EXPLORANDO

Josune y la escalada, vida e intimidad

Durante su visita a la Librería Desnivel pudimos conversar con la que muchos consideran como la mejor escaladora del planeta.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:

Es la mejor escaladora del mundo. Incluso quizá la mejor que ha habido. Sorprende, por ello, descubrir en ella ese carácter dulce, amable como una niña, que no piensa en la escalada como un medio de vida sino como una forma de vida. Como un sueño cumplido. Ha encadenado las vías deportivas más duras (por una mujer) y marcado una pauta a seguir para, cuanto menos, el futuro de la escalada femenina. Ella es un punto de inflexión. Sorprende, ya digo, que le importen más las cartas de una admiradora que las portadas en medios nacionales e internacionales. Que incluso en el largo más duro, tenga los pies en el suelo.

Nos visitó. La Librería Desnivel hasta los topes. La cosa se alargó, no sólo por el magnetismo de la vasca, sino por la sed de los que asistieron. Sed de conocer y aprender. Ella pasó, junto a Rikar Otegi, un largo rato firmando revistas, cascos, nuestro mural. Todo ello con una sonrisa constante de oreja a oreja, agradecida a la gente. Y tuvimos la suerte de poder charlar con ella, con esta cálida mujer del norte.

¿De dónde procede tu afición a la escalada, a la montaña?
Bueno, la verdad es que viniendo de Euskadi, con todas las montañas que tenemos alrededor -si bien es cierto que no son muy altas- y con toda la afición y los montañeros de fin de semana (con los que me siento muy identificada) que hay, pues te nace una pasión por el monte, por la naturaleza y el aire libre. Con mi abuelo desde muy pequeña ya salía por ahí. Luego te adentras en algo más específico en el monte como la escalada deportiva, si bien es cierto que también Al filo de lo imposible me impactó y me animó, y todavía lo hace. Afianzó mis ganas de seguir con la deportiva y dejar de lado el resto de deportes.

Últimamente se introduce otra faceta que es el alpinismo. Soy de la vieja escuela y en aquellos tiempos practicábamos el espíritu de la escalada deportiva pero en grandes paredes. Recuerdo a mi gran mentor, tanto en la montaña como fuera de ella, Jesús Laguna, a quién admiro y respeto y quiero un montón, pues iba a escalar con él a las grandes paredes como Riglos… Luego ya entró en escena Rikar y se acortaron las paredes. Fueron muy fanáticas y muy deportivas. Son 17 años escalando y he hecho muchas cosas y quiero volver un poco al alpinismo en paredes como las de Ordesa. Rikar ha nacido allí y ha querido compartir sus vivencias de entonces y sus ilusiones conmigo. Eso te permite retomar ese punto de aventura, el que te hacía soñar e ilusionarte y ahora mismo eso me llena mucho. Eso lo hemos conseguido con el Espolón Walker por ejemplo, haciendo de esa vía algo muy íntimo para Rikar y para mí. Compartiendo la escalada realmente. En la deportiva pura y dura al fin y al cabo eres sólo tú. Y en un largo eres tú contigo mismo, es muy egocéntrico. Walker posee ese punto de aventura.

¿Crees que en el País Vasco, los escaladores y alpinistas poseen más medios y más apoyos para dedicarse a esto?
Cuando empezamos nosotros a escalar (el País Vasco es muy tradicional y estamental) había una gran afición y muchos clubes, pero casi igual que en otros sitios. Lo que sí es verdad es que la escalada deportiva ha evolucionado rápidamente como deporte nuevo y ha cogido mucha fuerza. También porque se ha popularizado y ha llegado a los medios no específicos de montaña, a los medios más habitúales. Hablarle a tu carnicero de un 8a no le resulta como si estuvieses hablando de Venus. Eso ha ayudado a las nuevas generaciones a tener un reconocimiento mayor a nivel institucional, de becas y apoyo. En el País Vasco sí se ha avanzado mucho en ese sentido.

¿Todo el que sube al monte, sabe comportarse en él?
El que no sabe comportarse falta al respeto al montañero de fin de semana y a la montaña. Puedes ser un montañero profesional o de ir todos los días y ser un desastre y muy poco respetuoso, y sin embargo, hay gente que va dos fines de semana al mes y son muy respetuosos y muy cuidadosos. Eso va unido al carácter de la persona, lo valores que le infunde el medio donde se siente feliz y a gusto. Si estoy a gusto en un sitio, no voy por ahí tirando botes o rompiendo árboles. Al fin y al cabo, los montañeros son personas y si son un desastre en la ciudad y en su casa en el monte serán igual. Que existe una masificación también es cierto, pero es ser muy pretencioso que nosotros que empezamos con ese privilegio de tenerla solitaria queramos mantenerla así, no es sólo nuestra, la montaña y la naturaleza es de todos, pero claro, hay que cuidarla. Tener ese respeto por la montaña y por los montañeros que van a ella.

¿Cómo ves el nivel de la escalda en España?
Desde luego el nivel en España es muy alto, incluso a nivel internacional tenemos mucho reconocimiento. No sólo la escalada deportiva, sino todas las actividades que se hacen en el monte, en el medio ambiente, reciben más respeto y apoyo, y eso va creciendo. Te da una sensación de libertad, te saca de tu lugar, de tu rutina, te hace soñar con esas aventuras. A la gente le fascina respirar libertad y tener esa autonomía, esa independencia. Todos somos un poco aventureros.

