EXPLORANDO

Rolf Bae fallecía en el Chogori

El noruego Rolf Bae, el explorador polar y alpinista más aventajado de su generación, fallecía en el Chogori cuando realizaba su segundo intento a la montaña, en compañía de su mujer, Cecile Skog, quien logró sobrevivir a la catastrófica experiencia.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:

Rolf Bae tenía 33 años cuando la tragedia del K2 le cogió atascado en el cuello de botella. Había hecho cumbre, en su segunda tentativa a la montaña, pero demasiado tarde, alrededor de las 19 horas. Un error en la colocación de las cuerdas fijas obligaba a las dos decenas de expedicionarios que atacaron en conjunto la cima a retrasarse, una más de las causas que se alinearon para que durante el descenso se produjese la mayor catástrofe himaláyica moderna, que ha dejado un saldo, hasta el momento, de 11 alpinistas desaparecidos. Junto a Rolf, marchaba Cecile Skog, su esposa, con quien también compartió el primer intento a esta “montaña de las montañas”. Ella lograba descender pero Rolf encontraría su descanso a 8.000 metros.

Nació en Noruega, en 1975, y a la historia de la exploración pasará como uno de los grandes aventureros polares y alpinistas de su generación. Se había especializado en la supervivencia, faceta compartida por Cecile, que durante un tiempo fue la única mujer que había completado las Siete Cimas. Portento físico y mental, con 26 años, el noruego cruzó la Antártida en compañía de Eric Sønneland, completando la mayor travesía sobre esquís hasta la fecha, récord que sería batido por Rune Gjeldnes en 2006.

Fue libre, de ir y venir entre campos de hielos, de permanecer a merced del viento y soportar la inclemencia de los eventos polares. En cinco meses, comprendidos entre diciembre de 2005 y abril de 2006, Rolf alcanzaba el Polo Sur y el Polo Norte, por ese orden, viaje que compartiría con Cecile, primera mujer en lograrlo, el primero con esquís y el segundo con pulkas.

Un noruego preparado

Cecile Skog, exploradora y esposa de Bae.- Foto: Col. Cecile SkogCecile Skog, exploradora y esposa de Bae.- Foto: Col. Cecile Skog

Su entrega al mundo de los hielos le llevó a fundar la compañía Fram, especializada en aventuras polares, y además tomaría parte en los últimos proyectos de la Internacional Polar Fundation, en la que compartió espacio con algunos de los grandes exploradores de hoy, Ann Bancroft y Victor Boyarsky incluidos.

Rolf llegó a recorrer más de 2.100 kilómetros en canoa sobre aguas nórdicas y formó parte del equipo que este año, y que le sirvió de aclimatación para su ascensión al K2, repetía la improbable ruta noruega a la Gran Torre del Trango (6.286 metros), en el Karakorum, firmando junto a Stein Ivar Gravdal, Bjarte Bø y Sigurd Felde la primera repetición de un itinerario que acabó, durante el descenso, con dos de sus aperturistas, en 1984. El equipo del que Rolf formaba parte pasaba 27 días trabajando en la pared para superar los 1.370 metros de VII, WI3, 5.10+ y A4 del Espolón de los noruegos.

Rolf, al igual que Cecile, estaba ampliamente preparado para probar suerte, de nuevo, en la segunda montaña más alta del planeta; para muchos, el ochomil más diabólico, arriesgado y hermoso.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.