EXPLORANDO

Francisco Marín, padre mutante

Este escalador catalan de 54 años, padre del fortísimo Edu Marín, se anotaba el mes pasado su primer 8b y continúa superándose con cada escalada. Hablamos con él sobre deportiva, familia y motivación.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Francisco Marín, 8b con 54 tacos.- Foto: desnivelpress.comFrancisco Marín, 8b con 54 tacos.- Foto: desnivelpress.com

Francisco Marín se llama. El novato le llaman. Entre otros muchos éxitos en la vida, el más grande ha sido cuidar de su familia. Seguro que el apellido os suena. Es el padre de Edu Marín (¿os acordáis de La rambla), y para él es un orgullo estar un escalón por debajo de su hijo en esto de la deportiva. Aunque no es un escalón tan grande. Este catalán de 54 años se anotaba el mes pasado Espíritu rebelde, un 8B en el sector de las Ventanas en Rodellar, donde, por cierto, ha abierto otras cuatro vías últimamente, entre ellas un 8b de 40 metros alumbrado como Al límite: «una buena vía, con buenos alejes y para gente que necesite adrenalina», recomienda Francisco.

Empezó con la espeleología, con 13 años y fue entre cuevas y humedades donde recibió su apodo. Ha pasado por vías largas, por grandes paredes y ahora, en la primavera de una vida que ha cargado de emociones se dedica a darle a los buenos extraplomos. Es junto a los padres de Ramón Julián o Pablo Barbero, entre otros cuantos, uno de esos raros ejemplos de madurez eléctrica. Os toca disfrutarle.

Edu Marín en Edu Marín en «Broadway» (8c+) en Siurana.- Foto: desnivelpress.com

¿Cuándo empezaste con la deportiva?
Cuando empezó Edu, un poco antes tal vez. Hará diez años. Ahora tengo 54 y comencé con 44, acompañando a Edu en bonitos sectores de Francia o Rodellar. Cuando le veía sobre esas inmensas paredes de 40 metros me puse las pilas y empecé con los 7a+.

¿Cuáles consideras las mejores vías que te has llevado?
Son innumerables, recuerdo desde las de octavo grado hasta las de sexto. En todas he disfrutado y aprendido. Eso sí, mi escuela preferida es sin duda Rodellar.

¿Conoces otros padres escaladores con hijos escaladores?, ¿están a tu nivel?
Sí, conozco más. Están haciendo vías largas, de cuatro o cinco tiradas que combinan con la deportiva. No han alcanzado el grado que he alcanzado yo aún, pero hay muchos haciendo grandes cosas.

¿Recuerdas como te aficionaste a la escalada?
Perfectamente. Empecé con la espeleo, con 13 o 14 años. Un día cogimos unas cuerdas de espeleología y nos fuimos a Figaró. Cuando conocí aquello supe que no podía dejarlo y nunca lo he hecho. Tenía 15 años.

¿Hasta donde querrías llegar?
Lo principal es escalar y pasarlo bien en compañía de buena gente. Aunque aquel que practica deportiva y dice que el grado no le importa, probablemente, es mentira. Siempre quieres ir a más, probar cosas nuevas. Es importante conocer lugares y paredes más bonitas, más duras… hay que ir probando. No tengo metas, con 48 años alcancé el 7b y me gustaría llegar al 8c u 8c+. Creo que puedo conseguirlo.

¿Te picas con edu en alguna vía?
Bueno me picaba cuando Edu empezaba con 12 años. Ahora la verdad sería un poco absurdo, está muy por encima.

De Izquierda a Derecha: Ramón Julián y su padre, Francisco Marín y su hijo Edu.- Foto: desnivelpress.comDe Izquierda a Derecha: Ramón Julián y su padre, Francisco Marín y su hijo Edu.- Foto: desnivelpress.com

¿Qué te dice tu hijo cuando escalas vías como Espíritu rebelde ,8b?
Me felicita muy entusiasmado. Él dice que el 8b es un grado importante dentro de la deportiva y que no se lo imaginaba. Me anima y le gusta que lo consiga.

¿Hay algo de envidia sana hacia tu hijo Edu?
No, es mi hijo. Todo lo que haga, y más cuando me supera, es un orgullo como padre. Tengo otro hijo (Alex Marín) y con ambos me siento muy feliz porque aspiran a superarme a todos los niveles. Un padre siempre quiere lo mejor y se siente enormemente feliz cuando ve como sus hijos avanzan cada día y se hacen mejores que uno mismo.

¿Escaláis mucho juntos?
Sí, algunas veces, cuando podemos. Hoy me ha llamado para ver si quería ir con el y la verdad es que me encanta.

¿Te motiva ver a tu hijo realizar vías tan duras?
Personalmente me motiva acompañar a mi hijo, verle en esas rutas. Él me hizo abrir los ojos, verle escalar… había días que me pasaba asegurándole y al final le decía «eh, mañana escalo yo, que me toca o me bajo para España». Es muy sufrido para un escalador asegurar tanto tiempo sin poder probar las vías, pero me gusta muchísimo verle escalar y moverse.

En casa y en tu casa sufrirán el doble, ¿que opina tu mujer de la escalada?
La verdad es que mi mujer se ha acostumbrado. Llevamos 28 años, una vida, y siempre nos ha apoyado. Es más, hasta la he convencido para que escalará, ha superado su vértigo y hace poco hizo conmigo una ferrata de unos doscientos metros.


 
Francisco y Edu Marín en la sala :Climbat.- Foto: desnivelpress.comFrancisco y Edu Marín en la sala :Climbat.- Foto: desnivelpress.com

¿Entrenas habitualmente?
Antes entrenaba mucho en plafón, este último año, por unos problemas físicos, lo he dejado y llevo todo el año escalando en roca. El trabajo suele dejarme unos 4 días para irme a la roca durante la semana.

¿Hasta cuando seguirás escalando?
Pretendo llegar al 8c u 8c+ antes de los sesenta. Pero escalar lo voy a hacer hasta que el cuerpo aguante, hasta que no pueda más.

¿Existen límites en la deportiva?
Ya lo dijo Messner, no hay límite. El ser humano, los deportistas, no paran de batir records, de superar marcas. En la escalada los jóvenes están concienciándose de que hay que entrenar, superarse en los conocimientos. Existen muchas escuelas y las nuevas generaciones vienen muy fuertes. Esto no va a parar y muy difícilmente conoceremos límites.

¿Te arrepientes de no haber empezado antes con la deportiva?
No, en absoluto. He hecho lo que quería, he disfrutado mucho, hecho muchos amigos y guardo muy bellos recuerdos. Y eso no me lo quita nadie. Ahora estoy igual de motivado con la deportiva como en mis mejores tiempos, con 24 o 23, en Picos de Europa, en el Midi d´Ossau… soy capaz de hacer 1.000 kilómetros para pasar dos días escalando.

¿Cuál es tu futuro en esta disciplina?, ¿has pensado ya en algún 8c en concreto?
Pues por ejemplo en Rodellar lo quiero probar todo y fuera hay lugares maravillosos. Quiero ir a El Chorro, a Cuenca… Lo cierto es que Rodellar es lo que más me gusta porque son extraplomos y no se me inflaman los tendones de la mano, muchas chorreras… no como en Siurana y sus regletas que termino con las manos que no las puedo ni cerrar. Aún me queda mucho por hacer y mucho por probar.
Respecto al 8c todavía no lo he pensado, tengo los pies en el suelo. La ilusión está ahí, pero continuaré con muchos 7a y 6c a vista, eso se lo recomiendo a todo el mundo. Si llega algún día el 8c pues bienvenido sea, pero lo principal es escalar todo tipo de vías y sobre todo, disfrutar.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.