EXPLORANDO

Mujeres invidentes al Mont Blanc

El mal tiempo hizo que Raquel Alejandre y Mª Ángeles Molina, con menos de la décima parte de visión, se quedaran a 500 m. de la cumbre.

| No hay comentarios |
Raquel Alejandre y Mª Ángeles Molina ascendiendo el Aiguille de Goûter.- Foto: Moisés GómezRaquel Alejandre y Mª Ángeles Molina ascendiendo el Aiguille de Goûter.- Foto: Moisés Gómez

Raquel Alejandre y Maria Angeles Molina alcanzaron el Dôme de Goûter (4304 metros), en su intento por coronar la cumbre del Mont Blanc (4808 metros). Esta vez la montaña no se dejó, y las condiciones meteorológicas impidieron la que podría haber sido la primera ascensión de personas invidentes por este itinerario, un proyecto promovido por la ONCE y patrocinado por Comarca de la Jacetania y el Instituto de la Mujer de la Región de Murcia.

Con unas condiciones climatológicas adversas, nuboso y visibilidad escasa, fuertes vientos de 70 km/h a 4000 metros y temperatura de -10º, las cordadas que guiaban a Raquel y a Maria Ángeles se cruzaban con aquellas otras que ya habían desistido de alcanzar la cumbre. Nadie lo lograría en ese día, ni en los sucesivos, aunque esto no constituía motivo de consuelo para dos personas que, con menos de la décima parte de visión que la mayoría, habían ascendido ya más de 2500 metros de desnivel por caminos, neveros, aristas de roca y glaciares.

Vuelta al amanecer

El grupo posando en la cima de la Dôme de Goûter (4304 metros).- Foto: Moisés GómezEl grupo posando en la cima de la Dôme de Goûter (4304 metros).- Foto: Moisés Gómez

Hacía sólo unas horas, a las dos de la mañana, que los seis componentes del grupo habían abandonado el Refugio de Goûter, a 3800 metros de altitud, donde habían pasado la noche.

Junto con Fernando Garrido, guía profesional de alta montaña, Moisés Gómez, guía de esquí y montaña de la Federación Española de Deportes para Ciegos, Paco Villar y Miguel Peco, ambos del Grupo Militar de Alta Montaña, las dos protagonistas de esta aventura comenzaban a caminar por las aristas y glaciares que preceden a la cima del Mont Blanc.

No fue hasta el amanecer, con las primeras luces del día, cuando se vio que los riesgos de continuar la progresión entraban en dura competencia con cualquier ansia de superación. La decisión estaba clara y la montaña seguiría ahí para la próxima ocasión.

Confianza en los guías

Descenso de la Aiguille de Goûter, tras el intento fallido de cima.- Foto: Moisés GómezDescenso de la Aiguille de Goûter, tras el intento fallido de cima.- Foto: Moisés Gómez

Deshacer el camino andado, o trepado en ocasiones, supuso realmente una toma de conciencia de la dureza de la ascensión. El descenso de la Aiguille de Goûter por un espolón de 500 metros de desnivel en roca y hielo, con la incertidumbre de la solidez de los apoyos a cada paso, ya supone un reto para muchos de los alpinistas que acometen esta vía.

Ni que decir tiene para Raquel y María Ángeles, que prácticamente habían de fiarse del consejo de sus guías a la hora de colocar cada pie. Y qué vamos a decir del pasaje conocido como «la bolera», la travesía de un corredor de nieve donde las piedras caen a gran velocidad, donde ellas quedaban completamente a expensas de los sentidos y reflejos de sus compañeros.

Raquel y María Ángeles han demostrado una vez más que las ganas de acometer cualquier objetivo, unido a la superación personal pueden con todo. A pesar de no haber conseguido coronar la cumbre esta vez (tampoco otros en condiciones «normales» pudieron ese día), no hay dudas de que a la próxima, las chicas pondrán lo mejor de sí mismas para que el Mont Blanc caiga bajo sus pies.

Fuente: Moisés Gómez

 

Lecturas relacionadas

 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.