¿No crees que os tratan un poco como deportistas de segunda?
Yo creo que no hay que darle importancia. Es una circunstancia. Si quisieras ser tratado como un rey o que te diesen el Premio Príncipe de Asturias pues te no metes a escalar, te dedicas al tenis o al golf o algo más reconocido. Pero eso es secundario, si te reconocen, pues bienvenido sea. Creo que el reconocimiento más bonito es el de venir a la Librería Desnivel a dar una charla y ver a la gente en sus sillas con interés por escuchar lo que yo pueda contarles, por mis sentimientos.

¿Te sorprendió el premio que recibiste en Arco?
Sí, ¿cómo no?. Es un galardón que no te esperas, posee la coletilla de que creen que transmites una serie de valores, tienes un carisma y eso es muy bonito. Estar allí junto a Yuji, Sharma y que salgas tú elegida por un jurado internacional, con las revistas más importantes de cada país, es algo que te llena de orgullo y una pequeña farruconada que me permito a mí misma. Pero siempre sé donde tengo los pies. Es muy bonito y no te lo esperas porque no valoran sólo una vía, sino una trayectoria, los puntos de inflexión marcados, cuando menos en el mundo femenino. Te valoran como persona.

¿Existe machismo en la montaña?
Yo haría un símil con el respeto a la montaña. La gente es la gente y la persona es la persona, vivimos en una sociedad que, consciente o inconscientemente, es un poco machista. Eso, por supuesto, se traslada a la montaña y a todas partes. Pero en general, en este mundo hay buena gente.

Josune firmando ejemplares de Desnivel y Escalar en la Librería densivel. - Foto: desnivelpress.comJosune firmando ejemplares de Desnivel y Escalar en la Librería densivel. – Foto: desnivelpress.com

Después de tantos años, tantas vías ¿sigues aprendiendo con la escalada?
Por supuesto. Nunca se termina de aprender con la escalada. No lo digo yo, lo he escuchado muchas veces, la escalada es desagradecida. Un día estás haciendo 7a y crees que los vas a hacer todos y al día siguiente te caes en un 6c. En la escalada es muy importante la fuerza y la preparación física, pero nunca hay que olvidarse de la técnica, siempre te puede ayudar a suplir una falta de fuerza. También lo psicológico es muy importante, en la escalada que existe un peligro real, y la meta que te marcas en la deportiva te produce un estrés por lograrlo y vencer. Tienes que ser muy frío, aislarte de ti mismo y controlarte… y aprendes mucho para la vida.

¿Sigues teniendo las mismas sensaciones?
El monte para mí es mi vida. Es una manera de vivir, aunque suene a tópico. Marca todas mis directrices tanto en la montaña como en la vida. Necesito encontrar sensaciones que me animen, que me den la ilusión de seguir, de hacer una deportiva muy difícil o de darme un paseo por el valle de Ordesa. Sí, sigo teniendo las mismas sensaciones.

¿Existe un reglamento no escrito en esto de la escalada?
Sí, sí, sí. Los que venimos de la vieja escuela… te digo yo que sí, y que se nos han transmitido muy claramente cierta reglas. Bueno no reglas, porque subir a la montaña te daba esa sensación de libertad, pero sí esa nobleza. Ahora, quizá, se ha perdido un poco ese espíritu que nosotros conocimos.

¿Cuál de tus vías recuerdas como la más dura?
Bimbaluna (9a/a+), por el momento, por la situación con Rikar, conmigo misma… yo creo que Bimbaluna.


 

¿Y la más bella?
Bimbaluna también. Además porque que las más recientes dejan mucho poso. Las de Ordesa fueron muy especiales y dejaron mucho, mucho poso. Allí creció Rikar, está cerca de casa, hay grandes paseos. Fue muy especial.

Josune y Rikar respondiendo la multitud de curiosidades y preguntas que el público asistente realizó tras la proyección. - Foto: desnivelpress.comJosune y Rikar respondiendo la multitud de curiosidades y preguntas que el público asistente realizó tras la proyección. – Foto: desnivelpress.com

Rikar, que siempre te acompaña, no recibe el mismo reconocimiento que tú, ¿es justo?
No, pero también él se esconde un poco. Se siente cómodo en segundo plano, la gente ya sabe quien es Rikar Otegi, lo que es y ha sido. Realmente él se siente mejor siendo discreto.

Ahora que eres considerada la mejor, ¿cambia en algo tu vida?
Intento que no cambie con la gente. Con los medios claro que sí, están mucho más atentos cuando voy a realizar cualquier actividad. Es bueno tener los pies en el suelo, ser yo misma y seguir haciendo las cosas con la misma ilusión y ganas.

Hace tiempo que pasas de las compes, ¿sigues los resultados de éstas?
La verdad es que no. No, yo pasé por la etapa de las competiciones un poco empujada a ello. Se me daba bien a nivel nacional, pero internacionalmente creo que tenía más nivel del que daba. No se me estaba dando nada bien, podía haber huído, pero mi carácter hizo que afrontase la situación, esos miedos o temores. Si te has enfrascado en esta aventura es para llegar lo más alto que puedas. Así gane una prueba internacional y vi que podía dominarme a mí misma, me quedé contenta y lo dejé.

¿Hasta cuándo seguirás escalando?
Hasta que me siga ilusionando, hasta que siga teniendo esa armonía y siga siendo feliz, es algo independiente del grado o de la dificultad.

Tus próximos retos…
Comer turrón (ríe). Sí que tengo algunos y tengo muchas ganas de que se pase esta temporada «tropical» que estamos teniendo, que nieve y coger los piolets. Y para el año que viene escalar a vista por aquí, por Aragón, por Francia…

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias