DIRECTA TANCASH

Cordillera Central del Perú

Completando la información del número de Septiembre (Nº215) de la revista Desnivel os presentamos la Guía Práctica del artículo Zona Central del Perú. Huaguruncho (5.750m).

| 1 comentario |

PASCO

La Región Pasco en los Andes Centrales del Perú, linda con las de Huánuco, Lima, Huancayo. La atraviesa la Carretera Central, que une la selva con Lima. La mayor parte de Pasco es selva, en Oxapampa. La parte de montaña la forman las colinas más o menos elevadas del nudo de Pasco, donde está la capital, con las cumbres a 4.800m o poco más. Un poco más al Noreste, vertiendo sus aguas a la selva, está el macizo del Huaguruncho, el punto más alto de la región y vigésimo cuarta altitud del Perú (5.785m). un poco más acá (al Sur y Este), el altiplano de Pumpu, o la meseta de Bonbón según los conquistadores, es un extenso llano algo inclinado al Oeste, a unos 4.100m, donde pastan ganados y se cultiva un tubérculo de grandes propiedades, la maca. La parte baja de la meseta está inundada por el lago de Junín, el segundo del Perú (tras el Titicaca), que desagua en la laguna Chinchaycocha, que a su vez es el nacimiento tradicional del río Mantaro, uno de los grandes afluentes amazónicos. Todo ello contaminado sin apenas control por los relaves del cobre, aunque las aguas de montaña no están afectadas, en general.El clima de puna andina, típico del callejón de Huaylas o de Cusco está aquí extremado, por la mayor altitud y por la ausencia de barreras orográficas a las nubes que supone el nudo de Pasco. De Abril a Noviembre se puede caminar; Julio y Agosto serán los meses más soleados para escalar. La meteo del nevado Huaguruncho parece depender mucho de la «respiración» diaria de la selva, así que el mejor tiempo será cuando sople de Sur u Oeste.

Mapa Perú y Huaguruncho.Mapa Perú y Huaguruncho.

Cómo llegar
Las empresas Transportes San Pedro y Junín tienen autobuses diarios hasta la capital de la región, Cerro de Pasco, con diversos precios, desde el Centrobús Roggero, cerca del centro de Lima. Para un grupo puede ser práctico un coche de alquiler con conductor, directo. Por la misma Carretera Central van autobuses hacia Huánuco y Tingomaría que no entran en Cerro de Pasco pero pueden parar en el cruce igualmente: en Ninacaca para el Huaguruncho, en Shelby para el Bosque de Rocas (unos 300km). Desde la Oroya se llega a Huancayo y otros interesantes nevados poco frecuentados y con tiempo más seco.

Dormir y comer
En Cerro de Pasco, en el barrio de San Juan Pampa, hay dos hoteles capaces de satisfacer al turista occidental maniático, el Señorial y el Real de Minas. Hay otros alojamientos en la zona. El Señorial también es el mejor restaurante para sacar el vientre de peligro, aunque se puede comer más barato. En general, moviéndose por la región, es buena idea llevar lo mínimo para poder tirar del hornillo alguna comida. Colmados con productos básicos hay en todas partes. Especialidades locales son los ponches de maca, la pachamanca (papas y carne en hornos de tierra), el chupín de rana, las truchas en Huachón.

Qué hacer
Pasco tiene una buena parte del territorio en las quebradas que descienden a la selva. Por pistas forestales y en barca puede alcanzarse el Amazonas. En el distrito de Oxapampa, un Parque Nacional protege los territorios de las etnias Yanachaga y Chemillén, que contrastan, por pasiva, con los emprendedores ganaderos talabosques, descendientes de los colonos prusianos y tiroleses, unas doscientas rubias familias establecidas sobre todo en Pozuzo. Por carretera se tarda un día en llegar a Oxapampa o Pozuzo, pero desde la Carretera Central en Ninacaca, o bien en Huachón, se puede tomar un camino inca que desciende a la selva en unas cuatro jornadas cruzando el abra de Lioncocha (4.450m).
En el altiplano y en las quebradas occidentales hay unos cuantos lugares arqueológicos poco estudiados pero conservados, incas y preincas. Goñicutac en Rocco (Yanahuanca); la visible pirámide del Cerro Racco (4.555m; Pachapupupu, «ombligo del mundo») cuya cumbre es un altar; sitios en Ninacaca y Huariaca; el Tambo Inca y la ciudadela de Shongunmarca, en la desembocadura de la laguna Chinchaycocha; y también en el Bosque de Rocas. Para ver ruinas, en el vecino Huánuco; y para ver un mercado de artesanía, el de Huancayo puede llegar a ser hasta demasiado grande.
En Cerro de Pasco el mercado de los miércoles por las calles del nuevo centro tiene su discreto pero práctico interés. El Tajo Abierto puede contemplarse desde varios puntos; se le atribuye ser el mayor agujero de minería a cielo abierto del mundo; evidentemente no es bonito pero sí inmenso y ahí está, en el mero centro de la ciudad. Para salir, El Olimpo Discoteque, en el barrio de San Juan Pampa, es una bomba (recordad que las calles oscuras y los borrachos pueden ser peligrosos en todas partes). La ciudad alberga una Universidad pública, en ése mismo barrio, y poco más. El clima es verdaderamente terrible («ciudad de machos, no de muchos» es uno de los carteles de bienvenida a la capital).

Acerca de los lugares poco frecuentados por el turismo

Existen muchos lugares adónde el turismo ha llegado solamente como una promesa de desarrollo económico y nada más. La infraestructura no existe, o no es «adecuada» a las exigencias habituales de los turistas (¿ducha caliente? ¿pagar con visa? ¿english spoken?). en Pasco, sorprende la cantidad relativa de ingenios turísticos o aproximables: merenderos del extrarradio, hostales apañados, empresas de transporte que brindan los servicios… esto es debido a que Pasco ha cambiado profundamente en los últimos cincuenta años. La orientación de toda su estructura económica hacia la extracción minera ha permitido la aparición de esta infraestructura mínima que acoge el ocio semanal de los empleados en las minas. Asimismo se encuentran restaurantes de camioneros. Evidentemente, fuera de el área de influencia de la carretera y las explotaciones mineras, la vida sigue mucho como antaño.
Las estadísticas regionales cuentan anualmente unas 230 pernoctaciones de extranjeros en Pasco. La mayoría intentaron dormir algo en Cerro antes de proseguir viaje a la selva, a Huánuco o Tingomaría (y así se gana la capital la fama de «peor clima del mundo», a 4.400m). La famosa guía de trekking de Hillary Bradt dice acerca de Cerro «una gélida ciudad rodeada de colinas, con algunos interesantes paseos en los alrededores». Ni caso. Los lugares poco frecuentados por el turismo pueden estar así por muchas razones, y la menos importante suele ser el interés del paisaje. Los paseos posibles son mucho más que interesantes: pueden realizarse grandes rutas, en medios rurales donde apenas se comprende el castellano; aunque por otra parte, uno puede encontrar recelos y desconfianzas por tan extraña forma de visitar el país (trekking? en la Cordillera Blanca y en Cusco; en otros lugares puede ser sospechoso por inaudito). Por ejemplo, muy cerca del Bosque de Rocas está la laguna de Punrun, desde donde se alcanzan en un par de días la cordillera de Huayhuash por el SE.
La prudencia es fundamental. No excitar los nervios de particulares y comunidades, asumir los malentendidos, acampar a distancia de las estancias, avisar de nuestro paso de una u otra forma. Los animales salvajes no son peligrosos, pero sí los perros. Los ronderos que vigilan de noche los rebaños suelen emborracharse y con sus escopetas autorizadas pueden ser más peligrosos que los propios abigeos (ladrones de ganado). Hay que decir que sólo oímos sus disparos de dar miedo, pero los ladrones actuan bastante en la zona del Huaguruncho, donde varios collados permiten llevar lejos el ganado en muy poco tiempo.
No hay que tener miedo, sin embargo, de adentrarse en lo desconocido. Las recompensas están aseguradas. Hay que recordar que todos somos turistas, visitantes que interpretan las bellezas paisajísticas locales a su propia manera, transmitida de unos a otros por narraciones y literatura. Ser de los primeros turistas en visitar un territorio no nos da más valor o derecho de ninguna clase, no nos convierte automáticamente en «viajeros». Al contrario, ser «pionero» exige mayor responsabilidad, a la hora de fomentar actitudes entre los locales y los futuros visitantes. El turismo como explotación de recursos tiene un impacto muy bajo, basta comparar con los desastres realizados para extraer el cobre en la misma región. Sin embargo, es difícil llegar a vivir de los turistas sin convertir las montañas en parques bien organizados y emperifollados capaces de acoger a gran cantidad de ellos y asegurar (cada vez menos) su disfrute de los paisajes locales, cada vez más estereotipados en sus modelos.
Muchos locales, en los lugares poco frecuentados por el turismo, cree que en esta actividad económica está la panacea para su futuro. Hablan de «ecoturismo» sin saber muy bien de qué va. La responsabilidad de los turistas pasa por no demandar: a) servicios que los habitantes sólo pueden ofrecernos endeudándose hasta las cejas, o bien b) servicios que sólo están al alcance de inversores capitalistas foráneos. En las montañas del mundo, el turismo ha destrozado en la misma proporción que ha salvado, revalorizando territorios próximos a la desertización humana y el olvido. A los pasqueños la civilización occidental los trató fatal, rodeándolos de haciendas ganaderas privadas y de balsas de relaves de cobre, como la de Aznalcóllar (docenas). Que el turismo sea para ellos «una de cal», depende de los turistas: del amor o la caradura que llevemos.

EL BOSQUE DE ROCAS

El Bosque de Rocas está formado por las chimeneas, pitones y diques de varios volcanes bastante antiguos. La roca está entre vulcánica y filoniana, más o menos compacta según los gases que albergó. La erosión ha destapado los pitones y éstos configuran la estructura de los valles del Bosque. Como los cordones de farallones son muy continuos y afilados, hay pocos pasos para comunicar entre ellos, de manera que los paseos son muy obligados: es fácil perderse, no es fácil rectificar. Y la carga magnética de las rocas no debe despreciarse, especialmente en las modernas brújulas digitales.

Cómo llegar
Para ir al Bosque de Rocas, desde Lima, tomad billete hasta Shelby o el Cruce de Huayllay, unos 20km antes de Cerro de Pasco, allí salen los colectivos cuando se llenan, y algunos autobuses, por la pista de tierra. No es necesario llegar a Huayllay: la mejor puerta de ingreso al Bosque está en Canchacucho, a 30km de la carretera asfaltada.

Dormir y comer
En Canchacucho hay dos restaurantes de carretera, que tienen habitaciones. La estancia turística de don Cristóbal, a la vuelta de la primera piedra siguiendo la carretera, tiene también ambos servicios; y también puede pedirse a Maruja Herrera, guía turística y presidenta de la Comunidad de Campesinos, con quien puede contarse para pedir un terreno de acampada o una choza, para excursiones o escalada, y para el teléfono. Don Cristóbal también es guía turístico. Para el avituallamiento, hay dos o tres tienditas y un buen panadero; en Huayllay hay mucha más oferta, ciertamente, y fotocopiadoras, postales, etc. Dependiendo de la adaptabilidad al bocadillo de queso y del bolsillo de cada cual, será necesario llevar la comida de Lima, que es lo más barato, especialmente para excursiones. No está permitido hacer fuego ni hay con qué hacerlo. En la misma pista, a medio camino de Canchacucho a Huayllay , pueden usarse las termas comunales de Calera, en piscina cubierta o descubierta (ésta con cueva y surgencia natural), precios módicos. Si estáis en ruta por el Bosque, hay miles de lugares excelentes para acampar, así como algunos cientos de cuevas aptas para el vivac. A 4.000m, el frío se supone.

Excursiones en el Bosque de Rocas
Cualquier paseo sin rumbo desde Canchacucho, os revelarà paredes y bloques sugerentes y rincones extraordinarios. Que cada cual halle sus caminos de descubrimiento. Sin embargo, quien quiera aprovechar para ver el máximo sin perderse, o escalar cada día, que se ponga en manos de uno de los guías.

Mapa de la zona.Mapa de la zona.

Siete Llaves:
Desde Canchacucho, siguiendo el borde de las rocas hacia el Norte, el primer valle transitable (claramente NW) lleva hasta Cashaparia, una estancia de tres o cuatro chozas (1h). A su espalda tiene una de las formaciones de farallones más verticales, con el Cuello de la Llama en el vértice. Siguiendo en la misma dirección aproximada (hay carteles de cemento que lo marcan) se encuentra el collado donde está el Hongo, en medio de blancos yermos (2h). El valle que encontramos, amplio y algo pantanoso, tiene al fondo otra estancia, Gagaloga, que significa precisamente «piedras cabalgadas», como los hitos naturales que la rodean (4h). Por allí se entra a las Siete Llaves, un valle transversal por donde discurre una pista de tierra. Al frente queda entonces la pared de la «media luna», que tiene la ruta más difícil del Bosque (5h).
En Siete Llaves están las paredes más altas del Bosque, en el margen izquierdo, cruzando el torrente, y los laberintos, y el epicentro de poder (dicen), en la derecha.

·Yanaututo:
Pasada la pared de la media luna en Siete Llaves, el primer valle que puede transitarse hacia el Sur, desviándose de la pista donde hay unas cabañas (), lleva a Yanaututo (1h); ésta es una pequeña estancia con rediles de piedra.
A 500m de las casas, los colores de la ladera delatan las aguas termales de Yanaututo, que surgen a más de 50ºC en una pequeña piscina cavada quién sabe cuántos siglos hace, y no hace falta decir nada más. Atención: en el mapa 1:100.000 del IGN (22-K «Cerro de Pasco»), la toponimia está cuajada de errores, como en este lugar, señalado como Japurín.

·Japurín:
Siguiendo la pista de Siete Llaves, se sube a Japurín, (1-2h), una gran laguna vigilada por el Cerro Bonbonmarca u Orangután (aprox. 4.650m), que parece ser el pico más alto del Bosque (sólo Maruja sabe cómo subir sin cuerda). La pista que pasa por Japurín comunica la estancia ganadera de Gaia con la de Rumichaca, y ambas con la carretera, a 2km de Canchacucho. Ambas pertenecen a la Cooperativa Comunal de Huayllay; pueden proporcionar alojamiento y permiso para usar su pista en bici o a caballo. La pista sirve de orientación en caso de perderse por el bosque: cualquier dirección hacia el Norte nos llevará a ella y a la salida.
La laguna está habitada por Llully Warmi, una muchacha que encanta a los pastores con sus cantos y sus trenzas al atardecer y los arrastra al fondo del lago. La laguna puede ser un buen lugar para acampar, sin embargo. Con aclimatación adecuada, es posible ascender el Bonbonmarca en el día, saliendo de Canchacucho muy temprano, usando la pista para caminar deprisa y no perderse si se llega a oscuras.

·Putaga:
Si seguimos quince minutos más allá de la entrada hacia Cashaparia, un estrecho desfiladero se abre hacia el Oeste, llamado Putaga o Putajayoc (el río y el estrecho). Hay un camino que lo recorre hasta llegar enfrente de Cashaparia (el cuello de la llama es evidente desde aquí); el sector de torreones se llama Sagramachay, diversas rutas abiertas a su disposición (1h).

·El interior del Bosque:
Desde Canchacucho, siguiendo la pista hacia el Sur entraremos pronto en el valle que guardan los característicos frailes. Más adentro hay un «círculo de poder», obra místico-artística que según algunos está fuera de lugar: para los campesinos el centro está escondido en Siete Llaves, aunque ciertamente sí sea posible usarlo para curación o búsqueda. El vallecito que se adentra en dirección Este puede seguirse hasta los más altos collados. Éstos están muy próximos entre sí; se puede regresar hacia el SE, por Juclacancha (Hucrucancha), o saltar hacia el valle de Yanaututo y otros; o bien volver por el Este a Inishhualgán, cerca ya de Cashaparia. Por otra parte, para una ruta de varios días, no es difícil encontrar el camino para ir directamente de Japurín a Huayllay.
Desde Huayllay también son visibles altas paredes con fisuras basálticas bien derechas y verticales, tanto en la Cabeza del Inca como en el Cóndor. Una ruta abierta ya hay; pero no hallamos la piada. En la parte Sur del Bosque también existen excursiones posibles, incluido un «ingenio» minero colonial y algunas lagunas. Para cualquiera de la rutas propuestas puede bastar la orientación cuidadosa del grupo, con el mapa proporcionado (que intenta mejorar el topográfico citado); pero no dudéis en poneros en manos de alguno de los guías, que conocen los rincones como la palma de su mano.
(Mapa del Bosque.)

EL NEVADO HUAGURUNCHO (5.780m)

Croquis de la vía Croquis de la vía ‘Directa Tancash'(MD~700m) en Huaguruncho (5.750m)

El nevado Huagurunchu o Huagaruncho lleva, en los topográficos del IGN peruano, el nombre de Nevado Tarata, 5.728m, y se atribuye el nombre Huaguruncho a su vecino menor (Huaguruncho Chico, 5.309m), y asimismo a unos cuantos picos cercanos. Los lagos también tienen los nombres cambiados, por lo que creo que hay que sospechar muy directamente del toponimista, y fiarse solamente de las curvas de nivel que provienen de aerofotografía.El Huaguruncho, 5.780m en los mapas recientes, tiene la forma de una afilada pirámide. Arriba en la cresta somital, por encima de los 5.350m, se definen claramente tres aristas en las que no se ve nunca la roca: Oeste, Sur y Noreste. La Oeste es la vía de la primera ascensión, tomándola desde el collado que lo separa del Huaguruncho Chico. La arista Sur se divide, a unos 5.300 o 5.400m, en una Suroeste y una Sureste, separadas por una muralla de roca que algunos llaman pico Jancahuay o Jancahu, y a nosotros nos pareció un Eigernordwand. A la SW, que es perfectamente Sur, la llamaremos así por respeto a sus aperturistas. La arista Noreste también se divide cerca de la cumbre, en una Norte y una larga Noreste (al pico que forma este hombro los japoneses lo llamaron también Jancahuay). La vista más impresionante de la montaña se toma desde el Sureste (Laguna Jaico), al amanecer suele permanecer unas horas despejada, tomando los rayos del primer sol. Desde el Noroeste se adivina lo que es la cumbre en realidad: un amontonamiento de grandes séracs cambiantes.

Cómo llegar
A la base del Huaguruncho se llega por Huachón (3.390m), un pueblo mediano al que se baja desde la Carretera Central en Ninacaca (a 12km del cruce de Huayllay), autobuses al mediodia para ir y de madrugada para volver. Si salimos de Huachón hacia el Este por la ribera derecha del río, se puede llegar hasta Tingocancha (4.000m) en automóvil (no hay servicio público, pero quizás suban camiones de la compañía eléctrica o un taxi). Desde aquí se sube por la misma pista a Jaicococha y cara SE; valle arriba, hacia Laguna Talenga y Lichicocha, a la cara E. De Huachón hacia el Oeste, una jornada muy larga por el valle de Huarancayoc permite el acceso a la cara Norte y a la arista Oeste.

Dormir y comer:
Para alojarse en Huachón existe un hotelito, que es donde se encuentra el teléfono público de muchos kilómetros a la redonda. Puede comprarse casi de todo a precios relativamente altos. Para las zonas fuera de carretera, la comida y el alojamiento no están garantizados. Es necesario llevar tienda de campaña, combustible y víveres para todas las rutas propuestas, especialmente en el caso de tener objetivos alpinísticos. Solamente los caminantes solitarios pueden plantearse el pedir hospitalidad a los campesinos de los valles y agradecerlo en especias o moneda. Por otra parte, ellos permanecen en las cabeceras sólo unos meses al año, y algunas de sus cabañas pueden ser usadas. Las jornadas indicadas son orientativas, como los horarios, muy dependientes de la aclimatación conseguida. Los lugares para acampar son numerosos.

La vuelta al Huaguruncho
El sendero que rodea el nevado puede ser recorrido enteramente por caballos de carga. No existe un sindicato de arrieros o de guías, pero Saúl —————-, en Huachón o en Tingocancha, puede procurar algunas monturas, y acompañaros en la ruta. Jesús Cóndor, en Tingocancha, es el responsable de la Compañía Centromín, a quien pedir información, permiso para el Refugio Libre, o dar cuenta de nuestras intenciones. Proponemos cinco jornadas en sentido horario.
1ª jornada:
Desde Huachón, seguir río arriba por su derecha. El sendero trepa las laderas de la quebrada muchas veces para evitar los estrechos. En 3-4 horas (3.900m) hay que desviar-se al NNE por la quebrada Huarancayoc, un valle glaciar muy abierto. Si el río está demasiado crecido para vadearlo, existe un puente a menos de una hora por la quebrada Goshpi (N, NNW). El camino es muy llano desde aquí, aunque resulta largo. Puede acamparse en terreno perfecto en el lugar llamado Antacancha, antes de laslagunas, donde hay también algunas cabañas, quizás vacías, y un vivac bueno bajo un bloque errático descomunal, que no pasará desapercibido. (7-10 horas en total).
La primera etapa puede resolverse también tomando en Huachón otro camino en la misma dirección, preguntando por Milpo y Ranracancha. Un primer collado hacia la laguna Ocsha Cruz pasa a la quebrada Huaguruncho, al fondo de la cual está la cara Suroeste del Nevado. Atravesando el valle hacia otro collado a WNW del primero, se retoma la ruta normal del valle de Huarancayoc a unos 5km antes de Antacancha.
2ª jornada:
Desde Antacancha, el camino se hace más definido mientras nos acercamos a las lagunas de Puerto Arturo. Justo antes de girar al Norte y Oeste, el valle que se abre al SE, con dos bonitas lagunas, muestra una de las caras de Huaguruncho, y la ruta de la primera ascensión se recorta en el horizonte entre ambos nevados. Entrando en el valle, hay una estancia de campesinos y de mineros (artesanos e ilegales) que pueden informar del camino hasta el glaciar y el collado Oeste; hay algún hito deapoyo.
El camino inca, bien frecuentado, sigue por el rosario de lagunas hasta el Puerto Arturo (4.250m). El descenso por el valle de Mulachurco nos acerca en dos horas a la estancia del mismo nombre, «el edificio», de dos plantas donde quizás podría conseguirse techo para dormir (5-7h, aparte de la excursión para acercarse a la NE del Huaguruncho, 2h más).
3ª jornada:
Desde Mulachurco, el camino de herradura sigue al NE remontando la Loma Lindero; pronto (1h) dobla a SSE hacia la quebrada Ranracancha. En tres horas aproximadamente podemos acercarnos hasta las lagunas del fondo del valle, que daría acceso a la pequeña cara Norte del Huaguruncho (glaciares colgantes, valles de paredes muy verticales) sobre la laguna Pagratambo. Antes de las lagunas, es evidente al E el puerto de Liuyac (4.350m) que permite cambiar de valle. Hay una cueva cerca, para dospersonas, con vistas a Lecmacocha. Valle abajo (NE, 2h), un buen fin de etapa puede ser Tingo Esquina (3.900m), en la confluencia de los ríos de Lecma y de Muñapampa.
Desde Tingoesquina, a 25km y 2000m de desnivel hacia abajo siguiendo el mismo río, se llega a Mallapampa, donde existe un transporte 4×4 público para ir a Oxapampa y después a Pozuzo o a Huancayo. Este camino inca viene de Ninacaca, Huachón y Tingocancha. (Huachón -Mallapampa, 3-4 días).
4ª jornada:
Desde Tingo Esquina, siguiendo, dirección SSW, un camino que estuvo en la red de comunicaciones oficiales del incario, se alcanza la laguna de Cueva de León (Lioncocha) (2h), y al cabo de una hora más el Abra del mismo nombre (4.450m).
Desde el mismo collado es factible, con algo de experiencia y un equipo mínimo de glaciar, ascender el Nevado Añilcocha (5.073m). El glaciar es muy sencillo. Las vistas sobre la selva al Norte, y sobre todos los valles al Oeste y Este, desprovistos de carreteras por completo, completan la de la cara Este del Huaguruncho. Prever una jornada extra, procurando acampar a suficiente altitud, en el mismo collado.
Desde el Abra de Lioncocha, en dos horas el camino nos lleva por la laguna Talenga, después por pista de tierra hasta Tingocancha. Quien esté al cargo de los barracones de la hidroeléctrica puede procurar cobijo, y quizás pueda arreglarse un transporte que ahorra la última jornada de descenso a Huachón por la misma pista de tierra (13km).
Vale la pena dormir la última noche, antes de descender al punto de partida, en los barracones de la laguna Jaico (4.250m), a 2h al NNW de Tingocancha. En el extremo de uno de los edificios quedó acondicionado el «Refugio Libre Huaguruncho», que daría acceso a las dos aristas Sur, una de las cuales es la de la ruta de 1970. Desde el refugio, por la única ventana, la cara SE resplandece al amanecer, antes de ocultarse tras típicas nubes; es típico que se despeje al término de latarde. Esta es la mejor vista posible de la montaña, aunque está llena de obras de ingeniería. Jaicococha es la más oriental de un sistema de represas de reserva hidroeléctrica que atraviesa cuatro valles hasta la central productora. Más arriba de Yanacocha, cerca de un collado de 4.900m, los mineros/okupas tienen un campamento con varias carpas.
5ª jornada:
En transporte o a pie, por la pista de Tingocancha a Huachón, 4 o 5 horas. En caso de querer circunvalar el Huaguruncho en sentido contrario, esta primera etapa supone 12km y 650m de desnivel hasta Tingocancha, 900m a Jaicococha (una jornada). Salvarlos en transporte contratado en Huachón puede costar caro, excepto con los camiones de la compañía hidroeléctrica, que son ya pocos, o en moto (para solitarios).

Alta Ruta del Huaguruncho
La anterior vuelta al Nevado es un camino muy seguro técnicamente, pero existe compromiso, en el aislamiento de los valles recorridos, en la necesidad de llevar tienda y comida, y en lo raro que les resulta a los locales ver caminantes. La siguiente ruta es un camino de altos collados, no aptos para llamas ni mulas, fuera de sendero, con algunos hitos antiguos de apoyo. Solamente uno de los pasos coincide con la ruta anterior, el de Liuyac. Los cinco restantes son más difíciles que los deltrekking de Huayhuash, por ejemplo. Con el terreno mojado, o con niebla, es un itinerario muy peligroso. Un solitario debería pensar en cambiarse a la ruta fácil a la mínima duda. Un grupo puede plantearse llevar un mínimo equipo de rápel. Proponemos cinco jornadas en sentido antihorario, para no hacer más de un collado al día.
1ª jornada:
Desde Huachón, alcanzar Tingocancha y el campamento minero abandonado de Jaicococha, para dormir en el Refugio Libre Huaguruncho, en el más occidental de los barracones. El primer collado (4.800m) va por un sendero que parte desde la mitad de la ribera izquierda de Jaicococha, recto arriba. Se puede pasar por ambos lados del pico negro rocoso (4.950m), por alguna travesía aérea en estrechas cornisas. La bajada a Lichicocha debe hacerse tendiendo a la derecha para no liarse en precipicios.Acampar en el lago (4.300m) (+600m, 3-6 horas).
2ª jornada:
El siguiente collado (4.750m) está entre el pico terminal (4.998m) de la arista NW del Huaguruncho y el Nevado Añilcocha (5.073m). Desde el desagüe de Lichicocha, subir (N) por canchales cubiertos de hierba hacia el rellano bajo el collado donde hay una laguna pequeña. Allí empiezan los hitos por diedros tumbados. En el descenso del collado, es muy peligroso perder los hitos, sólo hay un camino posible para llegar a las pendientes de hierba sobre otra laguna, también llamada Lechecocha enel mapa (3-4h). Faldear el lado izquierdo del valle, sin sendero, hasta el collado Liuyac (4.350m), amplio, con un hito enorme (2h más), donde coinciden la Vuelta y la Alta Ruta del Huaguruncho.
3ª jornada:
Desde el collado, remontar el valle (SSW) hasta el desagüe de la laguna Pagratambo (1-2h). En este punto, el collado a remontar está exactamente en dirección Oeste, siguiendo las pendientes más amables posible (4.600m, 2h). Buscar el descenso hacia las lagunas de la vertiente NW con precaución (1h). Se puede acampar en las lagunas, que son Campo base para la normal del Huaguruncho, la arista Oeste, o buscar el vivac bajo el bloque gigante de Antacancha, a dos horas valle abajo.
4ª jornada:
Desde Antacancha se distingue un sendero en diagonal que remonta la ladera en dirección Sur. El collado es menos exigente que los anteriores (4.550m, 1-2h). El descenso (SSW), hacia la Quebrada Huaguruncho, que se debe remontar (NE) hasta el final de la primera laguna, la más larga (4.300m, 2-3h). Se puede acampar también en la laguna superior: en el amanecer habrá un hermoso contraluz de la cara Suroeste.
5ª jornada:
Desde el final de la laguna más larga, remontar el afluente principal (SE) hasta los 4.400m, y orientarse al Este, hacia el más meridional de los collados del nevado Yanacocha. El abra se encuentra a 4.900m (3h). Justo detrás del paso está la explotación minera «autogestionada» de Yanacocha, usad el sentido común si os toman por ingenieros o prospectores. Ellos han construido una pista, que se agradece para llegar, a paso largo y no tan atento, a Jaicococha (4.250m, 2h). Usarde nuevo el Refugio Libre, con vistas privilegiadas al Nevado, donde se completa la Alta Ruta.

Extranjeros en el Huaguruncho (por Albert Barguès).

Desde los Incas, pocas han sido las expediciones que han visitado el nevado Huaguruncho. Solo los campesinos de los valles que lo rodean suben hasta sus glaciares, ya sea para sacar el oro de las minas o para asegurarse una vez más de que la cruz del Huaguruncho sigue brillando en su sitio. No han sido muchos los andinistas que han pisado sus valles, pocos su cumbre y menos su Cruz. Aunque no muchos han llegado a este gran rincón, han venido de todas partes, llegando a la cima por tresaristas y en tres estilos bien diferentes.
1956. Primera ascensión, arista Oeste. (D?, 1200m)
Una auténtica expedición Británica, liderada por John W. R. Kempe y Michael Westmacott, con andinistas como George Band, el doctor en Geología Donald S. Matthews, quien murió en la montaña, Jack Tucker y John Streetly. Streetly y Westmacott habían participado en la superexpedición británica que consiguió el Everest en el 53. Instalaron el campo de reconocimiento en el lago Talenga, al Este del pico. para encontrar los collados (los descritos en la Alta Ruta) hasta la cara Norte, dondeestuvieron unas semanas, acarreando el equipo de topografía alrededor del nevado, hasta decidir la ruta del collado Oeste. Después trasladaron todo el campo base hasta el lago más alto de la quebrada Huarancayo, bajo el glaciar Matthews. El campo I lo instalaron por debajo del collado Oeste a 4.800m, el día 6 de agosto. A partir de este punto, la vía transcurre por toda la arista empezando en el collado. Al empezar, justo por encima del collado tuvieron que abandonar la arista para seguirpor la cara Sur. Estuvieron siete días para fijar el paso y solo consiguieron remontar 300 metros. Los cuatro días posteriores sirvieron para subir y bajar, fijando cuerdas en la arista hasta la cumbre, alcanzada el día 17 de agosto, turnándose los equipos desde el campo I.
1970. Arista Suroeste. (MD+?, 1000m)
Tuvieron que pasar catorce años para que una expedición se fijase en las laderas y aristas del Huaguruncho otra vez. Estos fueron una expedición formada por los americanos Lief-Norman Patterson y James Jones junto a los noruegos Trond Aas, Odd Eliassen y Jon Teigland. Instalaron el campo base por encima de la laguna de Jayco. Abrieron una nueva ruta por la arista Suroeste, en un estilo más ligero que la expedición anterior. Hicieron ellos mismos todos los porteos; una vez descansadosempezaron a escalar el día 19 de Junio. La niebla y el mal tiempo, eternos compañeros del nevado no privaron a los andinistas de fijar los primeros 400 metros. Una vez fijado el principio de vía, siguieron hacia la cumbre pasando cuatro noches en cuevas de hielo, «dos de ellas gigantes, azul turquesa». Después de más de diez días de escalada llegaron a la cumbre el 2 de agosto. Inesperadamente, pasada la noche el sol brillaba con fuerza, así que dos de los noruegos se bajaronhasta el collado Oeste, bajando por la vía de los ingleses y completando la travesía del Huaguruncho. El resto del equipo regresó por donde habían venido. En su artículo explican cómo les decían los locales que los ingleses jamás habían llegado arriba.
1976. Arista Norte-Noreste. (MD?, 1500m). La expedición del Club de Montaña de Trabajadores de Takamatsu (Japón) estaba formada por Hideaki Naoi, Akira Yamada, Hiroshi Kuriyama, Kazuhiro Oka, Masao Hashimoto y las andinistas Tomomi Akiyama y Yoshiki Mitsumoto. Abrieron una nueva ruta al Huaguruncho, con un estilo pesado y equipando totalmente la ruta. Esta transcurre por la arista oriental de las dos que llevan hasta el hombro Norte del Huaguruncho, para seguir la arista Norte hasta lacumbre. El campo base lo instalaron en lo alto del valle de Huarancayo el 11 de Junio. Instalaron dos campos de altura, uno cerca del collado por encima del campo base y otro ya en las proximidades del hombro. El 6 de Julio, después de casi un mes de trabajo, llegaron a la cima; otro equipo, con las dos mujeres, hizo cumbre al día siguiente.

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.