EXPLORANDO

Carlos Pauner: “El Annapurna no me gusta pero hay que ir”

El alpinista aragonés parte este mes hacia Nepal para escalar el Annapurna (8.091 m), el noveno ochomil de la lista de sus catorce. Comparte expedición con Javier Pérez y se plantea el objetivo de pasar el mínimo tiempo posible en la montaña.

Con Iván Vallejo en el Nanga Parbat  (Col. Iván Vallejo)
Con Iván Vallejo en el Nanga Parbat
| No hay comentarios |

Carlos Pauner es uno de los montañeros españoles que andan actualmente en la carrera de los catorce ochomiles. De hecho, es de los que la lleva más avanzada, con ocho cumbres en su palmarés. Esta primavera tiene intención de sumar la novena, el Annapurna (8.091 m).   Nacido hace 45 años en Jaca, Pauner lleva 15 años viajando casi anualmente al Himalaya. Allí ha ascendido el Broad Peak (1997), K-2 (2001), Makalu (2002), Kangchenchunja (2003), Gasherbrum I (2004), Cho Oyu (2004), Nanga Parbat (2005), Broad Peak (2007) y Dhaulagiri (2008).   En 2002, coincidiendo con el Año Internacional de las Montañas, Pauner empezó el proyecto de ascender los catorce ochomiles de la Tierra, patrocinado por el Gobierno de Aragón. Además, el oscense pretende conseguirlo sin la ayuda de oxígeno artificial.  

¿Cuál es el plan de la expedición al Annapurna?

El próximo 24 de marzo volamos hacia Katmandú, desde allí iremos a Pokhara el día 29, y esperamos llegar al campo base del Annapurna hacia el 4 o 5 de abril. La idea es intentar hacer cima a finales de abril, que es el mejor momento para ascender las montañas de esa zona, igual que en el Dhaulagiri o en el Manaslu. Es una época en que es frecuente que se abran ventanas de buen tiempo, y empieza ya a soplar el viento aunque todavía no es excesivo.

¿Cómo has preparado esta vez la logística de la expedición?

Como siempre, gracias al apoyo del Gobierno de Aragón. En esta ocasión, compartiremos campo base y permiso con la expedición de Juanito Oiarzabal y Tolo Calafat y con la de Xavi Arias y Lluís Ràfols. Tenemos un permiso para los seis y la idea es trabajar conjuntamente en muchos aspectos.  

¿Qué esperas del Annapurna?

Yo ya estuve en el Annapurna en otoño de 2002, pero aquel fue un año muy malo y no tuvimos opción de hacer cumbre. El Annapurna es una montaña que no es excesivamente alta para los que estamos en esto de los catorce ochomiles, ya que sólo tiene 8.091 metros, pero tiene muchísimo desnivel. Estamos hablando de unos 4.000 metros desde el campo base hasta la cima.  

Cuatro mil metros llenos de peligros…

Efectivamente. Es una escalada técnicamente de nivel medio, pero su característica más destacada es que se trata de una montaña peligrosa. Y además, no es posible esquivar los riesgos utilizando otras rutas. Yo ya he perdido a amigos allí. Es el peor de todos los ochomiles en cuanto a índice de peligrosidad: creo que el ratio de muertes por ascensión ronda el 40%.  

Concretamente, las cifras hablan de un total de 153 ascensiones y 58 muertes, es decir, un 37,91%. ¿Por qué ir a un lugar tan peligroso?

Es una montaña que no me gusta. Y creo que en general no gusta a los alpinistas, porque no es muy difícil y en cambio es peligrosa. Pero si queremos hacer los catorce ochomiles hay que ir.  

¿Cuál es la estrategia para escaparse del peligro?

La idea es utilizar el campo 1 para aclimatar muy bien y así hacer cumbre pasando el menor tiempo posible en la montaña. La verdad es que esto es algo que yo ya acostumbro a hacer. Suelo aclimatar rápido y bien, y luego estoy poco tiempo en la montaña. Además, lógicamente buscaremos la ruta alemana, que es la que hace hoy casi todo el mundo, en lugar de la ruta francesa que es la ruta normal pero es mucho más peligrosa y casi nadie la hace ya.  

Por cierto que además de Juanito Oiarzabal y Xavi Arias, también os encontraréis en la montaña con la expedición de Edurne Pasaban y Al filo de lo imposible. ¿Habéis tenido algún contacto previo con ellos? ¿Tenéis previsto trabajar conjuntamente?

La verdad es que no hemos tenido contacto previo. Hasta ahora no sabía si nos íbamos a encontrar, porque creía que ellos iban primero al Shisha Pangma. Actuaremos como siempre que nos encontramos: hablaremos y seguro que colaboraremos para distribuir el trabajo entre todas las expediciones y duplicar esfuerzos.  

Fuentes: CarlosPauner.com, 8000ers

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.