EXPLORANDO

Joan Garrigós: “El objetivo final de cualquier deporte es ser olímpico”

Mantuvimos una extensa conversación con Joan Garrigós, presidente de la FEDME, en la que repasó la actualidad de todos los deportes que tutela el ente federativo, con desafíos como la inclusión en el programa olímpico o la adaptación a las redes sociales.

Autor: | 7 comentarios | Compartir:
Joan Garrigós  (Ocisport)
Joan Garrigós

Joan Garrigós es el presidente de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada desde 1993. Su labor al frente de la entidad que rige los desgnios de los deportes de montaña en nuestro país ha sido ingente, en una época de grandes cambios a los que la FEDME se ha tenido que adaptar: nuevas disciplinas deportivas, la generalización de las competiciones, el surgimiento del concepto de alto nivel deportivo… por no hablar de todo lo relacionado con los nuevos tiempos y las nuevas tecnologías.

Coincidimos con Joan Garrigós en la presentación del calendario oficial del Gran Premio Buff Salomon 2011 – Campeonato y Copa de España de Carreras por Montaña, celebrado el pasado 13 de abril en el Pla de l’Ermita, en lo alto de Vall de Boí, entre altas montañas pirenaicas de la Ribagorza Románica. Un escenario idílico para mantener con él una conversación relajada y extensa, en la que repasar la actualidad de todas las modalidades deportivas que tutela la FEDME, y para saber en qué anda metida la Federación actualmente. Empezamos, cómo no, por la última disciplina en integrarse al ente federativo y la que era motivo de la presentación.

Las carreras por montaña es un deporte que ha vivido una gran evolución desde su inicio, que no hace tanto, ¿no?
Sí, las carreras por montaña es una modalidad deportiva que está en continuo crecimiento, tanto por parte de organizadores como por parte de deportistas y nosotros desde la Federación tenemos depositada mucha confianza en que este de 2011 va a ser un circuito con mucho nivel técnico y con un gran nivel de organización. Hace ya diez años de la primera Copa de España oficial que se organizó desde la FEDME, este me parece que es el onceavo y, por supuesto, al tener un crecimiento tan alto en cuanto a participantes, que ha sido un boom que no se lo esperaba nadie, el nivel técnico de la gente ha ido creciendo año tras año: las cosas que antes se hacían en cuatro horas ahora se hacen en dos y media, y las que se hacían en una hora y media, ahora se hacen en media. Y como no sabemos dónde está el límite humano, la verdad es que no sabemos hasta dónde pueden llegar estos superatletas.

Cuando este deporte empezó, hubo polémica por asociar las carreras por montaña a la FEDME, cuando se decía que esto de correr por la montaña no era montaña ni nada… ¿este debate se ha superado ya?
Yo creo que en este momento está superado. El primer debate que surgió fue si las carreras por montaña eran una actividad montañera o eran una actividad de atletismo. Entonces, yo tuve varias conversaciones con el presidente de la Federación Española de Atletismo, que es José María Odriozola, y siempre me manifestó que esta modalidad deportiva a la Federación de Atletismo no le interesaba. Sí que es verdad que la IAAF, la Federación Internacional de Atletismo, tiene también una prueba de montaña, pero es una carrera de unas características diferentes de las que hacemos nosotros: no son las mismas distancias y por supuesto no son los mismos desniveles, y es una única prueba a nivel internacional.

Cuando surgió la polémica, tuvimos una reunión con la Federación de Atletismo en el Consejo Superior de Deportes y, para diferenciar las dos modalidades, llegamos al acuerdo de que la prueba que organiza la Federación de Atletismo sería una carrera DE montaña, y las que organiza la Federación de Montaña serían carreras POR montaña. A partir de entonces, no ha habido nunca más ninguna polémica ni ha habido ningún problema en el desarrollo de ambas disciplinas.

Incluso la FEDME ha dado pasos adelante con la internacionalización, adhiriéndose a la nueva ISF, la Federación Internacional de Carreras por Montaña…
Evidentemente, cuando una modalidad deportiva nueva surge, como han sido las carreras por montaña en su aspecto más competitivo y va creciendo a lo largo del tiempo, la organización no puede circunscribirse únicamente al ámbito nacional. La necesidad de que hubiera una federación internacional que regulara esta modalidad era patente y ya hace dos o tres años que se fundó la federación internacional, que es muy joven, que ha de evolucionar y se ha de hacer mayor, pero que será en definitiva la que va a regular todo lo que sean campeonatos y copas internacionales, como puede ser una Copa del Mundo, un Campeonato del Mundo o, por qué no decirlo, que pueda formar parte en un futuro del programa olímpico.

¿Es ese el futuro que le espera a este deporte, o al menos el que se quiere buscar?
Hombre, el objetivo final de cualquier modalidad deportiva es llegar a ser olímpica, tanto si es una modalidad de verano como si es una modalidad de invierno. En el programa de verano, que es un programa que ya está muy lleno de deportes, la verdad es que introducir nuevos deportes es complicado. De hecho, el Comité Olímpico Internacional tiene establecida una norma por la que en estos momentos para que entre un deporte nuevo en el programa de verano ha de salir otro. O sea, no se van a incrementar los deportes. Pero nuestro objetivo final sería que algún día esta modalidad deportiva pudiera llegar a formar parte del programa olímpico. Y en este aspecto se está trabajando, aunque para trabajar más en serio hay que esperar a que la Federación Internacional se fortalezca, tenga más estructura y, de alguna manera, empezar luchando por el reconocimiento del Comité Olímpico Internacional, que son cosas que no son fáciles. El Comité Olímpico Internacional es una estructura muy grande; todas las decisiones, todos los cambios, todas las modificaciones tienen una inercia enorme y las cosas son lentas, no son de hoy para mañana.

Pero bueno, el trabajo que se va a iniciar aquí es el que se ha iniciado ya también en otras modalidades de montaña, como es el esquí de montaña, que está ya muy avanzado, y también con la escalada de competición que también está muy avanzada. Uno sería en el programa de invierno y el otro en el programa de verano, pero las dos federaciones internacionales, tanto de esquí de montaña como de escalada, que son federaciones que ya gozan de una buena estructura y de un buen funcionamiento, están trabajando en este campo y se está consiguiendo avanzar. Las carreras por montaña, por supuesto, al ser un deporte más joven, va un poco por detrás, pero el objetivo final es este.

Dejando un poco de lado las carreras por montaña, hemos hablado de esquí de montaña y de escalada deportiva, de movimiento olímpico y que están avanzados ambos temas, ¿cuál es la situación actualmente en los dos deportes?
La situación en estos momentos en cuanto a la escalada es que, en el 2013, van a decidir si puede llegar a formar parte del programa olímpico o no. Lo van a decidir en el Comité Olímpico Internacional. Y el esquí de montaña ya ha conseguido que se le admita como miembro del Sport Accord, que es la unión de federaciones deportivas internacionales, y ahora está trabajando para el reconocimiento del Comité Olímpico Internacional; aunque paralelamente a la búsqueda de ese reconocimiento ya se han tenido muchas conversaciones con los responsables del COI y la verdad es que la cuestión no pinta mal, porque el programa de invierno es un programa mucho más pequeño que el programa de verano. En el programa de invierno todavía caben cosas, y la prueba es que hace quince días el Comité Olímpico Internacional aprobó la inclusión de cuatro o cinco nuevas modalidades de snowboard sin ningún problema, porque el programa olímpico de invierno puede crecer. El de verano es más complicado.

También supongo que a nivel de la Federación Española y del CSD interesa que estos deportes lleguen a ser olímpicos, más si cabe por los buenos resultados que tienen las selecciones españolas, ¿no?
Hombre, claro, por supuesto. En los Campeonatos del Mundo de Esquí de Montaña que se celebraron este mes de febrero en Italia, la selección española ha conseguido 16 medallas, ocho de ellas de oro, si no recuerdo mal. O sea que los resultados han sido excelentes. En escalada, tenemos el campeón de la Copa del Mundo, el campeón del Campeonato del Mundo, el campeón de Europa… en fin, en estas dos modalidades, somos primera potencia mundial. Y en las carreras por montaña, en los Campeonatos y Copas del Mundo que se han celebrado hasta ahora, también tenemos un campeón del mundo y gente de mucho nivel. Evidentemente, nuestras autoridades deportivas aprecian y potencian todo lo que sea traer triunfos para el país. Otra cosa es que el país en estos momentos está como está y los recursos para que esto pueda ir más deprisa van a tener que esperar un poco.

Actualmente, ¿cómo se potencia toda esta dinámica deportiva de alto nivel?
Toda la actividad deportiva de alto nivel de la Federación Española está totalmente subvencionada y apoyada por el Consejo Superior de Deportes. Nosotros, toda la subvención que recibimos del Consejo Superior de Deportes es única y exclusivamente por el alto nivel y para la alta competición; todas las otras modalidades que tenemos en la federación, es decir, el alpinismo (excepto el de alto nivel, que también está incluido en este capítulo), el senderismo y las otras actividades propias de la federación se financian con recursos propios. Lo que pasa es que cuando vas al Consejo Superior de Deportes diciendo “es que ahora tenemos una modalidad deportiva nueva, como las carreras por montaña, y para esto también necesitamos más recursos”, la cosa está complicada; pero bueno, tampoco tenemos rechazo en este aspecto. El Consejo Superior de Deportes supongo que hace el esfuerzo que le permiten sus posibilidades. Hay que entender que cuando la situación del país mejore, supongo que mejorará también la subvención al deporte y, por tanto, nosotros también nos podremos beneficiar.

