Buscador
Te encuentras en:
Publicidad
RESCATE EN EL NANGA PARBAT

Denis Urubko “Ha sido una experiencia maravillosa ayudar a sobrevivir a una persona tan extraordinaria como Elisabeth Revol”

Esta es la conversación que hemos mantenido hoy con Denis Urubko. Acababa de llegar a Skardu, aún no había podido dormir y, a pesar del cansancio, no ha dudado en hablar con nosotros y explicarnos cómo se ha desarrollado el rescate de Elisabeth Revol y los motivos por los que no era posible rescatar a Tomek Mackiewicz

Darío Rodríguez/DESNIVEL - Domingo, 28 de Enero de 2018 - Actualizado a las 21:10h.

Elisabeth Revol tras ser rescatada en el Nanga Parbat bebe algo en la tienda vivac a 5.950 metros.
Elisabeth Revol tras ser rescatada en el Nanga Parbat bebe algo en la tienda vivac a 5.950 metros. (©Denis Urubko)

Galería Noticia

  • Elisabeth Revol tras ser rescatada en el Nanga Parbat bebe algo en la tienda vivac a 5.950 metros. Elisabeth Revol tras ser rescatada en el Nanga Parbat bebe algo en la tienda vivac a 5.950 metros.
  • Denis Urubko y Adam Bielicki se felicitan tras el rescate de Elisabeth Revol en el Nanga Parbat. Denis Urubko y Adam Bielicki se felicitan tras el rescate de Elisabeth Revol en el Nanga Parbat.
  • Descenso de Elisabeth Revol por las cuerdas fijas del muro Kinshofer durante su rescate en el Nanga Parbat Descenso de Elisabeth Revol por las cuerdas fijas del muro Kinshofer durante su rescate en el Nanga Parbat
  • El helicóptero deposita al grupo de rescate a unos 4.800 metros, un poco por debajo C1 Nanga Parbat El helicóptero deposita al grupo de rescate a unos 4.800 metros, un poco por debajo C1 Nanga Parbat
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Enhorabuena por lo que habéis hecho Adam  Bielecki y tu…
La gente tiene que ayudarse, especialmente los alpinistas, y más tratándose de una persona tan extraordinaria como Elisabeth Revol, a quien respeto mucho. Ha sido una experiencia única ayudarla a sobrevivir en una situación tan delicada en invierno en el Nanga Parbat.

Debéis estar muy cansados, aún no habéis dormido…
Desde luego que sí. No he bebido en 20 horas, tengo la vista un poco quemada por el sol, pero también estamos muy satisfechos. Ahora nos encontramos Adam y yo en el hotel en Skardu, descansando y sintiendo que hemos hecho lo que había que hacer. Desde luego que no estamos totalmente satisfechos porque no pudimos ayudar a Tomek. Pero ha sido fantástico poder rescatar a Elisabeth Revol.

“Ningún helicóptero había aterrizado antes en este lugar, tan cerca del campo 1”

¿Por qué tomásteis la decisión de hacer el rescate por la ruta Kinshofer?
Está equipada con las cuerdas fijas instaladas por las expediciones comerciales y, también, porque en esta temporada no tenía mucho hielo, había algo, pero no demasiado. Pudimos subir tan rápido gracias a las cuerdas fijas, esto nos permitió ascender sin tener ninguna duda, y así centrarnos en subir, subir, subir…
Íbamos con los piolets y tuvimos que superar algunas pendientes de hielo, pero también tuvimos mucha suerte, porque -como te decía- encontramos muchas cuerdas fijas en la ruta, y esto nos permitió ascender rápidamente. Las cuerdas fijas que hay en el muro Kinhsoffer estaban en buenas condiciones y pudimos superarlo sin correr ningún riesgo adicional.

¿Cuánto ascendísteis hasta alcanzar a Elisabeth? ¿Mil metros?
No, más…alrededor de 1.200 metros… Lo que está claro es que no nos podíamos quedar cruzados de brazos. Teníamos la posibilidad de hacerlo y Adam y yo hemos tenido la suerte de poder ayudar a otra persona, demostrando que somos deportistas, que somos seres humanos.

El helicóptero nos dejó cien metros por debajo del campo 1, a unos 4.800 metros. Ningún helicóptero había aterrizado antes en este lugar, tan cerca del campo 1. Cuando nos aproximábamos iba guiando al piloto y le dije “Si hay posibilidad déjanos aquí” y me contestó “Vamos a intentarlo” y nos depositó en ese sitio. El momento en que el helicóptero nos dejó allí fue también un momento épico, heroico, de este rescate.
Inmediatamente, comenzamos el ascenso.

“Hemos tenido mucha suerte: hemos podido utilizar el helicóptero, estábamos aclimatados, teníamos el material necesario…”

¿Cuántas horas tardásteis desde que os dejó el helicóptero hasta que llegásteis a donde se encontraba Elisabeth?
Unas 8 horas.. Era de noche. Queríamos ir ligeros pero no nos quedaba más remedio que llevar peso porque teníamos que transportar material de rescate: tienda, medicinas…. Hicimos un gran esfuerzo del que estamos absolutamente satisfechos.

Creo que cualquier alpinista, en caso de que se dé una situación similar haría lo mismo que hemos hecho Adam y yo. Hemos tenido mucha suerte: hemos podido utilizar el helicóptero, estábamos aclimatados, ha habido presupuesto para realizar el rescate, teníamos el material necesario… Solo teníamos que dar el máximo de nosotros mismos. Teníamos que hacerlo.

¿A qué altura encontrásteis a Elisabeth?
A seis mil metros, a unos cincuenta por encima del campo 2. Acabábamos de pasar el campo 2, que está a unos 5.950 metros. Cuando llegamos todo estaba totalmente oscuro, no veía nada. Por la radio alguien nos dijo que le había parecido ver una luz descendiendo. Comencé a gritar -hacía viento, fue un auténtico milagro- y oímos una voz en la oscuridad. Fue una gran alegría porque supimos que estábamos cerca de ella y que la íbamos a poder ayudar.

Es una mujer muy fuerte que bajó por sí misma, en una situación realmente extrema. Consiguió descender lentamente hasta que nos encontramos.
En ese momento sentimos que nuestra misión había sido un éxito. Todo ha sido un milagro. Los pilotos del helicóptero aterrizaron en una zona realmente increíble un poco por debajo del campo 1 del Nanga Parbat. Esto nos ayudó mucho porque nos dejó relativamente altos. Inmediatamente comenzamos a ascender. Y Elisabeth siguió luchando hasta el final, descendiendo con una mentalidad muy fuerte. Es una mujer totalmente increíble.

“Descansamos cuatro horas en una tienda muy pequeña en el campo 2 y a las 6 de la mañana comenzamos el descenso”

¿Cómo estaba Elisabeth cuando la encontrásteis?
Estaba totalmente destruída, sus dedos estaban muy blancos, descendía a -quizás-  20 metros la hora. Tenía congelaciones, mucho frío, iba muy cansada pero, en cualquier caso, es una mujer muy fuerte que estaba haciendo algo extraordinario. Una mujer que podrá hacer grandes actividades en el futuro porque es una auténtica alpinista.

También ha sido muy importante que Elisabeth tuviera la fuerza de voluntad de seguir descendiendo
Sí, ella es una mujer muy fuerte y motivada.

¿Cómo fue el descenso con Elisabeth? ¿Muy difícil?
No fue difícil. Hicimos lo que normalmente se hace en una operación de rescate. Tienes que estar pendiente de una persona que rapela muy cansada a gran altitud y esto lleva mucho tiempo. Descansamos cuatro horas en una tienda muy pequeña en el campo 2 y a las 6 de la mañana comenzamos el descenso, rapelando, siempre paso a paso; exigió mucho tiempo pero, en cualquier caso, lo hicimos de la manera en que hay que resolver este tipo de situaciones.

¿Cómo pasó Elisabeth las tres noches hasta que la rescatasteis?
Es mejor que os lo diga ella, que sea ella quien os cuente su aventura.
Las pocas horas que descansamos lo hicimos en una pequeña tienda de vivac para dos personas, pero éramos tres. La dimos algo de agua, medicinas y pudo dormir algo apoyándose a veces en mí, otras en Adam. Estábamos felices de poder estar ayudando a esta gran mujer y alpinista. Adam y yo no dormimos nada. Lo importante fue que Elisabeth durmió algunas horas.

¿Era una tienda que encontrásteis o la subisteis vosotros?
Subimos con nosotros una tienda de vivac muy ligera. Encontramos una plataforma muy buena para instalarla a una altitud de 5.950 metros, en el campo 2 y pudimos descansar unas horas, lo suficiente para calentar algo de agua y darle algunas medicinas a Elisabeth.

“Tuvimos que tomar una decisión: o ayudar a sobrevivir a Elisabeth o continuar hacia arriba con una muy ligera esperanza de poder encontrar a Tomek”

¿Cómo son las congelaciones que tiene Elisabeth? ¿Muy graves?
No son terriblemente graves, tiene congelaciones, las he visto mucho peores… Creo que incluso es posible, espero, que las pueda superar sin grandes operaciones y que dentro de un año esté escalando con normalidad y podamos ver escaladas extraordinarias llevadas a cabo por esta mujer.

¿Dónde tiene las congelaciones más graves? ¿En las manos o en los pies?
Respecto a los pies no estoy seguro, pero los dedos de las manos sí que se los vi por la noche. Los tenía muy blancos y cuando comenzaron a calentarse se fueron ennegreciendo, pero tampoco tomaron un aspecto extremadamente negro; era como una sombra en la parte superior de los dedos. Creo que no son unas congelaciones excesivamente graves.

