EXPLORANDO

Laila Peak invernal: “Una expedición de viejos roqueros a la montaña más hermosa”

Así describía ayer Sebastián álvaro el proyecto durante su presentación en una abarrotada Librería Desnivel. Hoy, junto a Ramón Portilla (5º intento al pico), Juanjo San Sebastián, álex Txikon y José Manuel Fernández, ya están volando rumbo al primer intento invernal del bello seismil del Karakorum.

Autor: | 3 comentarios | Compartir:

“Muere lentamente quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño” fue la frase con la que cerraron la presentación, un sueño que para Ramón Portilla empezó en 1996 cuando, durante un penoso descenso del Gasherbrum II, no podía apartar la vista de aquella montaña puntiaguda de simbólico nombre (“La hermosa” en árabe) y, según Sebas, “hecha para retar a los alpinistas”. En agosto de 2009 –en una expedición marcada por el infructuoso rescate de Óscar Pérez en el vecino Latok 2– hizo su primer intento junto a dos amigos, pero abortaron tras recorrer unos 300 metros (de los casi 2.000 del total) por las frecuentes y peligrosas avalanchas que encontraron. Y desde entonces –como quien conquista lentamente a una amada esquiva– no ha dejado de volver cada verano (meses de agosto en 2010 y 2011 y en junio 2012), siempre en estilo alpino con uno o dos compañeros –“No concibo otra forma de intentar esta montaña”– y trayéndose pequeñas conquistas de sabiduría de cada expedición, frustradas una tras otra por las malas condiciones del hielo, las avalanchas, la llegada repentina del mal tiempo, el fallo de logística… “Esta montaña me tiene loco”, dice Ramón, quien en cada regreso a casa aseguraba que no volvería a intentarla, y ya marcha de nuevo…

Otras ascensiones y primer intento invernal

En 1996 una expedición italiana de 5 miembros capitaneada por Oreste Forno llegó a la cima del Laila creyendo culminar su primera ascensión, y en lo más alto encontraron un cartucho de gas con el nombre grabado de sus verdaderos primeros ascensionistas: los ingleses Simon Yates, Sean Smith y Mark Miller, que escalaron (sin permisos) su línea más estética de la cara oeste en 1986. Desde entonces la montaña ha contado con otros intentos, entre ellos los de unos escandinavos en 2005 que, aunque no hicieron cumbre, lograron bajar esquiando por su larga pala de la cara noroeste; o la de unos suizos en ese mismo año, que se quedaron a solo 100 metros de la cumbre (inalcanzable por la inconsistencia del hielo). Otra expedición valenciana hizo un intento sin éxito el año pasado.

Acudir en invierno al valle de Hushe, territorio del leopardo y “actual campo de juego del alpinismo” según Sebas, es ya de por sí un reto mayúsculo, pero hacerlo en invierno –con temperaturas previstas de entre -25ºC en el CB y -48ºC en la cumbre y vientos de 30 km/h– y pretender filmarlo, roza el límite de la cordura (hasta hace dos años ninguno de sus ochomiles había sido ascendido en invierno, a diferencia de los del Himalaya), pero ello son muy conscientes de a qué se están exponiendo. “Vamos a sufrir, más de una vez pensaremos que no compensa lo mal que lo estamos pasando. Bueno, de hecho yo ya lo estoy pensando”, bromeaba Ramón apenas 12 horas antes de tomar el avión. Además del desafío, la búsqueda de unas mejores condiciones del hielo es lo que les ha motivado a este intento invernal.

Equipo de apoyo y filmación

Para un empedernido contador de historias como es Sebastián Álvaro, a pesar de todos estos atractivos –la belleza de la montaña, la primera invernal, el lugar…– no habría considerado unirse a la expedición “si no hubiera sido porque es un proyecto entre amigos”. Su intención es filmar la aventura, para lo que les acompañarán dos cámaras, y contarán además con un teléfono satélite pionero que les permite el envío de imágenes. Esta conexión les facilitará la comunicación con José Miguel Viñas, experto meteorólogo quien, según explicó en la presentación, les transmitirá la predicción basándose en las coordenadas que le ha facilitado el Centro Europeo de Predicción, “algo así era impensable hace diez años, pero hoy en día los modelos de predicción globales han mejorado mucho”, apuntaba José Miguel. Contarán además con el asesoramiento desde la distancia de su amigo el doctor Kiko Arregui.

“Todo esto me viene un poco grande” nos confesaba Ramón, que no ha contado con tantos medios en ninguno de sus anteriores intentos al Laila, costeados casi en su totalidad por su propio bolsillo. En esta ocasión tampoco han tenido grandes patrocinadores y es que, asegura Sebas, es una expedición “relativamente barata” (unos 2.400 €/persona en total) al no ser obligatorios los permisos de ascensión.

También estuvo presente en la presentación José Manuel Fernández, compañero de Ramón en su anterior intento, pero no pudieron asistir los otros dos tremendos alpinistas que forman la expedición: Juanjo San Sebastián (que se unió al grupo hace solo unas semanas) y Alex Txicon (quien, a pesar de ser el más joven, es quien cuenta con más experiencia invernal). Un equipo con una prometedora combinación de la sabiduría de la veteranos y la fortaleza de la juventud. Mucha suerte, os seguiremos desde aquí.

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.