EXPLORANDO

Cecilia Buil, chica bigwallera

Entrevistamos a la escaladora oscense a su paso por la Madrid, para arrancarle algunos secretos sobre su escalada y su inspiración, antes de que marche en pos de su nuevo y duro proyecto HuEllas junto a la joven Miriam Marco.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Cecilia durante las I Jornadas Técnicas de Escalada Artificial, celebradas en Vilanova de Meiá el pasado enero.- Foto: desnivelpress.comCecilia durante las I Jornadas Técnicas de Escalada Artificial, celebradas en Vilanova de Meiá el pasado enero.- Foto: desnivelpress.com

El proyecto HuEllas propone abrir una vía nueva en cada una de las 5 cordilleras más importantes del mundo; Andes, Cordillera de Alaska, Tien-shan, Himalaya y Karakorum, siguiendo una progresión lógica en compromiso y condiciones climatológicas para terminar con una escalada de gran envergadura y dificultad en el Himalaya. La importancia de dicho proyecto, en conjunto, como cada una de sus cinco expediciones por separado, se basa en que las propuestas son de primer nivel, alpinísticamente hablando, sin entrar en géneros. «El hecho de que además seamos mujeres aporta un interés añadido que hará que la divulgación del proyecto sea mas efectiva», son las palabras de Cecilia Buil y Miriam Marco, protagonistas de esta inminente aventura.

Cuando la presentaron en la Librería Desnivel, aprovechamos para charlar con ellas de escalada y de los sentimientos que les suponen. Cecilia Buil dice todo lo que piensa con encanto natural, con esos ojos felinos y con esas ganas que la han impulsado a ser una de las máximas representantes de la roca de nuestro país. Toda vuestra…

¿Cómo han sido estos seis meses que has pasado lesionada?
Pues he ido mucho a la piscina, a rehabilitación todos los días… pasaba allí cinco horas o seis, preparando el hombro para la operación y después mucho fisio y mucha agua.

¿Por qué la escalada en grandes paredes?
Porque me atrae mucho, las líneas que se suben me parecen muy estéticas y elegantes. Me gusta mucho pasar los días en la pared.


 

¿Se disfruta realmente en una gran pared?
Depende de la pared. En Yosemite si se disfruta, en Pakistán, perdido y con frío pues se disfruta más cuando ya la has logrado.

¿Cuál es la experiencia de la que conservas mejor recuerdo?
Igual de Méjico, no mejor recuerdo pero si el más especial. Fue mi primera gran pared, mi primera apertura en un terreno de mucha aventura.. Nos salió la vía, que era muy difícil y no se le dio mayor importancia. Estuvimos 15 días, en largos muy complicados. Esa pared me abrió los ojos y me pude plantear otras grandes paredes.

Tuvisteis que salir cuando estabais muy cerca de la cima…
Fue un poco telenovela, el país se prestaba a ello. La gente nos dijo que tenían una pared muy grande, virgen y que podía ser la más importante de Méjico. Teníamos información de otra pared pero al final resultó ser una bazofia. Así que estábamos con las ganas y el material, aunque sin pared. Nos enteramos de que existía esta otra posibilidad y nos ofrecieron participar en un proyecto para abrir una vía allí, porque no querían que se adelantaran los americanos. Nos enseñaron una foto y flipamos bastante. Hubo mucha historia mediática, le dieron mucho bombo, sobre todo en Chihuahua.

Nosotros estábamos allí por casualidad. Cuando llevábamos 13 días en la pared no estábamos muy seguros de por donde andábamos. Preguntamos y nos dijeron que estábamos muy abajo. No podía ser, llevábamos 800 metros abiertos, pero nos dijeron que sí que estábamos muy abajo. No nos quedaba casi comida. Dos días después, cuando nos faltaban tres largos para completarla, vimos que empezaban a caer piedras de la pared y nos escondimos. Ese día no hicimos nada. De repente baja un señor, que era médico y espeleólogo. Nos pregunto que cómo estábamos, y después de 15 días en pared no estás en tus mejores condiciones, pero íbamos bien. Nos contó que había salido una noticia en los periódicos en la que se decía que no podíamos ir ni para arriba ni para abajo y que estábamos a punto de morir. La noticia llegó a España y a mi madre, y tuvimos que salir con mucha rabia, porque además no nos faltaba nada. Salimos, llamamos, tranquilizamos la situación y volvimos a la pared.

¿Cómo te iniciaste en el Big Wall?
Yendo a Yosemite en el 96, hice un viaje de 4 meses en el que la idea era hacer 2 meses de deportiva y 2 de grandes paredes. Yo no había dormido en ninguna pared, ni había usado una hamaca, ni probado el artificial. Íbamos a hacer fisura, la habíamos probado en Arizona y no teníamos ni idea. Pero queríamos subir el Capitán. Empezamos a probarlo en libre y era muy complicado. Nos dijimos pues vamos a probar la más fácil y nos fuimos a Zodiac. Nos pillo una tormenta, nos quedamos sin comida ¡nuestra mayor ayuda venía de un manual de Big Wall que llevábamos con nosotros!. Lo pasamos mal, ahora me río. Cuando llegué a la cima cumplí años y me sentí genial. Luego subimos otra y me enamoré de Yosemite.