El rescate de Tomek lo visteis imposible…
En aquel momento tuvimos que tomar una decisión: o ayudar a sobrevivir a Elisabeth o continuar hacia arriba con una muy ligera esperanza de poder encontrar a Tomek. También teníamos una previsión de meteo muy mala para los días siguientes. Era evidente que teníamos que permanecer con Elisabeth, que se encontraba muy débil, y por eso decidimos centrarnos en ayudarla.
Tanto Adam como yo no estamos en condiciones ahora de afrontar el rescate de Tomek, en caso de que alguien quiera intentarlo…  Pero han pasado tres o cuatro días desde que Tomek tuvo los problemas debidos al mal de altura y Elisabeth nos dijo que estaba en muy malas condiciones. Es muy difícil pensar que nadie le pueda ayudar ahora.

¿Sabes si habían alcanzado la cima?
Sí, Elisabeth nos lo confirmó.

“Queremos volver lo antes posible al campo base del K2 para continuar con nuestro objetivo”

¿Crees que Elisabeth hubiera podido sobrevivir sin vuestra ayuda?
Los milagros ocurren. Creo que ella es muy fuerte, pero por la mañana la fuerza del viento creció mucho hasta convertirse en un auténtico huracán, y tengo muchas dudas de que los helicópteros hubieran podido volar para ayudarla a esa altitud. Y, también, tenía los dedos tan mal que le resultó muy difícil rapelar en el muro Kinshoffer. Nuestra ayuda fue clave.

¿Cuál es ahora vuestro plan?
Tenemos que descansar una noche en Skardu y luego, desde luego que tenemos que regresar a nuestra expedición al K2 porque nuestro objetivo este invierno es el K2. Ha sido un orgullo poder rescatar a Elisabeth en el Nanga Parbat pero nuestro objetivo es el K2.

¿Y cómo vais a regresar al campamento base? ¿Haciendo el trekking?
No… el helicóptero nos llevará de regreso al campo base. Pero ahora hace muy mal tiempo allí y tendremos que permanecer dos o tres días en Skardu porque es imposible para los helicópteros volar al campo base.

Os vendrá muy bien descansar…
Sí, claro, pero no lo puedo decir… [se ríe]. Nuestro jefe, Wielicki, quiere vernos de nuevo en el campo base centrados en la ascensión del K2.

Por cierto, ¿cómo os está yendo en el K2?
Como en cualquier expedición: vamos paso a paso. Aclimatando y equipando la montaña. Hay una previsión de buen tiempo para primeros de febrero y creo que, paso a paso, alcanzaremos la cima. El equipo es muy fuerte, está muy motivado, estamos también muy fuertes psicológicamente, estamos disfrutando la montaña…

Siempre habías  dicho que no querías ir el Nanga Parbat en invierno. Y de pronto te has visto en él a raíz de este rescate…
Ahora estoy en la expedición al K2 invernal. Si más adelante me planteo un objetivo en invierno será el Broad Peak y el Gasherbrum 1, para ascenderlos en el invierno real. Conoces mi opinión: el invierno es diciembre, enero y febrero. Si más adelante tengo alguna posibilidad para ir al Broad Peak y Gasherbrum 1 en invierno me gustaría ir.

Cómo planificar una expedición de montaña

Expediciones de montaña

Planificación, consejos y trucos

por Máximo Murcia

Va dirigido por tanto a alpinistas intermedios y avanzados que quieren dar el salto a cordilleras lejanas; también a montañeros no escaladores que se plantean proyectos de ascensión a grandes montañas cuando éstas tienen rutas técnicamente fáciles. Y aborda cuestiones desde la organización de su expedición hasta su desarrollo y la resolución de contratiempos de todo tipo.

Información relacionada

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Alpinistas

Ver todo Alpinistas

+ Libro

  • Librería Desnivel. ¿Cuál es tu libro de montaña favorito?

    ¿Qué historias de papel son imprescindibles en la vida de los alpinistas, escaladores, exploradores, esquiadores y corredores por montaña? Kilian Jornet, Jesús Calleja, Sebas Álvaro, Nuria Picas, Luis Alberto Hernando, Juanito Oiarzabal, Jordi Corominas, Carlos Suárez... nos lo contaron ayer. Este es el resultado.

  • Portada del manual Entrenamiento para el nuevo alpinismo. Por Steve House. La diferencia entre potencia y trabajo durante una actividad en montaña

    La potencia es el ritmo al que se hace una actividad, también llamada trabajo, y para entrenarla es necesario preparar ejercicios específicos. Parece sencillo, pero son muchos los que meten la pata. El entrenador Tony Yaniro confiesa lo que le ocurrió hace años.

  • Portada del libro "El siguiente paso" por Karin Steinbach y Ueli Steck 'El siguiente paso', de Ueli Steck: cómo equilibrar riesgo y pasión

    Ueli Steck fue uno de los mejores alpinistas. Tuvo una carrera brillante, pero el riesgo que asumió en muchos proyectos le pasó factura. El libro El siguiente paso habla del miedo a los fallos y a la exposición extrema, temores que aprendió a gestionar para poder avanzar.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio comprando en la Librería Desnivel tus libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios

  • © Ediciones Desnivel SL.,
    Work
    Calle San Victorino, 8
    28025 Madrid -
    Tfno.
    Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
    © Librería Desnivel,
    Work
    C/Plaza Matute 6
    28012 Madrid -
    Tfno.
    Work 91 369 42 90
    - Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com