AGOSTO 2003

Diario del Pobeda

El alpinista georgiano Merab Khabazi detalla en este escrito su reciente expedición al Pobeda Peak junto a Chus Lago.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Itinerario seguido por Chus y Merab en su ascensión al Pobeda. - Foto: Col. Chus LagoItinerario seguido por Chus y Merab en su ascensión al Pobeda. – Foto: Col. Chus Lago

Julio 25
Por fin estamos en Karkara. Viajamos muy bien, en un lujoso Toyota, con unaalpinista americana. Kazbek nos recibió muy respetuosamente. «¿Es verdadque María (Chus Lago) ha subido el Everest?» – me pregunto. «Si, yademás sin oxigeno» (sólo respiró tres horas durante el descenso). Pocodespués todo el campamento lo sabia. Estamos muy entusiasmados, queremos estaren el glaciar lo antes posible. Kazbek nos ofrece volar el día 28. Mientraspodemos aclimatarnos un poco aquí.

Julio 26-27
Hemos hecho un paseo hasta 3.100 metros y hemos dormimos a esa altura. Porla noche hubo tormenta, aunque al principio estuba lejos. «Vendrá haciaaquí» – dijo Chus. «¿Qué dices Chus? ¿Cómo puede venir si no hacenada de viento?». En quince minutos estuvo sobre nosotros… Sin embargodormimos bien, sin dolor de cabeza. Volvimos al campamento a la hora de lacomida…

Julio 28
Todo el horizonte esta cubierto de niebla. No creemos que sea posible volaren estas condiciones. Sin embargo Kazbek y los pilotos deciden intentarlo.Despegamos a las 10 de la mañana. Volamos por encima del río Karkara, muycerca de los árboles. Unos minutos después aterrizamos en una carretera yesperamos a que despeje. Viene Kazbek con su Toyota y sigue más arriba con lospilotos para estimar las condiciones. Lo repiten una hora más tarde (esta vezChus y yo los acompañamos). Los pilotos deciden volver a volar. En media horaestamos en el Inylchek Sur. ¡Por fin!

Daniil Ivanich, jefe del campamento, nos da maderos e instalamos nuestratienda. Aquí viviremos durante toda la expedición (entonces no podíamos saberque pasaríamos sólo 5 noches en aquella tienda…). Encontramos a dos vascos,que quieren hacer el Khan-Tengri y el Pobeda después. Desde nuestro campamentoun guía ruso (Kolia) y un cliente japonés (Shirota) también van al Pobeda. Nosabemos nada de otros campamentos…

Julio 29
Salimos a dar un paseo por el glaciar Zvyozdochka. Nos sentimos muy bien.Pasamos la morrena y intentamos cruzar el glaciar como el año pasado, peroaquel camino ya no existe. El glaciar ha cambiado mucho. Mientras, vemos acuatro personas bajando desde C1. Intentamos cruzar con ellos pero ya han pasadoel glaciar y están en la morrena. Volvemos despacio al CB.

Dudamos mucho sobre la aclimatación. ¿Adonde ir? ¿Al Pobeda? Todavía noestá abierto el camino hacia el Diki pass; ¿al pico Diki? Es demasiado bajo(5.000 m); ¿al Khan Tengri? – no nos gusta pasar aquel peligroso corredor.Finalmente decidimos ir al Khan-Tengri. Kolia, el japonés y dos rusos van asalir para el Pobeda el día 1 de agosto. Por la tarde nos visitan Misha(conocido del año pasado) y su novia. Van a aclimatarse en el Khan Tengritambién. Por la noche el jefe organiza una fiesta en el comedor con vodka ycoñac. Desde el campamento de arriba bajaron Dima Grekov, su mujer Lena y Masha.

Julio 30
Salimos a las 12.30 h. En todos los campamentos bases nos reciben con muchaamabilidad, nos ofrecen te, café, nos desean mucha suerte este año… Llegamosa la «curva» a las 16 h. Bien, tenemos mucho tiempo para descansar.Vamos a salir a las 4 de la mañana.

Julio 31
Nos quedamos dormidos. Nos despertamos a las 4, cuando la gente ya habíaempezado a moverse hacia arriba. Desayunamos muy rápido y salimos a las 5:15.Vamos bastante bien, Chus va mejor. A las 11:30 estamos en el C2, a 5.300 m. Haymucha gente allí, dos vascos entre ellos. Instalamos la tienda y nos quedamos.

Agosto 1
Pasamos la noche muy bien. Este año la aclimatación es mucho mas fácil,casi no nos duele la cabeza. Salimos a las 12:30, y llegamos al C3 en tres horas(Chus tardó aún menos, 2:30 horas). Ya nieva. Instalamos la tienda cerca de unpolaco. Vamos a pasar dos noches aquí. No podemos comunicar con el CB, la radiono funciona bien.

Agosto 2
Nieva, sopla viento y hace mucho frío fuera, todo el día en la tienda. Elpolaco abandonó la expedición y empezó a bajar por la tarde. Nos sentimos muybien.

Agosto 3
Nos despertamos a las 6 de la mañana. Tardamos dos horas y media enprepararnos. Hay 30-40 cm de nieve fresca. Bajamos bien, rápido, a las 11:30estamos en la «curva», y a las 14 h en el CB. Estamos muy contentos dehaber aprovechado el tiempo y haber aclimatado tan bien. Vamos a descansar hastael día 7.

Agosto 4
Día de descanso. Viene Kazbek con el ministro de relaciones exteriores.Entran en el comedor, donde trabaja Chus. Ella empieza hablar cuánto le gustaestar en este campamento, que comida más buena etc. Creo que Kazbek esta muycontento. Por la tarde Chus nos cuenta sobre su encuentro con el Rey. Todos leescuchan con mucha atención. Daniil Ivanich, Kolia, Yaric, Tania, Olga, poco apoco se hacen nuestros amigos…


 

Agosto 5
Otra vez viene Kazbek y come con nosotros. Me cuenta la historia de lamuerte de su amigo Valeri Khrishaty (en el corredor del Khan-Tengri en 1993).Nos desea mucha suerte. Decidimos salir mañana, Kolia y Shirota nos cogeránpor el camino. Hoy ya fueron Dima Pavlenko y su amiga. Kolia está seguro de queella no va a subir. Con nosotros está muy respetuoso, nos cuenta variashistorias (la ascensión trágica en la pared Oeste del Makalu). Enviamos lasultimas cartas y avisamos a todos que no estaremos en el CB en 8 o 9 días.Parece que el tiempo mejora poco a poco…

Agosto 6
Salimos a la 1, muy cargados. Chus lleva mas de 20 kilos, yo más de 25. Sinembargo vamos muy bien y a las 6:30 estamos en C1 (a 11 km del CB). Por elcamino nos cruzamos con el grupo de Gleb Sokolov, van a abrir nueva ruta en elPobeda Este. La radio no funciona. Chus cocina spaghetti y salsa con tomatesfritos, ¡muy rico!

Agosto 7
Nieva, hay muy poca visibilidad. Tenemos que esperar en la tienda. DimaPavlenko y su amiga vuelven al CB. Por la tarde despeja. Nadie subió desdeabajo.

Agosto 8
Salimos a las 9:30. Hace sol. Pronto tenemos calor. Subimos despacio lapendiente larga hacia los seracs. Por la nieve se ve huella a la izquierda, perosabemos que las cuerdas están fijadas en las rocas, así que vamos por elcentro. Sin embargo subo por la huella para ver si no hay otra cuerda allí.Desafortunadamente no hay nada, sino un serac enorme. Vuelvo atrás y nosdirigimos hacia las cuerdas (se ven en las rocas). Atravesamos la pendiente yllegamos a las rocas (en algún momento tengo que quitarme la mochila, paracoger el piolet).

