EXPLORANDO

Beat Kammerlander logra Principle hope

Después de meses de meticulosa preparación, el austríaco tumba un ansiado proyecto con la ascensión de Principle hope, una de las líneas de autoprotección más duras del mundo (8b/b+, E9/E10).Vea el vídeo.

| No hay comentarios |
Beat Kammerlander sobre Principle hope, 8b/b+ y E9/E10 en Bürs.- Foto: Peter MathisBeat Kammerlander sobre Principle hope, 8b/b+ y E9/E10 en Bürs.- Foto: Peter Mathis

«La Bürs Face siempre me ha fascinado», empieza Beat Kammerlander (1959). «Una preciosa línea surca la pared por su mitad, incluyendo seis o siete metros de escalada sobre una sección en blanco. Y pensé que era posible subirla en libre (8b/b+ y E9 o E10)», se refiere el austriaco a Principle hope, una ruta de 40 metros con la particularidad de que todos los agarres y apoyos para pies son prácticamente deplorables. «A menudo los dedos te sangran y te dejas toda la goma de tus gatos es en el intento. Subir, es una auténtica batalla».

Beat nació en Bludenz, ciudad vecina de Bürs, un 14 de junio. Se toparía con la preciada pared, hace más de una década, en 1997, solo unos meses después de que su amigo Marco Wasina se hiciera con la primera ascensión de la parte inferior de la pared, usando bolts como protección. No tardaría mucho Kammerlander en escalar una extensión de aquella primera ruta, que recorría la pared en su totalidad, cotada como 8b/b+. Beat también usaría los seguros fijados por Wasina. «Es interesante saber que nadie más ha intentado repetir la ruta después de eso», así que el mismo Kammerlander, hace un año, se puso a ello. «Sentía que tenía que retirar los parabolts para intentarlo de una forma más limpia, cargando todo el material de protección. Jugar limpio. Para mí es la única forma honesta, aunque igualmente parecía un proyecto imposible. Pero ¿no es eso lo que lo hace más interesante?».

«Cuando escalo una ruta como esta no me parece que tenga 50 años».

Un plan meticuloso

Otra toma de Beat en Principle hope.- Foto: Peter MathisOtra toma de Beat en Principle hope.- Foto: Peter Mathis

Entrenó todo el verano para prepararse mental y físicamente antes de regresar a por Principle hope. «Fue un proceso largo. Me costó más de nueve meses sentirme preparado para un primer intento», recuerda el austriaco. «Los micro-stoppers que podía utilizar pueden aguantar entre 150 y 300 kilos. En caso de caída el impacto iba a ser mucho mayor, por lo que básicamente sabía que la mayoría de mis protecciones no iban a aguantar un gran vuelo. En la sección clave ni siquiera puedes emplazar protecciones. Esto me causó un serio bloqueo mental. La única forma de proceder era establecer un plan de acción meticuloso». Beat aprendió cada centímetro de la ruta, cada lugar para fijar una protección. «Sin embargo, la sección clave me seguía produciendo insomnio. Por suerte, tuve la idea de usar una segunda cuerda para asegurarme. Este enfoque me ayudó a superar mi miedo».

Este invierno, Beat Kammerlander, finalmente realizaba su primer intento. «El de la Bürs Face es un proyecto invernal típico» apunta. «Necesitas temperaturas entre los 0 y los 10 grados, o tus dedos sufrirán lo indescriptible y la goma de tus gatos no será muy útil».

Obviamente, no tumbó el proyecto al primer tiento. Kammerlande cayó varias veces entre los 10 y 15 metros, donde aparece la diáfana sección clave. Para cada nuevo intento, Beat retiraba los seguros y volvía a cargar todo el material. El día de la ascensión, casi por sorpresa, en una última prueba para seguir memorizando la línea, el austriaco lo logró. «Cuando llegué a la sección clave sabía que me iba a caer», rememora Beat, cuyo intento definitivo se produjo cuando apenas faltaban 20 minutos para la oscuridad total de la noche. «Me llevé una gran sorpresa al descubrir que no me había caído, que seguía clavado en la pared. Sentí una extraña sensación me subió desde el estómago, y eso fue precisamente lo que hizo que siguiera ascendiendo. Cuando escalo una ruta como esta no me parece que tenga 50 años».

Beat Kammerlander considera su ruta Principle hope como una de los grandes logros de us carrera. «Igual que con Silbergeier (8b+, 250 m), Unendliche geschichte (8b+, 350 m), y el solo de Mordillo (8a+), Principle hope representa un paso adelante en mi trayectoria», Beat dixit. «Los grandes proyectos me hacen crecer, y eso es exactamente lo que ha vuelto a ocurrir».

Vídeo de Beat Kammerlander en Principle hope

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.