LLEVABA 14 AÑOS SALTANDO CON TRAJE DE ALAS. MAS DE 250 SALTOS BASE, 2.600 SALTOS....

Armando del Rey: “El accidente de Álvaro Bultó ha sido mala suerte”

Armando del Rey, su amigo y compañero en el equipo Proyecto Alas, que volaba detrás de él cuando cayó, explica los detalles de un accidente inesperado, en un salto sin dificultades técnicas y que habían hecho muchas veces. «Es como el piloto de Fórmula 1, que sale del circuito, se va con su coche a casa y se mata en un accidente».

Autor: | 35 comentarios | Compartir:
Álvaro Bultó  ()
Álvaro Bultó

Álvaro Bultó era uno de los más consumados especialistas en el vuelo con traje de alas. Llevaba unos 14 años practicando con estos trajes que permiten vuelos más largos y controlados con el cuerpo, y otros siete haciendo salto base. Además, había realizado en numerosas ocasiones el salto en el que tuvo el accidente que le costó la vida, que no era especialmente complicado (dentro lo que es este deporte). Armando del Rey, amigo y compañero del equipo del Proyecto Alas, volaba justo detrás de Álvaro cuando este se desequilibró y cayó en un vuelo picado. Cuenta los detalles de un accidente que achaca a la mala suerte.

Tú estabas cerca cuando ocurrió el accidente, ¿verdad?
Sí, estábamos en Suiza, en un salto que hacemos mucho y que es «facilito», no tiene ninguna complicación comparado con alguno que hemos hecho estos días atrás. Ha saltado primero Santi [Corella], luego Álvaro y luego yo detrás. Íbamos volando cerca de la pared, pero con seguridad, y se ve que en algún momento se ha acercado demasiado, parecía que iba a darle a un saliente que había, ha girado para evitarlo pero ha hecho el giro demasiado brusco y ha picado, como cuando gira un avión y se va un poco de cabeza… No ha podido recuperar esa picada ha tocado con el talud y ya nada…

Por lo que dices ¿era un salto «habitual» y para nada peligroso?
Sí, es un salto «de toda la vida», habitual. Ha sido un accidente de muy mala suerte, sin hacer nada arriesgado… Hemos estado tres días volando en otro valle donde hay algún salto que es un poco complicado en el que te metes por una grieta en una gruta de la que tienes que salir, y que dices “¿qué estoy haciendo?… estoy arriesgando más de lo normal”. Pero aquí no.

Ha sido, como dices, por intentar esquivar un saliente…
Tampoco lo hemos visto muy bien, porque íba con distancia… No sé, a lo mejor iba volando cerca de la pared y se ha desastibilizado por algo, o ha cogido el rebufo de Santi… no está muy claro. Yo pienso que ha visto algo demasiado cerca, porque sí he visto el giro que ha hecho y he pensado que era un giro muy feo, y se ha ido para abajo.

¿Volaba alto respecto al suelo?
Sí, iba alto, pero había un talud debajo que estaba cerca. Al girar tan brusco, caes hacia abajo, y al caer ha dado en el talud, no era una caída limpia. Si le coge con más altura hubiera podido salir, pero estaba ese talud cerca… es mala suerte, un cúmulo de circunstancias…

«Cualquier fallo se convierte en un gran accidente porque apenas hay margen de error».

Está habiendo muy mala suerte con el salto BASE últimamente…
Llevamos una semana… Hace unos días Mario Richard, marido de Steph Davis. Unos días antes Mark Sutton. Siete bajas en pocos días. En salto BASE cualquier fallo se convierte en un gran accidente, porque apenas hay margen de error.

Todos estos accidentes tan seguidos, ¿harán reflexionar sobre el salto BASE?
Yo creo que son rachas… Es un deporte que tiene sus riesgos y hay que asumirlos. Álvaro Bultó tenía mucho nivel, y en este salto que hacíamos hoy no hemos asumido riesgos extraordinarios. Es un salto que hacemos siempre…volando bien… Lo que ha ocurrido hoy es un accidente como cualquier otro, que te puede ocurrir haciendo otra actividad, porque no tomas un riesgo excesivo.

Tu ibas detrás de él pero a distancia, ¿no?
Sí. Primero ha saltado Santi Corella, porque Álvaro iba a grabar a Santi, y yo iba a grabar a otro compañero que iba con nosotros. Yo he seguido su misma trayectoria durante un rato, luego yo ya me he girado hacia un lado y ha sido cuando ha ocurrido el accidente. Al aterrizar, nos faltaba una persona, que era Álvaro, y lo empezamos a buscar…

¿El accidente no lo habéis visto y ha sido cuando estabais abajo cuando os habéis dado cuenta de lo que ha pasado?

Exacto, el accidente no lo hemos podido ver directamente. Lo hemos intuido. Vi el comienzo de su maniobra pero iba con otra trayectoría y no lo terminé de ver…

«Lo bueno es que le ha pasado haciendo lo que más le gustaba, que ha estado disfrutando hasta el último segundo».

Para vosotros tiene que ser durísimo…
Pues sí. Es tu amigo, tu compañero y te ocurre algo así… Te quedas echo polvo. Pero lo bueno es que le ha pasado haciendo lo que más le gustaba, que ha estado disfrutando hasta el último segundo, y con eso nos quedamos.

«Lo que hacíamos hoy era acabar el viaje y relajarnos. Y fíjate. Es como el piloto de Fórmula 1, que sale del circuito con su coche y se mata en un accidente».

