EXPLORANDO

Miguel Ángel Pérez financia limpieza Dhaulagiri

Miguel ángel Pérez ha financiado particularmente un proyecto de retirada de basura de la montaña, cuatro meses después de coronar su cumbre. Se ha recuperado casi media tonelada de desperdicios del Campo Base, que han sido depositados en el centro municipal de tratamiento de residuos de Katmandú.

| 3 comentarios |

Miguel Ángel, por qué esta iniciativa?
Digamos que, por un lado, hay un componente romántico y, por otro, una justificación más racional. Respecto a lo primero, me parece una forma simbólica de agradecer a la montaña que me permitiese alcanzar su cumbre. Por otro lado, siendo inevitable que parte de tus residuos se queden allí (aunque sólo sea alguna cuerda que dejas puesta, una manopla que se te cae o tus propios residuos orgánicos) me parece correcto retirar siempre más restos de los que has dejado.

¿Es por lo tanto una cuestión de ética?
En mi opinión en el mundo del himalayismo hay un cierto grado de confusión entre mérito y ética.

Mérito para mí es usar o no oxígeno artificial, llevar o no sherpas, usar o no cuerdas fijas… es decir, aspectos que hacen más o menos meritoria una escalada pero sin que ello suponga que, por ejemplo, contar con sherpas de altura, sea inmoral. Simplemente, la ascensión así realizada quizás tenga menos mérito, pero es perfectamente respetable.

En cambio, hay dos temas que sí tienen una dimensión ética: decir siempre la verdad y no dejar desperdicios. En cuanto a lo primero, creo que los himalayistas debemos ser extremadamente precisos en cuanto a la información que difundimos después de la actividad: se trata de no caer en exageraciones ni descripciones heroicas de la hazaña, sino de contar con naturalidad y exactitud cómo lo hiciste: hasta dónde subiste exactamente, si ascendiste con la ayuda de sherpas o porteaste tu propio equipo, si progresaste con o sin cuerda fija, abriendo huella hasta la cumbre o dejando que otros la abrieran delante de ti… Últimamente parece que lo único que importa es haber usado o no oxígeno artificial y, francamente, he visto en persona escaladas con oxígeno bastante más meritorias que otras que luego presumen de no haberlo utilizado.

El segundo tema ético, el de las basuras, es bastante fastidiado. Es casi imposible no dejar residuo alguno, incluso a veces sucede de forma involuntaria. Por eso, una forma sencilla de que tu impacto no sólo no sea negativo sino que incluso sea positivo para la montaña es que retires luego una cantidad de desperdicios superior a la que puedas haber dejado. Es algo que siempre he procurado hacer y que en el caso del Dhaulagiri he hecho de forma más organizada. Desgraciadamente no faltan oportunidades para recoger basura…

¿Tan sucios están los Campos Base de los ochomiles?
Hay de todo, pero en general la situación es todavía muy mejorable. En algunas montañas, como el Everest-Lhotse, el tema ya está muy controlado, pero en otras es lamentable la cantidad de basura que todavía se abandona por las expediciones. Quedé especialmente sorprendido en el Campo Base del Dhaulagiri, porque se veían muchísimos desperdicios. Tampoco es buena la situación en los ochomiles del Karakorum. Afortunadamente la cosa va mejorando con iniciativas elogiables como la campaña Keep Karakorum Clean.

¿Por qué se sigue abandonado basura?
Salvo en sitios como el Everest donde hay un control administrativo más estricto, la cuestión en la práctica sigue quedando en manos de los particulares y la buena voluntad que puedan tener. Debemos recordar que los lugareños, ya hablemos de nepalíes o de pakistaníes, están todavía poco concienciados con el aspecto medioambiental. Si los occidentales que vamos allí no nos ocupamos de controlar los desperdicios de nuestra expedición o, mejor todavía, de dar ejemplo recogiendo basura, es fácil que ésta siga abandonándose.

¿Y qué pasa por encima de los Campos Base?
Este es un tema especialmente sangrante. Los escaladores seguimos dejando un montón de desperdicios. Ya no me refiero a lo evidente (cuerdas fijas, tornillos de hielo, estacas) o a casos de abandono del material personal debido a que la gente baja al límite de sus fuerzas (cosa que sucede con más frecuencia de la que podría imaginarse), me refiero a que desgraciadamente muchos siguen abandonando alegremente desperdicios de comida, tiendas rotas, etc. en los campos de altura por pura comodidad (siempre es más agradable bajar con menos peso en la mochila). Luego la nieve cubre estos restos y a la temporada siguiente normalmente ya no se ven, pero ahí han quedado.

¿Cuánto te ha costado esta campaña de limpieza?
Una cantidad razonable, unos 2.000 euros. Teniendo en cuenta que una expedición “barata” (sin sherpas, sin oxígeno artificial) cuesta unos 6.000 euros por persona, que es lo que yo gasto habitualmente, creo que incluso en ese caso es asumible un tercio de coste adicional para colaborar en la limpieza de la montaña. Y con mayor razón, claro, si hablamos de grandes expediciones para las que participar en la recogida de basuras sería un gasto adicional insignificante.

En mi caso personal financio estos viajes con mis propios ahorros, pero con independencia de que se tenga patrocinio o no, considero que quien es capaz de reunir dinero suficiente, sea de la forma que sea, para costearse una expedición, también debería poder lograr una cantidad adicional para dejar la montaña más limpia de lo que se la encontró.

¿Ves otros beneficios, aparte de los medioambientales?
Para mí una satisfacción adicional es que los 2.000 euros no se han ido en permisos, tasas administrativas… sino, en su mayor parte, directamente al bolsillo de unas personas que sin duda lo necesitaban. A lo que se añade la cuestión del ejemplo: quizás estos nepalíes piensen que si un extranjero es capaz de financiar una campaña de limpieza, ellos también deben ser más cuidadosos con la basura la próxima vez que sean porteadores de una expedición. Quizás este tipo de campañas vaya corriendo de boca en boca entre los lugareños y se gane en sensibilidad medioambiental local, lo que probablemente sería más importante para el futuro que la propia recogida de basura realizada.

¿Tus planes inmediatos?
Ahora, trabajar, que hay que ahorrar para la siguiente expedición. Espero poder ir la próxima primavera al Kangchenjunga o al Shisha Pangma, todavía me quedan unos cuantos ochomiles pendientes entre los que elegir.

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.