EXPLORANDO

Jordi Panyella, por la vía directa a la leyenda

Llegó el adiós para otro de los mitos vivientes de aquella generación pionera que dominó la escena de la escalada en los 40 y 50. Jordi Panyella «Pany» falleció a los 92 años de vida este 14 de mayo.

| 1 comentario |
El 19 de octubre del 2003 se celebró, como cada año, el encuentro del grupo Cavall Bernat en Santa Cecilia (Montserrat). Esta vez el encuentro era muy especial ya que se celebró el 25 aniversario. Especialmente emotivo fue el reconocimiento que se dedicó a Jordi Panyella El 19 de octubre del 2003 se celebró, como cada año, el encuentro del grupo Cavall Bernat en Santa Cecilia (Montserrat). Esta vez el encuentro era muy especial ya que se celebró el 25 aniversario. Especialmente emotivo fue el reconocimiento que se dedicó a Jordi Panyella «Pany» por su larga trayectoria en el mundo de la escalada, haciéndole entrega de una placa y contando con la participación de Ángel López «Cintero» recordando los 50 años de la primera ascensión a Riglos. En la imagen López «Cintero» y Panyella.- Foto: desnivelpress.com

Fue uno de los impulsores más sobresalientes de la escalada de dificultad catalana en los años 40. Jordi Panyella, uno de los últimos mitos vivos de aquella década dorada, fallecía el 14 de mayo, a los 92 años de vida. «Pany» se marcha habiendo dejado, como tesoro y como legado, un puñado de vías que aún a día de hoy pueden, y deben, ser envidiadas por los que sufren de la misma pasión de este pionero con bigote prometedor, que nació un 23 de abril de 1916 en Barcelona y que ocupa la plaza central en una de las fotos más célebres de nuestra historia de montaña, aquella en la que sentado en las escaleras de la iglesia de Riglos, ha de reconocer la inusitada destreza de Rabadá, Bescós y «Cintero» tras bajar estos con la primera cima del Puro en 1953.

Sus primeros movimientos en la montaña vienen de la mano del grupo Minyons de Muntaya, de caracter educativo. Sant Llorenç y Sots del Bac (Figaró) verían sus primeras peripecias sobre la roca, viéndose éstas truncadas, por un tiempo, con la llegada de la Guerra Civil, donde coincidiría con otros «minyons», iniciando una amistad que se consolidaría definitivamente con la fundación, ya en años de paz, del Centre Académic d´Escalada (CADE), donde compartiría generación con otros exponentes de la aventura catalana como Ernest Mallafré, Josep Piqué, Jaume Reñé, Joan Rodríguez «Boto» o Maria Antónia Simó.

Ya desde temprano, su concepción de la escalada se inclinaría hacia las directas, trazando, cuando le era posible, líneas rectas desde el suelo a la cima. Estilo atrevido que explora junto a Jordi Casasayas Reichardt «Haus», formando una cordada que abriría algunos de los mejores itinerarios clásicos del momento. Panyella no tardaría en cogerle el gusto a las grandes empresas y en 1941, junto a Maria Antonia Simó, efectua la segunda ascensión absoluta (y primera femenina para Simó) a la Momia, a lo que seguirían vías de dificultad en Montserrat como la que protagonizaba a la cumbre del Dit con Jordi Ferrera y Maria Antonia Simó, uno de los primeros sextos montserratinos, o la que alumbraba en la Agulla Fina, en compañía de Antoni Agramont, Jordi Ayats, Delfí Feiner y J. Sala (12-10-1952).

Pedraforca y Ordesa también dejarían su grano en las botas de Panyella, el Monte Perdido, el Peñón de Ifach… Y Riglos. El Riglos que le brindó la oportunidad de batallar contra el mundo y contra sí mismo, de ganar y perder, y de escribir uno de los renglones más lúcidos dentro del alpinismo nacional, formando parte de una historia ya de por sí brillante y mágica.

Los mejores, en Riglos

De izquierda a derecha: Ángel López De izquierda a derecha: Ángel López «Cintero», Manuel Bescós y Alberto Rabadá con Jordi Panyella (sentado y con poblado mostacho) capitaneando al grupo de catalanes que perseguía la primera ascensión al Puro y que tuvieron que conformarse con la segunda, en las escaleras de la iglesia de Riglos.- Foto: desnivelpress.com

Antes de la década de los cincuenta, Panyella había completado la segunda ascensión de la Punta Mallafré, la más alta del Firé, con Albert Murguia y Francesc A. Peyre (19-4-1946), y solo un día más tarde veía las cosas desde arriba en el Mallo Pisón, protagonizando, con la misma cordada, la primera ascensión. También en el 46, apuntalado por «Haus», abre en 8 horas la Pany-Haus al mismo risco, primera en la cara Sur de la pared, superando una chimenea de sexto grado, de las que aún hoy hacen temblar las piernas.

Sería años más tarde cuando la larga sombra de una de las figuras claves de la época, Alberto Rabadá, se interpondría en uno de sus objetivos principales, ser el primero en la cumbre del Puro, una meta perseguida, que ya había rechazado, incluso mortalmente, varios embates.  En marzo de 1953, «Pany», Jordi Ayats y Jordi Salas realizan un intento, viéndose obligados a desistir. Para su segunda tentativa contarían con un refuerzo que sería decisivo, Rosich, con quien acabarían alcanzando parte de su objetivo. El mismo día que «Panyella» llegaba a Riglos para subír de nuevo su bigote por el conglomerado del Puro, Alberto Rabadá, Manuel Bescós y Miguel Ángel «Cintero» protagonizaban la primera absoluta de la aguja rosada, relegando a los catalanes a un segundo puesto, igual de meritorio, a pesar de que la historia tienda a recordar solo a los «vencedores».

Con Panyella se va uno más de aquel conjunto de hombres que se distinguian por sus cuerdas y zapatillas de cáñamo, por subir con diez kilos de mosquetones y clavos de hierro por donde el resto no podían. Por permanecer fieles a la necesidad de descubrir.

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.