ENTREVISTA

Leo Dickinson, reeditando en HD el documental ‘Eiger solo’

El documentalista y aventurero inglés reflexiona sobre un sinfín de cuestiones a partir de la película Eiger Solo, que realizó a principios de los ochenta sobre el Eiger y la ascensión de Eric Jones en solitario. Actualmente Dickinson está reeditando en HD el documental, añadiendo algún que otro detalle que esperamos ver antes de fin de año.

Carátula de Eiger solo  ()
Carátula de Eiger solo
| No hay comentarios |

En 1981, Eric Jones se convertía en el primer británico que lograba escalar en solo la norte del Eiger. La hazaña de Jones fue seguida por el documentalista y aventurero inglés Leo Dickinson, quien rodó uno de los mejores documentales que se han rodado sobre el Eiger y su historia. En 1978 Dickinson había rodado Everest Unmasked, donde ilustraba en profundidad la gesta de Reinhold Messner en el Everest, contando con Eric Jones y un gran número de escaladores a nivel internacional. Su fama de perfeccionista y su habilidad con las cámaras a gran altitud le llevaron incluso a participar como cámara en las series National Geographic Explorer y The Living Planet, a sobrevolar en globo el Everest en 1991 (fue el primer ser humano en lograrlo), a viajar a los campos de hielo en la Patagonia y a realizar y filmar saltos base realmente impresionantes.

Eiger Solo no sólo narra la escalada de Eric Jones en la norte del Eiger, sino que repasa de arriba abajo la historia de la montaña, desde los primeros intentos protagonizados por alemanes y austriacos con los nazis instalados en Kleine Scheidegg, pasando por la muerte de John Harlin y llegando hasta los años ochenta. Actualmente Dickinson está reeditando en HD el documental, añadiendo algún que otro detalle que esperamos ver antes de fin de año.

Leo Dickinson es un viejo conocido, pues a finales de 1992 Ediciones Desnivel publicó Filmando lo Imposible, un libro lleno de imágenes que resumían parte de sus viajes en busca de aventuras…
…Ya hablaremos, pues junto con el respeto que os tengo, debo decir que tengo una buena colección de artículos y material para varios libros más…

Si hablamos de Eiger Solo, tenemos que hablar de su protagonista. ¿Cuándo se conocieron Leo Dickinson y Eric Jones?
Conocí a Eric en el País de Gales, a finales de los años sesenta, y desde entonces ha participado en muchas de mis expediciones.

¿Cómo se unió al proyecto el actor Ian Holm?
Le elegí porque su voz es perfecta. Tiene la fuerza, el humor y la pronunciación ideal para el proyecto, incluso pronunciando en alemán.

¿Cuánto tiempo invirtieron en la filmación de Eiger Solo?
Invertimos varios años, esperando a que el Eiger se encontrara en condiciones. Buscamos las condiciones correctas para rodar y esperamos el tiempo que fuera necesario. Iniciamos el rodaje en 1981, paramos casi un año para rodar Cinco Días un Verano (1982) y a finales del mismo año acabamos de rodar, con la intención de tener el filme preparado para su estreno en 1983.

¿Puede contarnos algún detalle del rodaje de Cinco Días, Un Verano (1982), el último filme de Fred Zinneman con Sean Connery (quien se parece muchísimo a Eric Jones), donde usted colaboró como cámara?
Fue un rodaje impresionante, todos nos llevábamos bien y recuerdo que Fred, como quería que le llamáramos (Zinneman), se sentía como en casa. Era un gran entusiasta de la montaña y los escaladores, recuerdo que todos los sábados por la noche, durante casi dos meses, nos reuníamos todo el equipo del filme y repasábamos las principales películas de Fred Zinneman. Pude charlar muchas horas con Sean Connery, un tipo realmente sensacional. Coincidimos con Sean y Eric Jones y estuvieron bromeando sobre el color de la piel de ambos en alta montaña. Hay tantas y tantas anécdotas… Incluso llegué a plantearme utilizar la voz de Connery para Eiger Solo. Sean era un gran fan de mi película de Eric y hablamos sobre ello con detalle, no obstante, pensé con humildad que si utilizaba a Sean Connery, su potente voz y su nombre podrían eclipsar el trabajo, el esfuerzo y la imagen de Eric Jones. Piensa que por aquel entonces Connery volvía a meterse en la piel de James Bond en Nunca Digas Nunca Jamás (1983) y no quería que el documental se publicitara como James Bond en el Eiger. Ian Holm quedaba mucho menos intrusivo, y con una voz realmente perfecta, potente. Puede que algún día cuente con Connery, ahora que está totalmente alejado del mundo del cine.

Volviendo a Eiger Solo, ¿cuántas cámaras utilizó para el rodaje, incluyendo el helicóptero?
Creo que unas seis. En la película utilizamos una lente teleobjetivo de 800 mm Canon instalada en  una cámara de cine Beaulieu de 16 mm.

En el documental, Eric Jones nos explica muchos detalles técnicos. ¿Hasta que punto participó en el guión?
La película se basa en su historia y en sus aportaciones. En todo momento formó parte del proceso creativo durante los tres días que pasó escalando en solo la norte del Eiger.

¿Cómo podría definir la magia del Eiger?, ¿por qué al pronunciar su nombre tantos y tantos alpinistas y escaladores se han sentido fascinados?
Una palabra: dificultad. El Eiger es igual que su nombre “El Ogro”, representa la maldad, la dureza… en el mundo de la escalada extrema. Es la gran pared, clásica e histórica, única en el mundo. Hoy en día podemos encontrar la pared mucho mas equipada que antaño, lo que ha facilitado en parte, solo en parte, su escalada. Pero creo que es la recopilación de historias y el trabajo de los pioneros que abrieron las primeras vías lo que convierten al Eiger en lo que es.

¿La considera única y espectacular o la norte del Matterhorn es más potente? 
Por supuesto que la norte del Matterhorn (rodé allí una película con Eric Jones) es más elegante o bella, pero su historia y la historia de la conquista del Matterhorn en general es muy distinta a la del Eiger. Eran otros tiempos, otros orígenes (año 1865) y nunca tuvo las connotaciones políticas (nazismo) que tuvo el Eiger. Ambas son dos montañas que hay que tomar muy en serio, pero sólo el Eiger captura la esencia de una cara norte extrema.

Toni Kurtz, John Harlin… la historia y la evolución del alpinismo y la escalada está llena de sangre y de dramas humanos, pero sin ellos, la evolución personal y técnica en la alta montaña no existiría. ¿Cómo valora la dificultad en la pared?
El Eiger ha escrito su propia historia. El Eiger es la historia del Eiger… es una montaña aparte. Puede que tengamos que lamentar muchas mas vidas en el Everest, pero la gente no sube por una pared de casi 2.000 metros con una caída vertical tan impresionante. Hoy en día cualquiera puede escalar el Everest si tiene suficiente dinero para pagar a los sherpas, pero la mayoría de esos ‘turistas’ no podría subir por la norte del Eiger (ni al Everest sin cuerda fija).

La recreación de la caída de John Harlin se rodó con un saltador profesional, tal y como podemos ver en los extras del DVD. ¿Cuántos saltos se grabaron?
Rodamos la escena seis veces. Nos fuimos a Florida (EE.UU.) para practicar el salto en paracaídas cayendo en el agua (se realizaron 30 saltos). No hay que olvidar que en alguno de los saltos, yo también salté con mi amigo.

Sabemos que está editando de nuevo el filme en alta definición, con Red Bull como sponsor. ¿Cuándo podremos tenerlo en Blu-Ray?
Muy pronto.

¿Qué opinión le merecen las películas de montaña de ficción que se están rodando últimamente?
Creo que inventar buen cine de ficción rodando o ambientando la acción en zonas de montaña es muy difícil, y más cuando parece que todo lo que se inventa tiene que ser a la vez melodramático. Lo siento pero me es imposible recordar una película de montaña de ficción con un buen guión.

En películas como Licencia para Matar, de Clint Eastwood, o en Norwand se muestra el Eiger desde puntos de vista muy distintos, pero bastante espectaculares. En el caso de Nordwand se incluyen detalles históricos muy interesantes… pero muy probablemente el espectador no llega a identificarse con el protagonista, algo que sí sucede con Eric Jones en Eiger Solo. ¿Cree usted que un buen documental puede llegar a superar en espectacularidad a una película de montaña de ficción?
Sigo pensando que todo depende del guión. Licencia para Matar (The Eiger Sanction, 1975) fue una película ridícula, nadie acabó de entender la trama. Y recuerdo un filme sobre el K2 made in Hollywood que era incluso peor, con escaladores hablando por el móvil mientras están colgados en una pared, descansando en un lugar donde nadie descansaría, ¡¡¡y encima colgados de etriers!!! ¿En qué siglo se inventó eso? No he visto Norwand (2008), pero creo recordar que tuve una entrevista con su director. Si no me equivoco, gran parte de la película se rodó en una cámara frigorífica de Munich. Pienso que un buen drama en la montaña siempre necesitará un guión decente.

Mirando hacia atrás en perspectiva, ¿cuál es la aventura que recuerda con mas cariño? ¿Cuál es la aventura más emocionante de su vida?
Nuestra expedición cruzando el Gran Campo de Hielo en la Patagonia fue una de las experiencias o aventuras mas impresionantes que he vivido. Estábamos Eric, yo mismo y un irlandés llamado Mick Coffey. Los tres pasamos 52 días solos, sobreviviendo en condiciones extremas. Escalamos dos volcanes, uno fue el Cerro Mimosa, que no teníamos previsto escalar. Fue mi mejor aventura, sin duda. Nada de radios, ni teléfonos móviles, ni tan siquiera una copia de seguridad… solo nosotros, totalmente en autosuficiencia, descubriendo el verdadero significado de la palabra aventura. Hoy en día, mucha gente utiliza la el término  ‘aventura’ cuando en realidad deberían llamarlo ‘Shopping Adventure’.

Bajo su punto de vista, ¿cree que la montaña o los deportes de montaña pueden curar o ayudar de algún modo al ser humano, a nivel emotivo y psicológico, actuando como si de un catalizador de emociones se tratase?
No sé si la montaña puede curar o no. Soy ateo desde los 7 años y creo en el ser humano, aunque pienso que, tristemente, muchísima gente en las grandes ciudades del mundo no logra encontrarse a si misma. Pocos son los que logran tener momentos de tranquilidad y soledad, eso es algo que solo se puede encontrar lejos de la civilización, en la montaña. Quienes no logren encontrar dicha paz y tranquilidad, nunca llegarán a encontrarse a sí mismos y menos enfrentarse a su propia muerte. Nunca han estado solos y muchos no saben lo que es el peligro. El peligro es una fuerza necesaria que cada ser humano necesita experimentar para ganar en experiencia. Cada persona es distinta y cada uno tiene delimitada su “zona de confort”. Entiendo que cada persona tiene que marcarse sus límites, pero es necesario que cada uno sepa hasta donde puede llegar para poder experimentar realmente cuáles son sus emociones más profundas. La montaña y el peligro ponen a prueba nuestras emociones, adentrándonos en un mundo donde no hay instrucciones, ni guías, sólo nuestro propio aprendizaje, nuestras emociones y el miedo a la muerte.

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.