EXPLORANDO

Golazo en las Torres del Paine

Una cordada ruso-ucraniana encabezada por Arkadij Seregin se llevaba la segunda repetición de los 1.200 metros de esta vía abierta en 1999, sufriendo un recio temporal durante casi tres semanas y en estilo cápsula.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Segunda repetición de la Golazo para esta cordada de nombres difíciles de recordar.- Foto: risk.ruSegunda repetición de la Golazo para esta cordada de nombres difíciles de recordar.- Foto: risk.ru

Un equipo de cinco hombres de complicado nombre. Una vía que sólo ha sido escalada en una ocasión. Ocho años que han volado en el tiempo. Un Golazo y 1.200 metros que discurren por la cara este de la Torre Central del Paine (2.460 mtrs.) en Patagonia. La cordada formada por tres rusos, Arkadij Seregin, Timur Achmedhanov e Igor Pechterev y dos ucranianos, Siergey Kovalev y Siergiej Tretiakov, hilaba la ruta y alcanzaba la cumbre tras casi tres semanas de negociación con una meteo… áspera, como viene acostumbrándonos la Patagonia en los últimos tiempos, cada vez que alguien osa tocar sus muros.

Aprovechando períodos tranquilos y el sueño del viento, el equipo liderado por Seregin les permitía fijar 400 metros de cuerda antes de enfrentarse al resto de las 25 tiradas, en estilo cápsula, que obligaban una ayuda gradada como A4+ y les llevaban por tramos de hasta 6a en libre, por una vía que se abría por primera vez en 1999 y que firmaban Steve Schneider y Christain Sentileces en el frío de febrero. «Terribles vientos a diarío y mucha nieve», concluyeron. Intensa actividad en el Torre que se une al primer salto B.A.S.E desde la cumbre, que realizaba Valery Rozov el 12 de marzo. 1.400 metros tras la cuenta atrás, después de ascender por los 700 de la ruta de Bonington – Whillans (V, A2).

Viento y chocolate

Línea de la Golazo en la Torre Central del grupo del Paine.- Foto: risk.ruLínea de la Golazo en la Torre Central del grupo del Paine.- Foto: risk.ru

El equipo ruso-ucraniano comenzaba a trabajar la vía el 14 de enero, dándose caña en las cortas ventanas de buen tiempo que el clima patagónico les ofrecía. Tras más de un duro rappel y muchas mañanas de nevadas constantes, la cordada se hacía con la que suponía la ruta técnicamente más dura de sus vidas y probablemente la línea más díficil de las Torres del Paine. Golazo, se llama, en honor a la chocolatina chilena favorita de Steve «Shipoopi» Schneider. Que por cierto liberaba los veinticinco largos sin colocar ni un sólo remache, forzando dos bolts por anclaje.

Seregin, líder de la expedición, ya contaba en su haber con grandes hitos bigwalleros con frío y lluvia, como el que se llevaba en Groenlandia en la cara oeste del Nalumosortoq, que por cierto también contaba con una única ascensión y donde Valery Rozov celebró la conquista con otro salto base de 900 metros. O sea lo mismo que habían hecho en Great Sail Peak (Isla de Baffin) pocos meses antes. La Patagonia ve como caen sus amados refugios, como el tiempo azota su grandes paredes y ve, sobre todo, como eso excita cada vez más a los grandes duendes roqueros de medio mundo. Mucho frío, mucha pared, mucha aventura.


 

Fuentes: mountain.ru, kairn.com, climbandmore.com, risk.ru

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.