del País Vasco de la actualidad. Fue el 15º escalador de nuestro país en subirse al carro del noveno grado, cuando en 2008 encadenó Sistematik ihes 9a en Aizpun. Antes ya había hecho Tas-tas 8c+/9a en Baltzola y posteriormente repetiría el ‘nueve’ por duplicado con Esclatamàsters 9a en Perles y Begi puntuan 9a en Etxauri.

Durante años, el de Azpeitia era una cara habitual en las competiciones nacionales. Sin embargo, llegó un momento en que la escalada comenzó a no motivarle como antes. Primero dejó las competiciones y posteriormente, el año pasado, frenó en seco su actividad como escalador. Pero sólo fue una parada temporal, para recuperar el aliento y regresar con más fuerzas. Una energía renovada que le ha llevado a regresar a las competiciones y a los encadenamientos de alto nivel, como el más reciente de Celedon txiki 8c+/9a en Ilarduia.

Hablamos con él en la segunda prueba de la Copa de España de Escalada de Dificultad, disputada unas semanas atrás en :Climbat La Foixarda de Barcelona. Allí estaba compitiendo, sí, pero también como responsable del equipo juvenil del rocódromo pamplonés Rocópolis. ¿Quizás es ese el secreto que ha hecho rebrotar su motivación?

«No estoy muy preparado para la competición, pero lo paso bien y estoy con gente que hacía tiempo que no veía»

Hacía tiempo que no venías a una compe, ¿no?
Sí, las últimas dos temporadas no había competido ni en Copa de España ni en el Campeonato de España. Pensaba que ya había competido durante años y no me apetecía mucho, aunque como siempre he seguido escalando en roca, que es lo que más me gusta. Y este año, por la razón de que estoy entrenando a los chavales de Rocópolis y como los domingos compiten ellos también, iba a venir con ellos, me animaron y pensé «ya que voy me animo yo también a participar». Vengo con la Federación Vasca; no estoy muy preparado pero lo paso bien y además hacía tiempo que no estaba con la gente de la competición.

¿A qué te dedicas en Rocópolis?
Rocópolis tiene un equipo de chavales… en Navarra no hay una selección de la Federación sino el equipo de Rocópolis y yo soy su entrenador.

«A mí me gusta mucho escalar, pero la motivación de un chaval es diferente, es ilusión»

¿Cómo es tu experiencia como entrenador del equipo de Rocópolis?
Es una muy, muy buena experiencia, porque ves la ilusión. A mí me gusta escalar mucho, voy a roca siempre que puedo, estoy motivado, pero la motivación que tenía cuando era chaval es diferente a la de ahora. Voy a escalar y me lo paso bien, pero de chaval tenía algo diferente, como una ilusión, y cuando estoy con ellos veo esa ilusión que puedo recordar que tenía cuando era chaval. La verdad es que es muy bonito trabajar con ellos, porque cuando les dices lo que tienen que hacer absorben mucho de la información que les das. Me lo paso muy bien.

¿En qué consiste tu trabajo allí?
Para mí, lo principal es entrenarles pero hacerles sentirse cómodos, que lo pasen bien, crear un buen ambiente de equipo y hacerles ver que ellos son capaces y hacerles sentirse motivados, identificados y realizados con lo que están haciendo. Para mí, lo importante es que cuando se vayan a casa tras un día de entreno, vuelvan al próximo entrenamiento con ganas. Cuando entran al rocódromo con esas ganas y esa ilusión, eso es lo que me da que estamos haciendo las cosas bien. Lo principal no es que cuanto más entrenes, mejor, sino cómo lo entrenes, pasándolo bien y en un buen ambiente. Esa es la clave para que dentro de unos años ellos puedan seguir escalando.

¿Cómo ves desde esta perspectiva a la generación de chicos que está subiendo ahora y que desde pequeños están entrenando en rocódromo?
La verdad es que veo a la gente muy fuerte. No tengo mucha información de otros sitios de la península, pero sí te puedo decir que en Euskadi he visto a gente muy fuerte.

«El nivel de los juveniles ha subido bastante, hay gente muy fuerte»

¿Con qué nombres nos tenemos que quedar?
Mikel Linacisoro, por ejemplo, tiene unas cualidades impresionantes como escalador y se ha colocado el listón muy alto. Por lo demás, veo a chavales en las competiciones juveniles y hay unos cuantos que escalan muy bien. Llevaba tiempo sin venir y no sabía cómo estaba el nivel, pero veo que en juveniles ha subido bastante.