¿Es más fácil la formación de la artificial que la de libre?
Siempre he dicho que la escalda artificial es una cuestión de atreverse. Hay que saber un mínimo, aprender a manejar los materiales específicos. Si sabes poner un copperhead sabes poner quince. A pesar de lo que pueda pensar la gente yo no he hecho mucha artificial, sí muy intensamente y vías muy largas. Se puede disfrutar mucho. En libre tienes que tener un enorme nivel físico, en artificial es más psicológico. Más técnica que física. Puedes coger tu hamaca y tu comida y pasar los días que quieras en la pared.

¿Cuál es el largo más duro que has hecho?
Uno en el Gigante. Un largo de A4, podría estar graduado de más… Consistía en una zona de bloques muy delicada de tratar, muchos metros, una caída muy mala…

¿Tu recuerdo más amargo?
Muchos no ha habido. La desaparición de Roberta (Nunes) es una experiencia muy muy amarga, como la de cualquier amigo escale o no escale. Y más si has convivido tanto con ellos como yo con Roberta.

Cecilia Buil durante la apertura de Yawira Bat? (VI, 750 m, A4+/gb) al Gigante.- Foto: Col. Cecilia BuilCecilia Buil durante la apertura de Yawira Bat? (VI, 750 m, A4+/gb) al Gigante.- Foto: Col. Cecilia Buil

¿Las cordadas femeninas qué te aportan?
La convivencia es diferente, ni mejor ni peor. Entre chicas podemos entender más nuestras limitaciones, tanto físicas como psicológicas, y sacar más nuestras virtudes. Es como un círculo vicioso, cuantos más hombres hay en una actividad menos mujeres acuden, no por ellos, si no porque nos sentimos como que no cuadramos.

¿Cuándo subes con un chico siempre queda en el subconsciente de la gente que ha sido él el que te ha subido?
Al principio me pasaba bastante. En Yosemite el segundo año cuando bajábamos siempre le preguntaban al chico cual era el largo dificil. Siempre que hay una chica y un chico suelen preguntarle a él. Luego me ha dejado de importar y con él tiempo todos sabemos que hace cada uno.

¿Escalas a largos?
Siempre. No me meto en una pared de la que se que yo sola puedo salir. Es también una cuestión de seguridad y confianza.

Eres de las pocas, si no la única, mujer española profesional de la escalada, ¿es un sueño cumplido?-
Un sueño no, porque no me lo esperaba. Al principio empecé trabajando de guía, en barrancos, trabajé en Méjico, alternaba trabajo y escalada. Me fueron saliendo proyecciones, cursos y pude ir dejando esas cosas para darle todo mi tiempo a la escalada. Pero esto dura lo que dura.

¿No te preocupa el futuro?
No mucho, si no no haría lo que hago (bromea). Hasta cierto punto, como a todo el mundo. Tengo fe en la vida, de alguna manera me lo montare para poder vivir, no morirme de hambre y seguir en la montaña.

Siempre tienes energía, ¿nunca te desmotivas?
Sí, sí lo hago. De echo creo que la lesión me ha venido bien, llevaba unos años muy acelerada y he podido descansar. Ahora me voy a volver a acelerar pero bueno… me gusta. Creo que intento cambiar de estilo de escalada, va más con mi carácter. Alternas y puedes conservar bastante la motivación.

Siempre has sido un poco bohemia e independiente…
Sí, he viajado mucho sola y me gusta. A veces me ha salido bien y otras no. A veces encuentras compañeros y otras no.

El Capitán en Yosemite.- Foto: desnivelpress.comEl Capitán en Yosemite.- Foto: desnivelpress.com

¿Es comprometido meterte con gente que no conoces en grandes paredes?
Sí, he tenido experiencias buenas y algunas no tan buenas. Quizá el carácter, los intereses no son similares y puedes pasar algún mal momento.

¿La escalada y la relación de pareja son compatibles?
Depende de como te lo montes. Os podéis acompañar, compartir… creo que si hay voluntad no hay un modelo de pareja. Si no funciona no creo que sea un problema exterior si no más de ellos. Tampoco creo que sea bueno tener los mismos gustos e intereses. Se pueden confundir las cosas y en mí caso no lo prefiero. Si tienes los mismos intereses parece que es obligatorio contar el uno con el otro. Lo suyo es tener cosas comunes pero ser diferentes.

Tu gran pared favorita…
El Capitán.

¿Cómo has visto la evolución del Campo 4?
Horrible. Antes había un ambiente muy distendido. Ahora casi estás perseguido por los Rangers, sólo puedes estar una semana en primavera, te confiscan las tiendas… Un parque que recibe tres millones de visitas al año y vienen a por nosotros, que somos cuatro gatos y nos pasamos el día en la pared, que ni molestamos. Es una pena.

¿Alguna escaladora que admires?
A bastantes. Desde Josune (Bereziartu) a Catherine Destivelle, Lynn Hill… Yo creo que a todas, sólo por ser una mujer que escale ya la admiro.

Sobre Lynn Hill
Una mujer muy fuerte, adelantada a su tiempo.

Sobre Catherine Destivelle…
Otra crack para su tiempo, hicieron cosas increíbles.

Miriam García Pacual…
Una romántica, su libro Bájame una estrella me impactó y siempre he querido ser como ella, no la llegue a conocer pero me parece una soñadora, debió ser una persona excelente.

Silvia Vidal…
Una valiente.

Helena de Castro…
Impresionante, encantadora y una jabalí.

Miriam Marco…
También como Helena, mucha motivación.

Vuestro proyecto HuEllas, ir sólo chicas… ¿qué esperas?
Me apetece mucho y creo que va a ser muy enriquecedor y muy divertido.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.