EXPLORANDO

Santa Linya: es necesario un acuerdo

El epicentro de la dificultad mundial se encuentra amenazado. Si las reuniones NO llegan a buan puerto cabe la posibilidad de ver cómo uno de los desplomes más impresionantes del mundo cierra sus puertas a los escaladores.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Edu Marín sobre otra de las líneas duras de Santa Linya
Edu Marín sobre otra de las líneas duras de Santa Linya

El epicentro de la dificultad mundial se encuentra amenazado. Si las reuniones entre escaladores, arqueólogos, propietarios de los terrenos y Ayuntamientos no llegan a buen puerto, cabe la posibilidad de ver cómo uno de los desplomes más impresionantes del mundo cierra sus puertas a los escaladores. Por hora de organizarse y respetar las restricciones.

Tan sólo han transcurrido dos inviernos desde que anunciamos el hallazgo de la Cueva de Santa Linya. Desde entonces y hasta ahora este sector a sido un ir y venir de escaladores de todo el mundo, sus paredes han sufrido el acoso fotográfico de las mejores revistas internacionales y sus croquis actualizados se cotizan al alza, como ya anunciamos en el primer artículo. Este fenómeno fue producto del trabajo y respeto por parte de los equipadores, consiguiendo un impresionante catálogo de rutas de alto rendimiento que han seducido a la elite de nuestro deporte. Tanto es así que cruzarse con escaladores de la talla de Tomas Mrazek , Adam Ondra o Chris Sharma era algo cotidiano y resultaba hasta familiar. Se llegó a crear un clima único y tan fanático que en muchas jornadas la escalada pasaba a un segundo término y pasábamos las horas a pie de vía mientras estos maestros nos deleitaban con sus ascensiones.

Pero no todo fue bonito y, como bien decía la peña del Lérida, “no todo el monte es orégano”. A los pocos meses de emprender nuestra actividad, empezamos a incomodar a otro colectivo interesado en esta cueva: los arqueólogos. Al principio intentaron excluirnos del entorno, pero les resultó imposible echarnos. Fue entonces cuando nos convocaron a una primera reunión con propietarios, Ayuntamiento, arqueólogos, políticos y escaladores (con un representante de la FEEC). A pesar de los reiterados intentos por parte de los arqueólogos de convencer a las otras partes de que nuestra presencia en la zona ponía en peligro sus hallazgos, no consiguieron más que un acuerdo verbal. Los propietarios, así como el Ayuntamiento, defendieron que las dos actividades tenían cabida y nos dieron su apoyo para seguir con nuestras escaladas. Las dos temporadas siguientes fueron increíbles: nuevas vías, nuevos encadenes, nuevas visitas y muchas anécdotas que contar, pero todo esto pasaba por encima del nivel del suelo; por debajo de él, la preocupación crecía y nuestra actividad seguía generando malestar.

Dani Andrada escalando en Santa Linya, Lleida. Foto: Pete ODani Andrada escalando en Santa Linya, Lleida. Foto: Pete O»Donovan

Ajenos a todo esto, los escaladores seguimos escalando hasta hace escasamente unos meses, cuando, sin previo aviso, fuimos expulsados literalmente de la cueva, a grito de “Bajen de las vías y entreguen sus credenciales”. Los Mossos nos echaron y ahora sólo nos queda luchar en los despachos. Pero ahora ya no podemos ir tan por libre y necesitamos ir coordinados y mejor organizados, por lo que intentaremos mediante la gestión de Xesca (www.xesca.org) junto con el consentimiento y apoyo de los propietarios y vecinos del pueblo de Santa Linya, así como el del Ayuntamiento de les Avellanes, conseguir reconducir este tema y podernos permitir de nuevo compartir este maravilloso espacio.

Creemos que la práctica de las dos actividades son compatibles si conseguimos ponernos de acuerdo y cumplir entre todos los compromisos a los que llegue la organización Xesca.

El verdadero problema reside en el proyecto de futuro de los arqueólogos, ya que nuestra práctica no pone en peligro su actividad actual. Y es en este punto donde tenemos que dejar claro que nuestro proyecto no es de futuro sino que es una realidad, respetamos su actividad de la misma manera que respetamos todo aquello que afecta al entorno natural. A día de hoy vienen escaladores de todo el mundo y tenemos que reivindicar nuestro derecho a seguir escalando, a pesar de tener que hacerlo bajo ciertas restricciones, pero sin dejar de poder disponer de la magnitud de dicho escenario. No nos podemos dejar engañar ni persuadir y vamos hacer todo lo posible para continuar con nuestra actividad en la Cova Gran de Santa Linya.

Steve McClure. Foto: Pete O´DonovanSteve McClure. Foto: Pete O´Donovan

Para terminar quiero puntualizar que al hablar de colectivos, se generaliza en demasía. He tenido buena relación con arqueólogos y pido disculpas si por defender nuestro espacio les he podido ofender. Respeto su actividad y creo en el diálogo; si las relaciones han empeorado no ha sido por culpa de ningún colectivo, sino por actitudes e intereses individuales que en ningún caso representan ni a escaladores ni a arqueólogos.

 

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.