Vídeo. A SOLAS CON DANI ANDRADA: PARTE 2

Dani Andrada: «Llevo tantos años escalando que tengo muchos movimientos en la cabeza»

Hablamos con Dani Andrada el último día del año y hemos resumido todo los que nos contó en cuatro vídeos. El segundo de la serie recoge las impresiones de Dani sobre su trayectoria como escalador: lo que le gusta, cómo se ve, los objetivos, las retiradas, los recuerdos y otros detalles de su vida en relación a la roca.

Autor: Darío Rodríguez | 4 comentarios | Compartir:

Dani Andrada escala en roca desde los 14 años y está a punto de cumplir los 40, lo que significa que lleva mas de veinticinco años dedicado intensamente a la escalada. En la entrevista explica la importancia que tuvo su familia, que le apoyó desde muy joven, cuando decidió dejar la escuela y dedicarse en exclusiva a su pasión.

“Mantenerte a un nivel después de llevar tantos años cuesta”, explica. “Tienes que tener la motivación, que el físico que te acompañe, porque la forma sube y baja. Pero se trata de disfrutar de tu nivel, de la progresión que tienes, e intentar subir cada año o variar las actividades que te ayudan a motivarte. Mantenerse físicamente cuesta; también he perdido fuerza en los últimos diez años”.

Sobre Adam Ondra y Alex Megos: “Es otro nivel al que nunca vas a llegar, porque es increíble el de esta nueva generación”

Después reflexiona sobre la experiencia, a la que no le da demasiada importancia, y luego rectifica: “Hay veces que tienes más visión que otros escaladores porque llevas tantos años escalando que tienes muchos movimientos en la cabeza, tienes el campo más abierto para probar cosas”. Dani habla también sobre escaladores tan fuertes como Adam Ondra y Alex Megos, quienes han hecho ascensiones muy rápidas y vías a vista increíbles. “Cuando lo analizas es otro nivel al que nunca vas a llegar porque es exagerado, de nueva generación”.

“Si en la vida tienes objetivos eso te ayuda a estar motivado. Hay quién vive sin objetivos y dicen que, en teoría, es mejor así…yo tengo objetivos pero vivo al minuto, improvisando mucho”. Tiene fama de caótico y le preguntamos por ello: “Todo caos requiere su orden. A veces doy la apariencia de caos, mareo mucho de un sitio a otro, pero al final tengo mi pequeño orden y metodología. Pruebo muchas cosas y cuando veo las asequibles me centro en lo que puedo hacer”.

 3.320 octavos encadenados.

¿Algún vicio confesable? “Sí tengo el vicio de intentar encadenar, de hacer actividad para conseguirlo. Si me planteo un año de objetivos y no consigo ninguno, eso no me motiva”. Admite que hacer octavo grado no le resulta muy difícil y por eso suele buscar vías más duras, aunque no menosprecia ningún nivel. Él, que es un aficionado a apuntar todos los detalles de sus escaladas y a hacer listas, tiene ya 3.320 octavos encadenados. “Son muchos porque llevo muchos años escalando”, dice.

No suele probar vías durante mucho tiempo porque al alcanzar un número determinado de intentos, se bloquea y todo va a peor, así que ya sabe que si eso pasa, lo mejor es cambiar de aires. Por eso le da tanta importancia a viajar y a moverse por zonas nuevas. Dani nos cuenta el porqué no consiguió encadenar La Rambla (9a+), en Siurana; hay alguna otra vía más en Rodellar que también se le ha quedado en el tintero. Al margen de estas, las vías que ha probado en serio en su vida nos cuenta que las ha hecho todas.

«No me apetece estar en una vía seis o siete meses, hay muchas en el mundo como para perder el tiempo en una sola»

“Me gusta ser realista. Si hago una lista, acaba el año y no he hecho ni la mitad de la mitad, no me gusta. Entre nosotros les llamamos los consuelos: cuando tienes unas vías duras y no puedes, te tiras a los consuelos, vías más fáciles pero que realmente puedes hacerlas. No me apetece estar en una vía seis o siete meses, hay muchas en el mundo como para perder el tiempo en una sola. Está bien probar un poco, pero no para poner toda la energía en una”.

«Hay escuelas y universidades de escalada»

Le preguntamos también por los años que más le han marcado y selecciona el periodo que va de 2003 a 2005, cuando escaló mucho en Santa Linya, Oliana y hubo mucho fanatismo por abrir y encadenar vías. También destaca cuando se fue a vivir a Lérida y se empezaron a probar las vías duras de Siurana, eran los inicios de Margalef… Seguimos hablando de zonas de escalada y recuerda algo que le dijo una vez Marcel Millet: hay escuelas y universidades de escalada. Entre las últimas destacan Siurana, Margalef, Montserrat, zonas que tienen más de 1.000 vías y de todos los grados. “Luego hay escuelitas pequeñas muy de moda que no tienen ni 100 vías. Aunque tienen vías duras muy buenas, no las puedes comparar”.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias