EN DOLOMITAS

Santi Padrós, Diego Toigo, Iban Silvar, Egoitz Zubizarreta y Alvaro Lafuente abren al mixto la cara norte del Pelf

Trazado ‘Jaia’ y ‘Euskal jaia’, las dos primeras líneas de escalada mixta en esta remota pared alpina de Dolomitas. Días después, Santi Padrós, Diego Toigo, Mirco Grasso y Tommaso Lamantia abrían otras dos: ‘La flaca’ y ‘The fat side of the groove’.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Diego Toigo, en la arista este, que lleva a la antecima del monte Pelf
Diego Toigo, en la arista este, que lleva a la antecima del monte Pelf   Santi Padrós

Santi Padrós es de las personas que más y mejor sabe aprovechar el invierno. Lleva años demostrándolo, con notables ascensiones y aperturas en Dolomitas. El mes pasado informaba ya de una buena actividad en este inicio de 2020, con la apertura de Madre Tierra (730 m, M6+/AI5+) con Diego Toigo en la Rocchetta Alta di Bosconero.

Ahora repite, con la noticia de otras cuatro notables primeras ascensiones. Son las primeras vías de escalada mixta de una cara norte alpina olvidada, la del monte Pelf (2.502 m), que ha trazado con un potente equipo italo-español formado por Diego Toigo, Iban Silvar, Egoitz Zubizarreta, Alvaro Lafuente, Mirco Grasso y Tommaso Lamantia.

El propio Santi Padrós lo cuenta en el siguiente mensaje remitido a la redacción de Desnivel.com:

El monte Pelf, de 2.502 m es una montaña secundaria del grupo de Schiara. Cuando se pasa por el pueblo de Sofranco, en la carretera de Longarone a Forno di Zoldo, se puede admirar su cara norte, simple y lejana. En su base, en el sitio denominado “circo del Fontanon”, varias cascadas permanecen solitaris durante todo el invierno; su lejanía y baja dificultad hacen de ellas un lugar olvidado.

El sábado 15 de febrero llegaron a casa Iban Silvar, Egoitz Zubizarreta y Alvaro Lafuente, quienes aprovecharon el domingo 16 para escalar Madre Tierra (Iban y Egoitz) y abrir una nueva vía (Alvaro y Mirco) llamada Apus en el mismo grupo del Bosconero. Yo ese día trabajé y, volviendo del trabajo, me adentré en el valle del Grisol para echar una ojeada con los prismáticos a la norte del Pelf. Grata sorpresa mi visón: miles de líneas azuladas trazaban la pared a diestro y siniestro. Sin poder resistir la tentación, mandé una foto a mi colega Diego para que empezara a liberarse un día de la semana.

Jaia y Euskal Jaia

20 febrero. Diego Toigo habla bien español, debido a un bonito Erasmus por Murcia y a su pasión por la Patagonia. Así que le cuesta poco interaccionar con el equipo Spanish afincado en casa. Tras aparcar un coche en Caiada a las 6:00 de la mañana, nos dirigimos hacia la Val del Grisol, Iban, Egoitz, Alvaro, Diego y yo. Incertidumbre por el recorrido a elegir… ¡demasiadas posiblidades! En la parte izquierda de la norte, hay una raya en mitad de un muro que no podemos dejar de observar. Serán dos largos, pero su belleza en mitad de la roca pide ser escalada. Al final, nos decidimos por la línea que hay más a la derecha, que es la más ancha, pues pensamos que dará juego para escalar en simultáneo.

Diego, con Alvaro y yo mismo, e Iban encordado a Egoitz, serán las dos cordadas. El terreno, sin ser difícil, requiere mucha atencion. El hielo, medio alpino y medio de cascada, es difícil de proteger, pero por suerte las dificultades no son altísimas.

Casi todos los largos proceden a 60 metros. Con algun pequeño ensamble, estamos gozando de lo lindo; creemos que es la primera de caracter “Ice” abierta en esta pared, ¡una norte de los Alpes! En la parte superior, Iban y Egoitz siguen rectos por un corredor con salida en mixto y hielo; nosotros viramos hacia la derecha, para coger un muro helado que nos deposita en un collado cerca de la cresta somital.

Tras más de 500 m de desnivel escalados, dejamos trazada una cresta de carácter alpino. Ameniza el atardecer, con las Dolomitas observándonos impasibles; la felicidad se respira en el aire fresco que anuncia que el día está llegando a su fin. Sin muchas divagaciones, nos juntamos las dos cordadas en la cumbre y empezamos a descender los 1.300 m que nos sepran del vehículo. Por suerte, es todo camino y tardamos relativamente poco en encontrarnos saboreando esa cervecita que Diego tiene siempre escondida en su vehículo.

[Las vías abiertas fueron bautizadas como Jaia (530 m, AI5, IV) y Euskal Jaia (680 m, AI5, IV)]

La flaca y The fat side of the groove

29 febrero. En redes sociales no hemos dicho de dónde eran las fotos que posteamos. Queremos volver a la cara norte del Pelf y no encontrarnos con la faena hecha. Así, de nuevo telefonazo a Diego, y decidimos invitar a otro par de amigos para no hacer el viaje en vano y trazar al menos un par de líneas.

Tommaso Lamantia y Mirco Grasso son los elegidos; no tenemos dudas de sus capacidades, ¡son compañeros y aventureros! Así se repite la historia: coche en Caiada y, con el mío, hacia la Val del Grisol. Salimos del vehículo hacia las 6:30 horas, esta vez enderezamos un poco la aproximación y encontramos un camino mas “cómodo”.

Esta vez dirigimos nuestra atención hacia la parte izquierda de la pared. Diego y yo tenemos nuestro objetivo claro; Mirco y Tommy deciden sobre la marcha por esa goulotte central y elegante, con algún paso de mixto.


 

Nos separamos hacia las 9:30 horas de la mañana. Cada cordada a su labor, empieza la busqueda en lo desconocido. Escalamos un largo de hielo WI4+ que nos deposita en una campa de nieve, desde donde procedemos en dirección a nuestro objetivo. El hielo parece completamente despegado y mucho más largo de lo previsto. Le toca a Diego empezar, aun y ser tumbado hay que entregarse para superar los resaltes helados. Me toca atacar el segundo largo con tramo de mixto, secciones de hielo despegado se acompañan de otras en buen estado que permiten poner elguno de los tornillos cortos que cargamos, algun Totem en roca podrida completan el repertorio de protecciones, ¡vaya un placer! Me subo a una estructura helada que está despegada en su parte baja; aunque el sonido no es malo, prefiero no poner protecciones en esa sección. Así, tipo psicobloc, me monto en la reunión con un clavo y el único friend que me queda.

Diego supera un tercer largo impresionante y yo me gozo la exposicion del ultimo largo a 60 m de esta nueva via que llamaremos La flaca.

Ya fuera de las dificultades, una cresta de carácter alpino y para nada fácil nos conduce a la antecima del monte Pelf. Durante la progresión, encontramos a nuestros amigos saliendo de su línea, también entusiasmados y felices de tal aventura.

Una vez juntos, terminamos de escalar la cresta bajo una ligera nevada y viento que anuncia cambio de tiempo. Desde la antecima y ya con las frontales en la cabeza, empezamos el descenso ya conocido muy tranquilos y felices.

[Los datos de las dos vías abiertas son: La flaca (155 m, AI5, M6, IV) y The fat side of the groove (750 m, AI5, M7, IV+) (+250 m de cresta).]


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.