Empiezo a subir por las cuerdas. Me cuesta mucho. La mochila es muy pesada ysubir con el jumar es bastante difícil, hay que trabajar con manos y me cansopronto. Tengo que descansar a menudo. No se cuanto tiempo gasto para subir unos60 metros, ¿30 min?, ¿40?… Chus sube mas rápido. La siguiente cuerda va porla nieve, unos 5 o 7 metros verticales y después menos pendiente. Esta parte lasubimos más rápido. Queda muy poco. El ultimo tramo va entre carámbanos yestalagmitas de hielo. Muy, muy bonito, pero no tengo fuerza para quitarme lamaldita mochila, sacar el video y filmar toda esta belleza.

Subimos hasta el final de las cuerdas. Queda subir una pequeña pared de 2metros para encontrarnos en el relieve fácil. Lo hacemos sin problemas y nosparamos para descansar y comer algo. Comemos la única naranja que tenemos,fumamos y seguimos. A las 6 paro para intentar una conexión de radio, sinéxito. Mientras, Chus se adelanta y abre el camino. Va muy bien, me cuestamucho cogerla. A las 7 estamos bajo el Diki pass. ¡Qué día mas agotador! 9horas y media de camino.

Agosto 9
Amanece un día brillante. Mientras estamos preparándonos suben 6 personas:Dima Pavlenko y Igor de Moscu, dos ingleses (a uno lo conocemos del año 2001,se llama Rob), Kolia y Shirota. Les dejamos abrir huella y empezamos a las11:45. A las 12:15 estamos en el Diki Pass, tomando agua caliente con vitaminas.Kolia repara la radio y ya tenemos conexión con el CB.

Seguimos subiendo. Como siempre Chus sube muy bien, yo despacio. A las 4estamos en el C3 (Chus a las 3). Kolia quiere subir más, pero Shirota prefierequedarse allí. Así que todos quedamos a 5.600 m, salvo Dima y Igor (lleganhasta 6.100 m). Los ingleses están 50 metros por encima de nosotros. Kolia traeBalsam y tomamos café. Antes, Chus prepara puré y comemos muy bien.

Agosto 10
Salimos los últimos, a las 10. Subimos muy despacio. Empiezan las rocas. Encada tramo un montón de cuerdas, dios sabe de qué años. Chus saca elpantalón de pluma y unas cosas más y los deja colgados en una cuerda. Vamossubiendo poco a poco. En un momento me cuelgo en una cuerda más nueva con jumary la tiro para comprobar que esta bien fijada. No encuentro ninguna resistencia.Sigo tirando y en unos segundos tengo el cabo de la cuerda en mis manos. ¡Noestaba fijada! Pido a Chus que me asegure y subo a fijarla. En este mismomomento veo a una persona bajando, unos 30 o 40 metros por encima. Le aviso aChus. Debe ser un inglés. Pues ellos no van para cumbre, sino para aclimatarsey dejar un depósito.

Subo despacio, con mucha atención. Ya estoy en la reunión y empiezo a fijarla cuerda. Unos segundos antes veo la tapa de la mochila del inglés, quienestá ahora a 3 o 4 m de mi, pero las rocas no me dejan verlo. Mientras fijo lacuerda oigo un ruido de piedras caídas. Pienso que el inglés saltó y mepregunto cómo puede estar tan loco para saltar en este terreno. Acabo fijar lacuerda y vuelvo la cabeza hacia Chus, para avisarla de que todo va bien.

Su cara esta deformada de emoción y dolor. «El ingles cayó» medice. Enseguida entiendo todo. ¡No era el ruido de un salto! Me cuenta como fuecon frases breves, interrumpidas por llantos. Le pido que no se mueva y rapelohasta ella. Luego los dos rapelamos unos 80 metros más. Allí saco nuestracuerda de 60 m para rapelar más y buscarlo, por si ha parado en alguna roca.Cuatro metros a la derecha encuentro sangre en una roca. Esta línea de sangreva hasta el abismo. él no esta allí, solamente otra línea de sangre en lanieve, 200 metros más abajo.

Vuelvo a la reunión donde está Chus. Es la una, saco la radio y intentohablar con el CB. Todavía es muy temprano. A la 1:55 Daniil Ivanich enciende laradio y le aviso sobre lo ocurrido. Poco después volvemos a subir. En el mismolugar donde cayó el inglés, aparece su compañero. Fue muy duro contárselo,pero debíamos hacerlo. Le pido que baje con mucho cuidado y seguimos subiendo.Este accidente nos quitó mucha fuerza, especialmente a Chus, quien vio toda lacaída.

A las 4 llegamos a 6.100 m. Hay bastante sitio, pero no quiero quedarmeaquí. Subimos más y a las 9, muy cansados, estamos en el C4, a 6400 m.Después del accidente vamos encordados todo el tiempo, con cuidado. Kolia yShirota están 150 metros más arriba. No sabemos dónde están Dima y Igor.

Agosto 11
Salimos a las 10:30. El plan es subir Vazha Phavela, el pico Oeste, pero hoytenemos que pasar las rocas más difíciles. Ya empieza a acumularse elcansancio, a esta altura no te recuperas totalmente por la noche. Vamosdespacio. Subimos hasta 6.500 m a las 2 y descansamos. Mientras comemos jamón yfumamos baja Dima Pavlenko. Dice que está harto del Pobeda, ha subido 3 veces ybasta para él. A las 3 subimos la ultima roca, que es la más difícil y pocodespués pasamos el lugar de las avalanchas del año pasado. Ahora subimos muydespacio. A las 5, a 6.700, decidimos parar. Encuentro un lugar estupendo entredos rocas e instalamos la tienda. Esperamos poder descansar bien y mañana, sinpeso, poder subir rápido. Kolia, Shirota y Igor están en Vazha Phavela. Chusno puede olvidar al ingles.

Agosto 12
Nos despertamos a las 5:30. Desayunamos poco y salimos a las 6:45. Hace muybuen tiempo, sin viento. Cogemos un cartucho de gas medio vació, la cocina yalgo de comida. Avanzamos bastante bien y en hora y cuarto (a las 8) estamos enVazha Phavela. Encontramos a Igor, ha pasado la noche en una cuevapequeñísima. A 100 metros esta la tienda de Kolia. Están fuera, haciendo losúltimos preparativos. Los dejamos abrir la huella y los seguimos a unos 150-200metros. En dos horas pasamos la mayor parte de la arista y nos encontramosatravesando una pendiente de nieve dura. Asegurándonos en los tramos máspeligrosos, llegamos a una plancha ancha de 200 m antes del»Obelisco». Nos paramos para comer y hacer agua. De repente aparece unamericano que viene desde el campo «6.500» (allí durmieron Kolia yShirota; y este americano la noche siguiente). No lleva mochila, sino una fundade tienda con algunas cosas pequeñas. Esta descansando con nosotros, mientrashacemos agua. Podemos ver a Kolia, Igor y Shirota, zigzagueando a la derecha del»Obelisco», subiendo más y más.

A las 12:30 volvemos a movernos hacia el «Obelisco», dejando lacocina y casi toda la comida en el lugar del descanso. En 10 minutos tambiénestamos zigzagueando a la derecha del «Obelisco». En la repisa hay uncadáver; no se lo digo a Chus, es suficiente ya lo que ha visto. El americanova más rápido, pronto lo perdemos de vista. Subimos la pendiente de nieve,luego un pequeño corredor de roca y nieve, otra pendiente de 50 metros, otramás de 150-200 metros y llegamos a la «gran piedra», dondeencontramos algunas cosas de Kolia y otros. Descansamos un poco antes de laarista estrecha que luego pasamos con mucho cuidado. A las 6 de la tarde, cuandoestamos en 7.350 m, encontramos a Kolia, bajando de la cumbre. Nos dice que nosfalta una hora y media, todavía dos horas. Lo mismo dice el americano unosminutos más tarde, quien ahora parece muy agotado. Sabemos que es muy tarde,pero la cumbre esta tan cerca… Pido a Chus que suba lo más rápido posible.Los dos estamos cansados, pero tengo mucho miedo a que no podamos bajar laarista con luz. Así, pasando las ultimas rocas, a las 18:55 pisamos la cima delPobeda.

Chus quiere llamar a España, pero no la dejo, es muy tarde. Sacamos unasfotos y empezamos a bajar. Pasamos la arista con cuidado y llegamos a la»gran piedra» a las 21:00. Por el camino Chus pierde una manopla, ledoy la mía (no las uso, trabajo con guantes). Allí paramos un poquito y hablacon Oscar (Gogorza). Seguimos bajando. A 7.100 nos coge la noche, pero lo máspeligroso ya lo hemos pasado. A las 23:30 bajamos la última pendiente y estamoscerca del «Obelisco». Chus para y me enseña su mano. Tienecongelaciones, los dedos han cambiado de color. Busco un guante fino y se lopongo en la mano, y la manopla de pluma por encima. Cojo su mochila y nosdirigimos al lugar de nuestro descanso. A las 24:00 estamos allí.

Agosto 13

Chus llega unos minutos más tarde, mientras, enciendo la cocina y intentohacer agua. Afortunadamente casi no hay viento. La luna lo alumbra todo. Chusestá agotada, me anuncia que quiere vivaquear aquí. Intento persuadirla paraseguir hasta Vazha, pero ella no quiere pasar aquella pendiente peligrosa por lanoche. Entonces le ofrezco que se quede sola unas 3 horas, mientras yo voy ytraigo la tienda y los sacos (¡qué optimismo!). Le doy mi plumífero y memarcho. Son las 00:30.

Me parece que voy corriendo pero tardo 2 horas en llegar a la tienda de Kolia.Me da un vaso de té, lo tomo, pero el cuerpo no lo acepta, en unos minutos lodevuelvo. Bajo a nuestra tienda a las 02:50. ¡Tardo 20 minutos en meter lossacos en la mochila! Entiendo que con este peso pasarán muchas horas hasta quesuba al Vazha y recorra la arista. Entonces cojo el gas y toda la comida que nosqueda y a las 03:15 inicio la vuelta hacia Chus. Estoy muy preocupado, mearrepiento de haberla dejado sola. Subo al Vazha en una hora y recorro la aristaen dos. Llego con la luz del día. Han pasadao 24 horas desde que nos pusimos enpie.

Chus está en la misma posición. Le examino las manos. Tiene congelacionespero no son muy graves. Ahora es muy importante bajar lo antes posible. Intentoencender la cocina, pero sin éxito, el agujero está manchado. Chus consiguerepararlo y hacemos agua. Sale el sol, pero no calienta, tenemos frío. Tomamosagua (no tenemos ni café, ni té, ni vitaminas) y Chus intenta a caminar, perodescubre que no ha recuperado nada. Por lo contrario, creo que la noche lequitó toda la fuerza que tenía. Necesita descanso, debe dormir unas horas.

Decidimos que volveré a por la tienda y los sacos. Afortunadamente siguehaciendo muy buen tiempo. Paso casi la mitad de la arista cuando me anunciandesde el CB que pronto el helicóptero volará sobre nosotros y tirará cajaspara nosotros con tienda, comida, oxigeno, etc, y yo tengo que volver arecogerlas. Mientras, Kolia cogerá nuestros sacos y los llevará hasta el Vazha.

Vuelvo a nuestro «campo» a las 12:30. Daniil Ivanich dice que en elmismo helicóptero viene el grupo para ayudarnos (los dejará en el C2). Intentoconvencerle de que no necesitamos ni el grupo ni el oxigeno, pero es en vano. Elhelicóptero aparece a las 14:30 y echa tres cajas, dos de ellas se pierden porla vertiente China. En la tercera solamente hay 5 botellas de té. ¡Una granoperación para 5 litros de té! Bajo unos 60-80 m para buscar las cajas, perohan desaparecido para siempre. Kolia no encontró nuestra tienda y ahora estabajando hacia «Diki Pass».

A las 15:45 salgo por tercera vez hacia el Vazha. Ya me cuesta hacer laspequeñas subidas que hay a lo largo de la arista. Me duele la garganta cuandointento tragar la saliva (¿de dónde sale tanta saliva?), como si tragaratrozos de cristal. Por el camino encuentro a Xavier (uno de los vascos) con suguía Dima Komarov. Dima me dice que tiene mucha comida, gas y una tiendagrande. Entonces le pido que cuide a Chus mientras traigo los sacos.

Sigo. Llego al Vazha a las 18:30, media hora mas tarde a nuestra tienda, cojolos sacos y estoy en el Vazha a las 20:20. Allí me espera viento muy fuerte.Por primera vez durante toda la expedición siento miedo. Estoy solo en laarista, va a anochecer pronto, no tengo frontal, el viento elimina la huella, mecongela la cara, las manos, la radio no funciona más, la niebla cubre laluna… Voy corriendo, llegó a la ultima pendiente en la oscuridad. La paso pormemoria e intuición. A las 22:00 estoy en la tienda. Dima, Xavier y Chus estántomando el té del helicóptero. Parece que Chus está mejor, aunque descubrimosque tiene congelados dos dedos del pie también. Ahora puedo descansar, 40 horasen pie, caminando mas de 20 kilómetros por encima de 7.000 metros…

Agosto 14
Por la mañana Dima habla con el CB y le piden que nos acompañe hasta elVazha. Mientras ellos están preparándose, bajo una vez más hacia China parabuscar el oxigeno, claro que sin éxito. Salimos a la 1. Dima va con nosotros.Vamos lentamente, descansando a menudo. A las 18:00 llegamos a la tienda deKolia y nos metemos dentro. Dima nos despide y da la vuelta. Estamos mediodormidos cuando llega el grupo: Bidzina, Dima Moskalyov, Vadim y Sasha. Dima daa Chus algunas medicinas y yo la pincho un medicamento fuerte. Bidzina preparala cena y pronto dormimos.

Agosto 15
Despertamos a las 9 y empezamos a bajar a las 11. Chus está mucho mejor ycamina bastante bien. En una hora estamos a nuestra tienda. Pasamos casi unahora allí recogiendo las cosas. La mayor parte del peso lo llevan Vadim y Sasha.Seguimos bajando con mucho cuidado y a las 15:00 estamos a 6.500. Allí comemos,descansamos y a las 18:00 llegamos al C4. Chus, Bidzina y yo nos quedamos allí,mientras los otros bajan hasta 6.100. Encuentro un deposito antiguo, cogemosunas chocolatinas y alguna comida.

Agosto 16
Por la mañana examinamos los dedos. El dedo gordo del pie me asusta más.Decidimos pedir el helicóptero para cuando estemos bastante abajo. Empezamos abajar a las 10. En dos horas estamos a 6.100. Dima nos da té y las vitaminastan grandes que no puedo tragarlas. Chus toma todo, yo las echo en la nieve.Seguimos bajando y a las 15:00 estamos a 5.800, cogiendo las cosas de Chus porel camino. Desde allí ya bajamos muy rápido y en una hora nos encontramos a5.100 en el «Diki Pass», donde pedimos el helicóptero. Bajamos 400metros más. A las 5:30 viene el helicóptero y a las 6:45 aterrizamos enKarkara. Así termina nuestra expedición…


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.