EXPLORANDO

Martín Elías, un pirineísta convencido

El riojano afincado en Pau es un fanático de las aperturas en Pirineos, y ha escalado nuevas rutas de gran dificultad en casi todos los macizos pirenaicos. Es miembro del EEA y a la vez hermano de su director, Simón Elías. Hablamos con él para conocerlo un poco mejor.

Martín Elías
Martín Elías
| 3 comentarios |

Martín Elías es el hermano menor del director del Equipo Español de Alpinismo, Simón Elías, que fue precisamente quien le insufló el virus del alpinismo a través de la escalada. A sus 28 años, se define como “carpintero de profesión, que cambió de domicilio a Pau con la excusa de unos estudios de carpintería”. En pleno corazón del Pirineo francés “descubrió la cordillera y a la gente que la habita”. Asegura que “no puede pasar más de una semana sin saber qué sucede por las paredes de Ordesa, Gavarnie o Peña de Sín”. Lo que más le gusta es “abrir vías en buena compañía, y sueño con repetir todas las vías que ha abierto Christian Ravier, pero me temo que necesitaré dos vidas”.

A pesar de esa constatación, de momento no pierde el tiempo y su nombre ya figura en compañía del de su hermano en la primera repetición de La ruta de Shakelton (170 m, WI6, M9) en el Valle de Izas; junto a Christian Ravier y Vincent Séger en la apertura de Caramba (400 m, 7b, 6c obl.) en el Midi d’Ossau; o con Manu Córdova en la repetición de Substance ordinaire (grado 7, X) en Troumouse.

¿Cuándo empezaste en esto del alpinismo?

Llevo escalando de la mano de mi hermano desde hace muchos años pero realmente alpinismo hago desde que vine a Pau, hace cinco años.

¿Cuál ha sido tu evolución/trayectoria hasta ahora?

Empezé haciendo montaña con la familia, luego escalando con Simón y ahora descubro los Pirineos.

¿Cuáles han sido las actividades realizadas más destacables o de las que te sientes más orgulloso?

Una actividad que me marcó mucho fue la repetición del Diedro Amarillo, una vía histórica del 64 que treinta años más tarde sigue dando un miedo que te cagas. Fui con un buen amigo, Remy Labouri; es una escalada delicada sobre roca a veces dudosa. Impresionante cómo en 1964 los hermanos Ravier, con B. Grenier, se subieron por allí, y sin una sola chapa. Eso es lo que más me marcó de toda la escalada.

¿Cómo te defines como alpinista? ¿Cuáles son tus puntos fuertes y tus facetas menos desarroladas?

Soy un pequeño alpinista todavía, muy motivado pero con poca experiencia. Mi punto débil, sin duda, la escalada deportiva. Soy vago para ir a hacer deportiva, prefiero ir a repetir una vía de 6a a un lugar que no conozco que ir a entrenar a los desplomes, pero con la ayuda de J.C. Villacampa, que me llama sin cesar para ir a escalar, creo que mejoraré bastante.

¿Cuándo entraste a formar parte del EEA?

Entré en el equipo en 2009, en unas pruebas de selección donde me temblaba todo. Tenía miedo de no estar a la altura.

¿Cómo afrontas esta temporada 2011?

Motivado… Hay un programa muy interesante y tengo ganas de empezar a escalar en roca para Pakistán; es muy motivante.

¿Qué esperas del EEA? ¿Qué te aporta pertenecer a él?

Es un medio para hacer actividades de alto nivel. La verdad es que somos los niños mimados, tenemos viajes, ropa y gente excepcional a nuestro alrededor, esto nos permite trabajar menos y poder dedicarnos a escalar un poco más, y promover el tipo de escalada que nos gusta.

¿Qué ambiente se respira entre los miembros del equipo?

Créeme, son gente cojonuda, nos conocíamos todos antes de entrar y ahora somos  buenos amigos, muy buenos, pero hay algo que echamos todos muy en falta: esa risa tan especial, esas bromas en el momento adecuado, ese pequeño punto… echamos mucho de menos a Dani.

¿Y con los técnicos?

Los técnicos son gente extraordinaria, tenemos una suerte enorme de contar con gente como Javi Martín y Mikel Zabalza, que tanto el uno como el otro son una fuente de motivación gigantesca.

¿Cómo se vive eso de que el director del equipo sea tu hermano?

Nos conocemos bien y es una suerte. Creo que, si Simón no me hubiera animado a entrar, no me habría atrevido. Además, es una excusa perfecta para pasar tiempo juntos; Simón viaja mucho, y así sé que, por lo menos, en las concentraciones nos podemos ver. Él es el hermano mayor y por eso le respeto mucho: de pequeño, el que me llevaba los guantazos era siempre yo, así que el hecho de que sea el dire no es problema. También fue él quien me enseñó a escalar y a otras muchas cosas, por eso pas de probleme, es cojonudo que esté ahí.

¿Cuáles son tus planes y tus sueños de futuro en este deporte?

Mis planes… escalar, escalar y escalar, viajar, terminar la formación como guía de alta montaña, vivir más cerca de las montañas, abrir todas esas líneas con las que sueño, reirme mucho de todo… sobre todo eso.

 

Lecturas relacionadas

 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.