Llevábais unos días en Suiza saltando…
Sí, hemos estado varios días en un pueblecito que se llama Ballestag, que hay un salto muy chulo que se llama The Crag, que es una línea que hay que volar mucho; vuelas muy cerca del suelo durante un tiempo y justo te metes en un cañón de paredes que hay que ir volando por dentro y luego sales otra vez a campo abierto… Es un salto bastante más técnico, en el que asumes bastantes más riesgos que lo que estábamos haciendo aquí. De hecho, aquí lo que hacíamos era acabar el viaje y relajarnos. Y fíjate. Es como el piloto de Fórmula 1, que sale del circuito, se va con su coche a casa y se mata en un accidente.

«Ibamos tranquilos, no íbamos a hacer nada que fuera arriesgado».

¿Cómo era el salto?
Es un salto de 600 o 650 metros que hace muchísima gente cada día. Es una pared vertical hasta abajo practicamente con algo de «positivo», un talud, y una pradera grande verde perfecta para aterrizar.. No tiene más dificultad técnica que la que tú le quieras poner, lo que tú te quieras arrimar a la pared… Pero íbamos tranquilos, no íbamos a hacer nada. Es un salto en el que puedes estar volando con el traje de alas más de 30 segundos y tienes margen para todo: para separarte bien de la pared, abrir lejos… es un accidente que es una puñetera casualidad.

¿Cuántos días llevabais en Suiza?
Llevábamos cuatro o cinco días y nos íbamos el domingo. Habíamos saltado en el Ballestag, en el Eiger y ahora nos quedábamos aquí un par de días tranquilos y el último día de saltos era mañana. Era el primer salto del día, luego pensábamos hacer otros tres o cuatro y mañana otros tantos…

«En este deporte, sabes los accidentes que hay y sabes que tarde o temprano vas a perder a alguien».

¿Qué reflexiones sacas de todo esto?
En este deporte, sabes los accidentes que hay y sabes que tarde o temprano vas a perder a alguien. Lo sé yo y lo sabemos todos. Lo que pasa es que siempre intentas hacerlo para que no te toque a ti ni a nadie de tus amigos, y por eso siempre estamos muy atentos a la seguridad… Pero todo el mundo dice que tarde o temprano se te va a ir un amigo, y a mí ya se me han ido dos. Y esto te hace reflexionar. Tenemos que pensar qué hacemos y qué no hacemos… Es muy pronto para decidir, pero si es lo que nos llena, lo que nos gusta y lo que nos motiva… Pero bueno, todavía estamos que no nos lo creemos, cuando lo asumamos ya comenzaremos a ver la realidad.


 

La reflexión que nos hacemos por lo ocurrido es dura: si en un salto BASE que tienes «controlado» y es «fácil» ocurre esto… ¿significa que no hay salto BASE seguro?

 Pues a lo mejor es porque, justamente, te relajas más… No lo sé…

«Álvaro Bultó era amigo de sus amigos, extrovertido, un superclase».

¿Cómo era Álvaro como persona?
Era un tío genial. Uno de mis mejores amigos, con el que he compartido experiencias únicas. Amigo de sus amigos, extrovertido, qué te puedo decir de uno de mis mejores amigos… Un superclase. Era tan buen tío que tenía una barbaridad de amigos…

¿Cuántos años llevaba practicando Salto BASE y cuántos saltos llevaría?
Pues debería llevar unos 250 BASES y unos 2.600 saltos en total. Y el Salto BASE, lo llevaría practicando desde 2007 más o menos.

¿Ha sido uno de los precursores en nuestro país?
No, hay mucha gente que ha empezado muchos años antes, pero sí que era de los que mejor volaba en traje de alas. Tenía un físico muy bien hecho para el vuelo: con mucha altura, con mucha superficie, un fuera de serie.

¿Con el traje de alas sí que ha sido un precursor?
Ahí sí, porque ha hecho el cruce del Estrecho de Marruecos a Gibraltar, fue a la Antártida, Polo Norte, el proyecto del Salto del Ángel en Venezuela, el Ulamertosuaq en Groenlandia… Ha hecho cosas muy importantes en el mundo del traje de alas con el equipo, con Santi Corella y con Toni López, y yo desde que comencé a filmarles como cámara volando con ellos. Lo hicimos por amistad y eso es lo que nos ha unido siempre.

Catorce años saltando con traje de alas

¿Cuánto llevaba saltando con el traje de alas?
 
Catorce años, más o menos. Comenzó con trajes de alas muy pequeñitos… Ha vivido toda la evolución de la tecnología de los trajes.

¿Era el líder del Equipo Alas, de alguna forma?
Sí. Ahí cada uno tenía su función, pero él era un gran pilar para nosotros.

«Hoy no hemos hecho nada para exponernos a un accidente así, dentro de lo que es el deporte».

Con estos accidentes, ¿también se demuestra que el salto BASE es un deporte joven?
Es un deporte que tiene una parte extraordinariamente buena, que son las vivencias que sientes cuando vuelas, y tiene una parte mala que es un deporte en el que hay muchos accidentes. Nunca piensas que te va a tocar a ti, porque nos preocupamos por hacer las cosas bien, con seguridad, con márgenes, pero… Hoy no hemos hecho nada para exponernos a un accidente así, dentro de lo que es el deporte.

La conclusión es que es un deporte, el salto BASE con traje de alas, en el que el margen de seguridad casi no existe…

Sí existe pero hay saltos en los que te expones más y lo sabes, y otros en los que menos….


 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.