CUARTA MONTAÑA VIRGEN MÁS ALTA

Jost Kobusch, primera absoluta del Nangpai Gosum II (7.296 m) en solitario

El joven alpinista alemán de 24 años firma la ascensión del cuarto pico virgen más alto del mundo, situado en Nepal, cerca de la zona del Cho Oyu.

Jost Kobusch
Jost Kobusch
Desnivel.com | 6 comentarios |

El Nangpai Gosum II (7.296 m) es un pico situado en la zona fronteriza entre Nepal y China. De hecho, se trata de la cumbre central de las tres que conforman el Nangpai Gosum, cuya cima principal de 7.351 metros es más conocida como Jasemba (oficialmente, Pasang Lhamu Chuli). La tercera, la cumbre sur, se eleva 7.240 metros. La cuestión es que el Nangpai Gosum II constaba hasta ahora como la cuarta montaña virgen más alta del mundo… hasta ahora.

El alemán Jost Kobusch, de tan solo 24 años de edad, ha realizado la primera absoluta de este pico. Fue el pasado 3 de octubre y, además, lo ha hecho en solitario. Él mismo lo cuenta en su blog con el siguiente relato:

El Nangpai Gosum II estaba considerada como la cuarta montaña virgen más alta del mundo. Había sido intentada anteriormente por un equipo de guías de montaña franceses, pero sin éxito debido a las condiciones demasiado secas y las frecuentes caídas de piedras.

El 12 de agosto, partí de Alemania hacia Nepal, y llegué al campo base tras la aclimatación el 5 de septiembre, para intentar una ascensión en solitario de esta técnica ruta. Durante las siguientes semanas, transporté mi carga (incluyendo 500 metros de cuerdas) hasta la montaña. La idea era fijar estas cuerdas en los pasos más técnicos, para que sólo los tuviera que hacer en solo una vez y me permitieran un rápido descenso en caso de mal tiempo o lesiones. El 25 de septiembre, intenté montar el campo 2 donde el equipo francés había vivaqueado en el punto más alto alcanzado, a unos 6.600 metros.

Uno de los problemas con esta ruta es que es una cara sur y cuando el sol está alto el hielo se deshace rápidamente y expone el granito, lo que convierte la escalada en difícil y manda un bombardeo de rocas. Por otro lado, si nieva, recibes avalanchas sobre la ruta regularmente. Durante la ascensión, escalé en solo un muro de hielo de 80º a unos 6.300 metros de altura, ya que me encontré condiciones muy secas en la parte más alta, que ser reveló como un cuello de botella. La única manera de continuar era pasar por ahí, pero el hielo era demasiado delgado y frágil y terminó en piedra lisa. Para conseguir una visión general y colgar mi petate, construí una reunión con mis dos piolets y un tornillo de hielo conectado a un triángulo. Cuando empecé a clavar un pitón con uno de mis piolets, se arrancó toda la reunión. Me dejó colgando solamente del pitón a medio clavar.

El sol era simplemente tan intenso que lo derritió todo bajo el tornillo y los piolets. Después de casi estrellarme montaña abajo, decidí regresar debido a las condiciones. Me sentí mucho más seguro cuando escalé el Annapurna (8.091 m), considerado como una de las montañas más peligrosas. En plena noche, alcancé mi campo 1 (6.100 m), los tornillos se habían ido derritiendo por el sol y las cuerdas se habían cortado por una gran caída de piedras. Yo mismo recibí varios impactos y por suerte no quedé herido de consideración… ¡menudo día!

De vuelta en el campo base, el cocinero y su ayudante se preparaban para abandonar la zona, pero no les podía dejar marchar hasta sentir que lo había intentado todo. Así que decidí intentar una ruta alternativa en mi estilo favorito: solo ligero y rápido. Empecé de nuevo el 30 de septiembre y dejé la mayor parte de i equipo en la base de la montaña. Cogí una cuerda ligera para ser capaz de rapelar sólo con un arnés en caso de rescate con helicóptero y empecé a ascender a las 3:00 horas de la madrugada, cuando había menos avalanchas. Desde mi campo base avanzado (5.600 m) fui para arriba y en travesía hasta el campo 1 (6.400 m), desde donde fui hasta el campo 2 (6.840 m) al día siguiente. Desde aquí, empecé a las 22:00 horas y escalé de noche hasta alcanzar la arista. El plató somital me dejó luchando a través de nieve polvo casi hasta la cintura de camino a la cumbre, que alcancé el 3 de octubre a las 10:25 horas de la mañana. Aunque el viento de algo más de 60 km/h hizo que pasara poco tiempo en este lugar virgen.

Cuando llegué al campo base descubrí que todo el mundo se había ido y que el fotógrafo Raphael Schardt esperaba en una única tienda mi regreso.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.