TRAS 'NO PAIN NO GAIN' 9A+

Daniel Fuertes: «¿9b? ¡Me duele todo sólo de pensarlo!»

El escalador aragonés realizaba la semana pasada su primera propuesta de 9a+ con No pain no gain en Rodellar. Hablamos con él para que nos cuente la historia de esta vía que equipó con Taus hace 15 años y charlar sobre el dulce momento que vive.

Autor: Isaac Fernández | 1 comentario | Compartir:
Daniel Fuertes en No pain no gain 9a+
Daniel Fuertes en No pain no gain 9a+

A sus 36 años, Dani Fuertes conseguía encadenar la semana pasada un viejo proyecto suyo en Rodellar en el que durante 14 años no había podido hacer más que soñar. El escalador aragonés ha ido creciendo poco a poco en repertorio y grado, con una trayectoria sólida en vías duras. Se estrenó en el noveno grado en 2009, con el encadenamiento de Supernowa 9a en Vadiello. Tres años más tarde, repitió grado con Era Vella en Margalef y en 2014 firmaba la repetición de Fabela pa la enmienda en Santa Linya.

Pero fue el año pasado cuando se destapó de verdad, resolviendo dos vías de 8c+/9a (La bongada en Margalef y Los inconformistas en Rodellar), otras tres de 9a (Priorato de Sión en Alquézar, Siempre libre y Autoengaño en Rodellar) e incluso una propuesta de 9a/+ (Siempre inconformado, también en Rodellar). Ese extraordinario 2016 le hizo volver a replantearse el viejo proyecto olvidado del sector Ventanas. Lo volvió a probar y empezó a creer.

En esta entrevista, nos cuenta el nacimiento de No pain no gain, su primera propuesta de 9a+, que lo ha convertido en el noveno escalador español en esa dificultad.

«Éramos unos críos, vimos la línea y nos lanzamos a equiparla»

No pain no gain ha sido un proyecto muy largo, ¿recuerdas cómo empezó todo?
Claro que lo recuerdo. Fue hará como 15 años, Alejandro Giménez ‘Taus’ y yo, que éramos unos críos, vimos la línea y nos lanzamos a equiparla. Apenas teníamos experiencia y nos costó un montón. De hecho, recuerdo que el día que empezamos a equiparla estábamos con Javier Arnaudas ‘Seta’, prestigioso equipado aragonés, y ¡se echaba las manos a la cabeza del equipo que llevábamos! Taladro, gasolina, llave inglesa, martillo de carpintero… Recuerdo que nos decía: «Si a mí se me olvida el vaso de 10, ese día ya no equipo».

«Los primeros años, muchos pasos no los hacía»

¿Cómo ha sido el proceso hasta llegar a encadenar?
Pues los primeros años ni los cuento, porque muchos pasos no los hacía. La empecé a probar en serio el otoño pasado, que fue cuando le empecé a ver color. Estuve aproximadamente un mes dedicado a ella, ganándole la resistencia hasta que llegaron las lluvias y la tuve que dejar. Esta primavera, la retomé con buena condición y la vía seca; todo iba bien hasta que, ¡zasca!, ¡otra vez las lluvias y otra vez la vía mojada!


 

A partir de entonces, ha sido un duro proceso físico, psíquico y meteorológico hasta llegar a la cadena.

«Cada vez que estaba cerca de hacerla, se volvía a mojar y así hasta en tres ocasiones»

Según se ha podido seguir en tus redes sociales, ha habido momentos malos…
Muchos, tampoco. Lo peor ha sido la meteo: cada vez que estaba cerca de hacerla se volvía a mojar y así hasta en tres ocasiones. Luego, llegó un momento en que siempre había cantos mojados y el calor acechaba en el horizonte, así que psicológicamente eran pegues duros. Por suerte, ¡pude hacerla el martes pasado! ¡El último día de buen tempero antes de estos calores!

¿Cómo has superado esas adversidades y te has mantenido firme para continuar dándole pegues?
Pues con la motivación de que la tenía cerca. Sabía que era una vía muy psicológica y que había que luchar contra eso también.

«Es una vía de unos 40-45 metros con 30 de desplome»

¿Has realizado algún entrenamiento específico?
La verdad es que el mayor entrenamiento lo he hecho en la vía, cogiendo feeling y ganándole la resistencia, luego para secciones concretas como el bloque de abajo y la última travesía, he entrenado muchos ejercicios de tensión corporal y campus de resistencia, siempre con la ayuda y asesoramiento de Kymy De la Peña y su método «Kymycoach» con el cual llevamos dos años trabajando juntos y la verdad es que estoy muy contento con el resultado.

¿Cómo describirías No pain no gain, en cuanto a longitud, tipo de movimientos, etc.?
Es una vía de unos 40-45 metros con 30 de desplome. Tiene una resistencia brutal, prácticamente no tiene reposos y hay que llegar muy entero para poder afrontar la travesía a izquierdas del final, un tramo de unos 14 movimientos de regletas de primera falange en los que apenas puedes untar magnesio o chapar.

«Es la vía más dura que he hecho con diferencia, la más física y mental»

Has propuesto tu primer 9a+ para ella, ¿cuál es la base? ¿Con qué vías la comparas?
Pues base no tengo, ¡porque es el primero! Pero sí que es la vía más dura que he hecho con diferencia, la más física y mental. Comparándola con el resto de novenos que hice, ¡esta es claramente más dura! También la han probado otros buenos escaladores y opinan lo mismo, no sé, es una propuesta y otros vendrán y confirmarán. La verdad es que me importa poco, quería hacerla por lo que significaba para mí y porque ¡es una de las mejores líneas de Rodellar!

Desde hace un año más o menos has arrasado con casi todo lo duro de Rodellar, ¿qué tiene para ti la escuela que tanto te gusta para pasar tanto tiempo en ella?
Hombre, yo no diría eso, no creo que haya arrasado con nada, quedan muchas vías duras en Rodellar por hacer y muchos proyectos que esperan primera ascensión.

¿Que qué tiene Rodellar? Pues que está cerca de mi casa, que el sitio es increíble, el estilo me gusta, la temporada es larga, tengo muchos proyectos para motivarme y podría seguir dándote razones una hora más, ¡pero la gente dejaría de leer la entrevista!

«Ahora toca escalar un poco a vista también y conocer otras zonas»

Y ahora, ¿seguirás tachando los novenos que te quedan en la zona o te buscarás un proyecto en otro lado?
¡Ya me gustaría seguir tachando novenos! ¡Pero no es tan fácil! Seguro que seguiré probando proyectos en Rodellar, al fin y al cabo es el sitio que tengo más cerca y más cómodo para probar, pero también tengo proyectos en otras zonas que quiero ir a probar como en Bielsa, por ejemplo. Además, ahora toca escalar un poco a vista también y conocer otras zonas…

Parecía que tu 2016 iba a ser inmejorable, con media docena de novenos encadenados. Pero ahora llega tu vía más dura… ¿Estás en tu mejor momento? ¿Piensas en afianzar el grado o te ronda el 9b por la cabeza?
¿Afianzar el 9a+, dices? Creo que, si no te apellidas Ondra, Megos o Sharma, ¡eso es imposible!

No sé si estaré en mi mejor momento o no, pero sí que estoy en un momento dulce en mi vida, tanto deportiva como personal, y todo influye en el rendimiento, así que espero que dure mucho tiempo.

¿9b? ¡Me duele todo sólo de pensarlo!


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.