HOY CUMPLE 50 AÑOS

Marianne Chapuisat, la pionera del ochomilismo invernal femenino

La alpinista suiza (Vevey, 1969) celebra su 50º cumpleaños hoy, 17 de enero de 2019. Repasamos la trayectoria de la primera mujer que coronó un ochomil en invierno, con el Cho Oyu de 1993.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:

Marianne Chapuisat cumple hoy, 17 de enero de 2019, 50 años. Hay una página de la historia del alpinismo dedicada a esta suiza, profesora de educación física y francés y aficionada a la montaña. Se trata de la página que cuenta la primera ascensión femenina a un ochomil en invierno, ocurrida el 10 de febrero de 1993 en el Cho Oyu. Además, fue la única en 25 años, hasta que Elisabeth Revol coronó el Nanga Parbat en 2018.

Lo cierto es que Marianne Chapuisat nunca ha sido una alpinista a tiempo completo. Ella misma explica con sinceridad que la montaña ha sido una pasión a lo largo de su vida, que ha escalado cascadas de hielo con su amigo Erhard Loretan, que reside en un pueblecito de los Alpes y que las actividades al aire libre son un pilar pero no lo único que hay en su vida.

La historia del Cho Oyu invernal

A principios de 1993, Marianne Chapuisat contaba solo con 23 años y nunca había escalado más allá de los 6.960 m del Aconcagua (1991). Así que un ochomil invernal no parecería el paso más lógico en su carrera. Pero se enamoró de un chico argentino que se iba al Cho Oyu ese invierno y que la invitó a irse con él… y aceptó.

En Nepal se juntaron con la expedición andaluza liderada por Lolo González y siete de ellos alcanzaron la cumbre en menos de un mes de campo base. El primer grupo de cumbre (González, Manuel Morales, Manuel Salazar y Fernando Guerra) coronó el 8 de febrero, mientras que Marianne Chapuisat, con Miguel Ángel Sánchez y Luis Arbues, lo lograron el 10 de febrero.

“Tuve la suerte del principiante”, reconocía la alpinista suiza en una entrevista concedida a Desnivel.com en 2014, y aseguraba que “hice cumbre por casualidad, porque no tenía ni idea de nada… No tenía ni mono de plumas, y me lo prestó el sirdar, que se quedó en el campo base. Yo ya estaba contenta por pasar los 7.000 metros, que era mi récord de altura”.

En esa conversación, recordaba “mucho frío, mucho viento y días muy cortos en los que nunca puedes recargar la batería poniéndote al sol… No podría vivirlo otra vez”. Eso sí, aquella vez gozaron de buenas condiciones y pasaron casi una hora en la cima.

G-I, G-II y Nanga con Al filo de lo imposible

Después del Cho Oyu, Marianne Chapuisat continuó con su vida y no regresó a los ochomiles hasta el año 2000, cuando realizó un intento al Everest por la ruta normal de la cara sur hasta los 8.600 m. Allí coincidió con la gente de Al filo de lo imposible lo imposible, y se integraría en su equipo en dos expediciones a Pakistán: en 2003, hizo cumbre en Gasherbrum II y Gasherbrum I; y en 2005, coronó el Nanga Parbat.


 
Lecturas relacionadas
Revista Desnivel nº 391. Enero 2018

Desnivel nº 391

En este número: Escaladas en el Sahara: Hoggar. El Rey Pirenaico: Pic …

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.