EXPLORANDO

Ferran Latorre: “No me suicidaré para ser el primer catalán con los Catorce”

El alpinista de Vic se marcha esta primavera al Himalaya en busca de su octavo ochomil principal en el Lhotse. En verano tiene previsto ir al Karakórum para intentar el K2. Su objetivo a medio plazo es completar los Catorce sin oxígeno.

Autor: | 7 comentarios | Compartir:
Ferran Latorre
Ferran Latorre

Ferran Latorre es otro de los alpinistas de nuestro país que está a punto de viajar hacia el Himalaya para enfrentarse a una de las grandes montañas del planeta. Inmerso en el camino de completar los catorce ochomiles, el himalayista catalán irá al Lhotse (8.516 m) esta primavera y ya tiene previsto ir al Karakórum en verano para intentar el K2 (8.611 m). Ahora mismo, está a mitad de camino, con siete cimas principales en los picos de más de 8.000 metros.

En el Lhotse, formará cordada con Enric Llonch, montañero de su misma población de Vic (Barcelona), y compartirá campo base con Álex Txikon, Juanra Madariaga, José Carlos Tamayo y Ramón Morillas. Su evolución en la montaña, como siempre, se podrá seguir en su blog. Hablamos con él para que nos cuente los detalles de esta expedición y de su proyecto entre otros temas, como sus recuerdos acerca de la última vez que estuvo en ese campo base, hace dos años, con el rescate de Lolo González y la polémica ascensión de Juanito Oiarzabal y Carlos Pauner.

¿Cuáles son tus planes en el Lhotse?
Quiero intentar ascender al Lhotse por la ruta normal. La verdad es que no hay mucha más historia que esa, mi idea es no quemarme demasiado para poder tener pilas para intentar el K2 en verano, que es mi objetivo más importante de este año.

¿Qué fechas contemplas para esta expedición?
Parto el 9 de abril, que es un poco tarde, para no hacer una expedición muy larga. Mi idea es aclimatar en el Island Peak y llegar al campo base el 23 de abril, con un mes por delante para poder subir al Lhotse.

¿Con quién vas?
Mi compañero de cordada será Enric Llonch, un tipo muy fuerte que también es de Vic, que ya subió al Manaslu con Òscar Cadiach hace un par de años y que es experto en carreras de montaña. Además, compartiremos logística y campo base con José Carlos Tamayo, Álex Txikon y Juanra Madariaga, que van un poco antes para intentar primero el Nuptse y supongo que podremos coincidir para intentar la cima del Lhotse juntos.

¿Qué otra estructura lleváis? ¿Sherpas…?
No, vamos con una estructura pequeña. Campo base y ya está.

¿Qué estilo de ascensión realizaréis?
Intentaremos un estilo ligero… dentro de lo que hay en una montaña como el Lhotse, con toda la infraestructura que llevan otras expediciones.

El año pasado ya estuviste en el Everest (por la norte) y tuviste problemas con la masificación, ¿no te da un poco de miedo volver a encontrarte con lo mismo este año?
La verdad es que no hace demasiada ilusión ir a otro sitio masificado. De hecho, me estuve pensando el ir al Makalu para estar un poco más tranquilo, pero el hecho de tener amigos que iban al Lhotse me hizo decidir por esta montaña. Espero no encontrarme con los mismos problemas y que nadie abandone a una persona enferma en la montaña. También pienso que el ataque a cumbre será muy diferente al del Everest.

¿Qué esperas encontrar?
No lo sé. Hay bastante gente que va al Lhotse, pero no tanta como en el Everest, así que espero una ascensión más tranquila. Es una montaña franca, con un ataque a cumbre bastante directo y con poco desnivel desde el último campamento hasta la cima. Espero que vayamos bastante solos, al menos el día de cumbre.

¿Qué dificultades técnicas preves encontrar? ¿Quizás lo más difícil será la cascada de hielo?
Sí, de hecho iremos a aclimatar antes al Island Peak para no pasar muchas veces por la Cascada del Khumbu. La primera vez que subamos ya intentaremos ir directamente a dormir al C2, y espero que con pasar dos o tres veces por la cascada habrá suficiente. Normalmente, los campos de altura se montan el C1 más o menos a 5.900 metros, el C2 a unos 6.300 metros, el C3 a 7.300 metros y el C4 a 7.800 metros. La ruta normal del Lhotse es común con el Everest casi hasta el C4; se desvía unos 200 metros más abajo.

Vaya, que te preocupa más la cascada de hielo que la parte alta de la montaña…
El ataque a cumbre siempre preocupa un poco por la cuestión de la altura, ya que son 8.516 m. Pero ese ataque se realiza por un couloir muy directo y la montaña es bastante franca.

¿Cuáles son tus experiencias previas en esta montaña?
Al Lhotse no he ido nunca, aunque sí he estado en la ruta del Everest, con lo que me he quedado muy cerca del C4 del Lhotse.

De hecho, estabas en el campo base que comparten Lhotse y Everest hace dos años, cuando Lolo González tuvo que ser rescatado y con toda la polémica que se montó alrededor de Juanito Oiarzabal y Carlos Pauner… ¿Cómo lo recuerdas ahora?
Lo primero que recuerdo es un sentimiento de angustia, porque estábamos convencidos de que Lolo estaba muerto, después de haber pasado una noche a la intemperie a 8.000 metros y que nos dijeran por radio que lo veían inmóvil. Después recuerdo la gratitud que sentí hacia los hermanos Benegas y Matoko por haberlo bajado de allí. Lo tercero fue un sentimiento de pena a causa de la polémica que hubo entre alpinistas españoles. Al final, recuerdo que las expediciones comerciales que participaron en el rescate se quejaron mucho sobre cómo se llevó a cabo la ascensión al Lhotse por parte de alpinistas españoles profesionales. Se dio una imagen bastante mala del alpinismo español que intentaremos que no se vuelva a repetir.

Supongo que, con esa experiencia en la cabeza, ¿habrá que prestar mucha atención a los horarios?
Sí, intentaremos realizar una ascensión rápida, dentro de los parámetros normales, aunque también te puedes encontrar con cualquier problema que te retrase, claro.

En una entrevista que ha publicado recientemente Desnivel.com, Reinhold Messner decía que el 90% de quienes suben al Everest van dopados, ¿qué te parece esa afirmación?
Sinceramente, no sé en qué se basa para decirlo. ¿Se refiere a la dexametasona? Pienso que sólo se utiliza en caso de emergencia y yo no creo que la gente se la administre de forma preventiva… Quizás existe algún caso, pero personalmente no conozco a nadie que lo haga. En cambio, en mi opinió y a diferencia de Messner, sí pienso que el oxígeno es doping… me falta base médica para decir si es doping farmacológico o no, pero lo que está claro es que es doping deportivo, porque es una ayuda externa evidente, clara y contundente. También entiendo que la línea sobre lo que es aceptable en cuanto a ayuda externa es muy fina, ya que también puedes considerar que llevar ropa, botas, crampones o cuerdas fijas es ayuda externa… Pero es que la falta de oxígeno es la característica que hace difícil subir al Everest, y considero que utilizarlo es además una falta de respeto por la montaña.


 

Sé que para ser 100% puro debería irme a otra vía o ir en invierno y así estaría solo, pero cada uno debe ser lo más puro que pueda según sus propias posibilidades y en lo que dependa de él, y el oxígeno depende de cada uno.

¿Cómo evoluciona tu proyecto de los catorceochomiles?
Ahora llevo siete cimas principales, que son las que cuentan, y una cima secundaria. La idea es continuar con mi plan. Este año voy al Lhotse en primavera y después al K2 en verano. Además, contemplo la posibilidad de intentar el GI si todo va muy bien en el K2, o bien incluso ir al Cho Oyu en otoño, aunque ya lo veremos. Y el año que viene, a seguir con el proyecto.

¿Tienes los apoyos necesarios para hacerlo?
Tengo unos patrocinios muy justos, pero suficientes para ir tirando.

Tu objetivo era ser el primer catalán con los Catorce, pero Òscar Cadiach lleva ya once y este año intentará otros dos, ¿cómo lo ves?
Yo sigo luchando por mi objetivo de subir los catorce ochomiles principales, y si no soy el primero pues seré el segundo. Es mi proyecto personal, con el que quiero cerrar mi carrera profesional. Me hace ilusión ser el primero, pero no me voy a suicidar para ser el primero. Yo seguiré yendo de expedición con la misma ilusión y las mismas ganas de completarlo.

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias