EXPLORANDO

Cuidar la montaña

No cesa el debate referente a la moralidad de las ascensiones, tras la decisión de la AMA de ilegalizar el oxígeno artificial, al que se suman la alpinista Rosa Fernández y un desconocido en los medios, Miguel Tarilonte, con el que también hemos querido contar. Vota en la encuesta

| No hay comentarios |
Rosa Fernández despliega la bandera asturiana en la cumbre del Everest.- Foto: Col Rosa FernándezRosa Fernández despliega la bandera asturiana en la cumbre del Everest.- Foto: Col Rosa Fernández

Continúa el debate abierto en el seno del alpinismo con esto de el oxígeno, el dopaje y el espíritu de la montaña. Esta vez es el turno de Rosa Fernández, primera española en hacerse con el circuito de las 7 Cumbres y con dos ochomiles a sus espaldas, quién a través de su marido (ella anda de expedición en Nepal) nos hace llegar sus opiniones al respecto.

Pero no sólo hemos querido contar con las opiniones de alpinistas de renombre, también hemos querido publicar la carta de uno de esos escaladores anónimos (para los medios) que se ven directamente afectados por la consideración de la AMA, que ha decidido no contar como meritoria una ascensión con oxígeno suplementario. Quien subscribe la misiva es Miguel Tarilonte, aunque podría ser cualquiera. Ahora, disfrutadlas, pues algunas palabras vienen amargas.

Carta de Rosa Fernández y Javier Morán

Un alto precio por alcanzar la cumbre.- Foto: desnivelpress.comUn alto precio por alcanzar la cumbre.- Foto: desnivelpress.com

El reto es un mano a mano con la montaña, pero es un juego limpio, el resultado ya no es tan importante como la lucha . Sabemos que si la  montaña no quiere no hay fuerza humana que pueda doblegarla, y eso no debe ser entendido como un fracaso.

En primer  lugar llamar doping al oxigeno es una ofensa sin mas, no aguanta ningún análisis serio (no es  doping todo lo que mejora el rendimiento del deportista, sólo unos productos o practicas que entrañan riesgos para quien los utiliza y además del riesgo para la salud, está la competición en igualdad de condiciones). Por un lado, el oxigeno se usa en muy pocas montañas, y no hay competición, cada uno sube como puede, el reto es la montaña, no el cronometro, lo importante es decir la verdad de lo que has hecho, y  disfrutar de las intensas vivencias que se viven en esas condiciones. El oxigeno no te asegura una ascensión cómoda  y fácil. Es supervivencia. Rosa usó oxigeno en  el Everest el día de cumbre, a partir de 8300  metros, de forma además intermitente, aun así bajó con congelaciones en el pie derecho, el oxigeno es un seguro de vida, sin el, sus congelaciones hubiesen sido posiblemente insalvables. Es lógico que la ascensión sin oxigeno se considere más meritoria, pero de eso a negar cualquier valor a la ascensión con oxigeno hay un salto insalvable.

 Es como escalar sin cuerda , o algo así.

El doping sí puede ser un problema en otro tipo de  actividades que ahora se potencian tanto, carreras de montaña, escalada deportiva,  actividades  de esfuerzo físico enorme y que sí son competitivas,  y con quien sabe que productos.  En este terreno sí que se pueden plantear serios problemas  por el gran éxito que están  teniendo,  la cantidad  cada vez mayor de gente que lo practica y los límites tan altos que se están alcanzando.

Carlos Soria midiéndose las pulsaciones y el oxígeno.- Foto: desnivelpress.comCarlos Soria midiéndose las pulsaciones y el oxígeno.- Foto: desnivelpress.com

Personalmente a Rosa esto no le afecta, pues posiblemente ya no vuelva a ninguna montaña en la que el oxígeno pueda ser una opción, y esta posible “prohibición”, no sería aplicable a actividades pasadas (¿o tendría que volver a subir Hillary otra vez para que algún organismo actual se lo validase? Edurne Pasabán, a quien tanto admira Diamantina, como no podía ser menos, creo que  tiene al menos cuatro de sus ocho ochomiles con oxigeno (Nota de redacción: sólo tiene uno con oxígeno: el Everest). Pido disculpas a Edurne por usar su nombre,( cosa que hizo Diamantina previamente)  sin  la mas mínima intención de critica hacia su meritoria actividad por mi parte).

Además, Rosa es absolutamente independiente, si la federación asturiana le produce un profundo desprecio, otros  organismos más lejanos y desconocidos con los que no tiene la mas mínima relación no le van a decir  lo que tiene que hacer, ni como, ni cuando,  ni nada, vamos que pasa  olímpicamente de los temas  “politicos” relacionados con el montañismo.

Carta de Miguel Tarilonte

Cara norte del Everest.- Foto: Expedición Andalucía EverestCara norte del Everest.- Foto: Expedición Andalucía Everest

No podría estar mas de acuerdo con Tente: me parece triste quien hace para que los demás lo valoren pero me parece mas triste que quieran limitar lo que hago en la montaña. No me importa salir en las revistas sino quedar satisfecho, sin mas. No nos equivoquemos: si yo quiero entrar en una fiesta y en esta es requisito indispensable llevar frak, puedo llevarlo y entrar o no llevarlo e intentar colarme. Si entro en una competición y quiero ganarla, puedo hacerlo limpiamente o hacerlo dopándome y arriesgarme a perder el suculento premio si me pillan. pero en el monte, para quien llega a una cumbre el premio está en el corazón, en el orgullo… no en el bolsillo y si lo hay, los que lo tengan, que cumplan o se atengan a las consecuencias.

Los demás estamos al margen de esas historias y a mí nadie me dice cómo tengo que hacer una cumbre, y si alguien me lo dice para que si la hago pueda bajar, pues lo escucharé. Ahora yo pregunto si en realidad esto es para salvaguardar la salud del deportista o para salvar la imagen del patrocinador, como me temo. en ese caso, al patrocinador que le den, que si yo tengo que hacer un esfuerzo titánico para que me dejen ir a intentar una cumbre al menos que tengan la vergüenza de dejarme en paz con la montaña y con mi ilusión y que se metan tanta norma por donde puedan, que ya se están pasando con eso de decidir por nosotros sin contar con nosotros.

Sería más útil pensar más en cuidar la montaña y dejar que tenga una evolución lógica y en hacer más cumbres que en fastidiar a los que pueden hacer cumbre. No dejéis que nadie os diga cómo vivir, que vida sólo hay una y no dan dos oportunidades como en los videojuegos, y a esos que tanto hablan de prohibir o validar, les digo que mejor harían en ir a la montaña y no dejar nada allí, que los que vamos no necesitamos que nos digan si hemos hecho cumbre, hemos encadenado o demás.

Foto de portada: Vista del Cho Oyu / desnivelpress.com

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.