O sea, que la escalada de competición tiene futuro en este país.
La escalada sí que tiene futuro, pero de la competición no sabría decirte. Veo que hay gente que va a roca y a competición, pero también hay mucha gente que sólo escala en roca o que sólo va a competiciones… No sé si se están separando las cosas…

Centrándonos un poco más en ti, ¿qué has estado haciendo últimamente?
El verano pasado, de julio a septiembre hice un parón de cuatro meses de escalar. Llevaba mucho tiempo escalando y el último año iba a escalar pero ya no tenía tanta motivación, iba un poco por inercia. En vías suaves iba bien, pero cuando me metía a probar vías duras, me notaba como agobiado o cansado. Y decidí tomarme cuatro meses de parón.

«No quería ir a buscar las ganas de escalar, sino que las ganas viniesen a mí»

¿Y qué hace un escalador sin escalar durante cuatro meses?
Pues aprovechar para estar con mi cuadrilla que no son escaladores, la gente del pueblo, salir de fiesta, salir a cenar, ir a la playa a surfear, dar paseos por el monte… cosas que te mantengan entretenido y a gusto. No quería ir a buscar las ganas de escalar, sino que las ganas viniesen a mí. En septiembre, poco a poco, iba viendo cómo la gente se iba a escalar y empezaron a entrarme ganas, empecé a escalar y hasta ahora, contento y sobre todo escalando en roca.

¿Dónde has estado escalando?
En invierno he andado en Etxauri y el último mes y medio he estado yendo a Ilarduia, en La Hoya.

¿Qué vías interesantes has hecho?
En Etxauri he encadenado algún 8c como Mamirik gabeko gorputzak y 8c+, como Kapitalismoaren txerria, además de unos cuantos 8b+ y bastantes octavos. Luego, en La Hoya he encadenado dos 8c’s (Bongo X y Mikelats), algún 8b+ al segundo pegue, como Hoyako Mari, y la Celedon txiki 8c+/9a.

«Ahora me gustaría ponerme más fuerte y hacer vías duras como Celedon 9a+»

O sea, que vuelves a estar a un nivel muy bueno…
Sí, sobre todo en roca. En competición, veo las vías y me doy cuenta de que tengo que estar más entrenado, porque tengo que escalar a ritmo porque si no me canso y no tengo tanta fuerza para pararme en según qué sitios a reposar, pero en la roca me desenvuelvo muy bien, es mi terreno y me siento a gusto. Mi forma de escalar se adapta muy bien a la roca. No sé si estoy al nivel que estaba antes, pero la verdad es que me siento muy bien, aunque me gustaría ponerme más fuerte y tengo objetivos de vías duras que me gustaría hacer.

¿Cuáles son estas vías duras que te gustaría hacer?
Me gustaría ir haciendo vías duras allí en La Hoya, por ejemplo la Celedon txiki hasta arriba, que se llama Celedon 9a+ y la parte de arriba todavía no la he probado.

Porque todavía no has hecho ningún 9a+, ¿verdad?
No, ni lo he probado.

¿Qué diferencia un 9a, de los que has hecho tres, de un 9a+?
Depende del estilo de la vía. Una vía de 20 metros tendrá movimientos muy, muy duros, mientras que una vía de 40 metros tendrá movimientos más fáciles pero mucha más resistencia…

«Me gustan las vías que te exijan tener fuerza pero a la vez que tengan tramos técnicos»

¿Qué tipo de vía te va mejor a ti?
A mí me gustan las vías que desplomen un poco, pero que tampoco sean de techos exagerados… Que te exijan tener fuerza pero a la vez que tengan tramos técnicos. Que tengas que escalar con precisión y no se trate sólo de un tema físico. Tienes que ir muy concentrado y la realización me hace sentir más a gusto en ese caso.

Y a nivel de escuelas, ¿dónde te gusta más escalar o se te da mejor?
En invierno me gusta mucho Etxauri, porque me parece que es una escuela muy completa y luego me gusta mucho Oñate de Araotz, que es donde siempre he escalado. Allí ya he hecho la mayoría de las vías y ahora voy menos, pero para verano siempre es una buena opción. Aparte, lo que te decía, a Ilarduia estoy yendo mucho: no es un sitio que hubiera escalado muchos días seguidos anteriormente y la verdad es que me gusta, el sudar antes de escalar, echarte un pateo y cambiarte de ropa y la sensación de estar en la montaña me gusta mucho más que escalar a dos minutos del coche.

Eso quizás no es lo más habitual, ahora que la comodidad parece que es lo más importante…
Puede ser, pero mejor para nosotros.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.