EXPLORANDO

¿Adiós al Campo Bridwell del Torre?

Ni caballos ni cabañas a los pies del Torre. Desde septiembre de 2007, el Parque Natural de los Glaciares prohibirá unos, y pretende desmantelar las otras.

| No hay comentarios |
Grupo del Cerro Torre, desde el oeste.Foto: R. GaribottiGrupo del Cerro Torre, desde el oeste.Foto: R. Garibotti

Ni caballos, ni cabañas. Dos cambios importantes en el Parque Nacional de los Glaciares (Patagonia argentina) para el próximo año, y concretamente en su zona norte, que acoge dos destinos predilectos entre escaladores de todo el mundo, los grupos del Cerro Torre y Fitz Roy. La dirección del parque, con el objetivo de preservar la zona, pues se ha disparado, asegura, la afluencia de visitantes durante los últimos años, prohibirá en septiembre de 2007 el uso de caballos para los porteos de material desde El Chalten, y además desmantelará los ya míticos campos De Agostini (en el Torre) y Río Blanco (en el Fitz).

Movida previsible… o no, quien sabe. Sí está clara la principal razón esgrimida por Carlos Duprez, encargado de esta Zona Norte del Parque Nacional: la preservación de la misma como, sobre todo tras el aumento de visitantes que ha tenido esta región patagónica. «De unos pocos cientos al principio de la década de los 80, a 20.000 en 1998 y finalmente 45.000 en 2005». Duprez reconoce que en su mayoría son senderistas, «llegan a la zona para caminar», pero aun así, los escaladores se verán afectados por ambas medidas.

Sin caballos

Grupo del Fitz Roy. Foto: Jvan TreschGrupo del Fitz Roy. Foto: Jvan Tresch

Para empezar, se acabaron los porteos a caballo hasta las bases del Torre o el Fitz Roy, en torno a las dos horas. «Los caballos causan erosión importante en los senderos. A partir de la temporada 2007-08 tanto alpinistas como caminantes tendrán que cargar con todo su equipo y comida en sus propias espaldas». Debido a su inestable climatología, intentar el Torre o el Fitz Roy suele requerir estancias prolongadas, y además con las paredes a tiro cuando el cielo lo permite. Por ello, los portes de los alpinistas que acuden suelen ser abultados (y pesados).

Sin caballos, serio revés para los arrieros de El Chalten, que suelen ofrecer (a cambio de plata) este servicio, contratado generalmente por la mayoría de alpinistas europeos y norteamericanos. No porque vayan a perder su negocio, o quizá sí, sino porque quizá tengan que realizarlos ellos mismos en persona.

Más peliagudo, al menos entre los escaladores, puede ser el desmantelamiento de las denominadas cabañas ubicadas al pie de ambos grupos. La dirección del Parque entiende que «con el crecimiento de El Chalten, ubicado a menos de dos horas de los campos base, la razón de ser de los mismos ha perdido fuerza. Cada año más y más alpinistas usan El Chalten como campo base».

¿Historia del montañismo…

Cabaña de troncos levantada en el campo base del Fitz Roy. ~ desnivelpress.comCabaña de troncos levantada en el campo base del Fitz Roy. ~ desnivelpress.com

Tanto el Campo Bridwell y De Agostini, usados por alpinistas y guías respectivamente al pie del Torre, como el de Río Blanco en el Fitz, son centros de reunión y convivencia entre los alpinistas, y permiten hacer más llevadera la espera del buen tiempo en Patagonia. Funcionan como tienda comedor y cocina, y fueron levantados y ampliados por los escaladores entre las décadas de los 80 y 90, cuando eran mayoría (afirma la dirección del Parque) entre los visitantes de la zona.

Son chozas levantadas con troncos de árboles, y cubiertas con plásticos y alguna chapa metálica, que ya no encajan en los planes de preservación del Parque. Pero para algunos, como Rodrigo Fica, asiduo de Patagonia, «forman parte de la historia del Montañismo y, por ende, es patrimonio cultural». Y claro, su destrucción a su juicio es un error.

…o favelas en un ambiente natural?

Entre los fijos de las paredes patagónicas también hay quien apoya ambas medidas, y el trabajo de preservación del Parque, como el argentino Rolando Garibotti. «Este tipo de construcciones no tienen cabida en un área protegida como lo es la zona norte del Parque Nacional los Glaciares», según Rolando Garibotti, «favelas en un ambiente natural», añade.

Además, según Garibotti la nula aportación y ayuda prestada por los escaladores al Parque Natural durante todos estos años (ni siquiera cuando se reconstruyó, afirma Rolando, Río Blanco), valida ahora que éstos pidan la preservación (sobre el terreno, o en un museo) de estas cabañas, donde fueron macerándose la mejores realizaciones alpinísticas a sus espigadas agujas. Al parecer, el debate está servido…

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.