¿Qué diría a la gente que pueda pensar que la actividad federativa está muy centrada en deportes de competición, igual un poco alejados de la filosofía y la ética tradicionales de la montaña?
Esta es una manera de ver las cosas que puede flotar en el aire, pero no es cierto en absoluto. Nosotros somos conscientes de que nuestra columna vertebral ha sido siempre el alpinismo y el montañismo clásico y nosotros continuamos trabajando y continuamos luchando por estas modalidades. Y la prueba es que tenemos muy buenos alpinistas, que están a primer nivel mundial por las realizaciones que hacen. Tenemos el Equipo Español de Alpinismo, tenemos el Equipo Femenino Alpinismo, que son gente de mucho nivel; y la actividad que se realiza a lo largo de todo el país en estos capítulos es muy importante. Otra cosa es que esta actividad no queda muy bien reflejada, porque ahora la gente no está tan ligada a los clubes ni a las asociaciones como lo estaba antes; la gente va un poco más por libre, y muchas de estas grandes realizaciones, que son primeras ascensiones a nivel mundial, a veces quedan un poco en la penumbra.

Pero hay otra cuestión. Si las generaciones jóvenes piden que haya competición, el error más grave sería decir que nosotros no queremos competición. La puerta de la Federación ha de estar abierta a las nuevas modalidades, a lo que está pidiendo la gente joven que sube, porque si no… Si nosotros no hubiéramos acogido la escalada de competición o el esquí de montaña de competición, ya existiría otra federación de esta modalidad. Por lo tanto, creo que fue un acierto por parte de la Federación Española de Montaña, en su momento, dar entrada a la competición. Sí que hubo polémica al principio, pero puedo asegurar que en este momento está completamente superada, y no hay absolutamente ningún problema porque entendemos que tanto el alpinismo clásico, la escalada clásica, el excursionismo y la competición pueden marchar de forma paralela. A mí nadie me obliga a competir; si yo toda la vida he estado haciendo un tipo de alpinismo, puedo seguir haciendo este tipo de alpinismo sin ningún problema. Si hay un chico joven a mi lado que lo que quiere es competir en escalada o en esquí de montaña, pues que compita, ¿por qué no lo podemos hacer bajo un mismo paraguas? Yo estoy convencido de que lo tenemos que hacer bajo un mismo paraguas, porque esto fortalece a la Federación, le da una dimensión mayor en cuanto a afiliados y también una fuerza mayor a la hora de intentar subvencionarnos a través de nuestras autoridades deportivas, ya que cuanto más poderosa, más fuerte y más cosas hace una federación, más posibilidades tiene de que lleguen las subvenciones, los sponsors, las ayudas… El que venga detrás de mí no sé lo que pensará, pero yo esto lo tengo clarísimo.

¿Cómo se fomentan desde la Federación estas prácticas deportivas no competitivas?
Las actividades no competitivas siguen formando parte del tejido social de clubes y federaciones autonómicas. Se continúan haciendo los cursos de formación de escalada, de alpinismo, de alta montaña, de montaña invernal… Todo esto se continúa efectuando a través de los clubes y de las federaciones autonómicas en toda España. El tema de la formación está traspasado a las federaciones autonómicas y sí que es verdad que en la Federación Española ha quedado más concentrado todo el tema del alto nivel. Por eso nuestra apuesta por el Equipo Español de Alpinismo, por el Equipo Femenino de Alpinismo, por el Plan Nacional de Tecnificación Deportiva, que de alguna manera es la etapa intermedia entre los centros de tecnificación autonómicos y lo que sería el Equipo de Alpinismo o lo que sería el alto nivel. Cada uno con sus competencias, continuamos trabajando de la misma manera que se ha hecho siempre.

Y como aficionado a la montaña y practicante de disciplinas de alpinismo, ¿qué informaciones, noticias o reportajes le gusta leer en páginas web o revistas?
A mí me gusta leer todo lo que hace referencia a cualquier modalidad de la montaña, pero evidentemente soy más adicto a las ascensiones de gran nivel -y a aquellas ascensiones que decíamos antes que están un poco en la sombra y que no salen tanto en los medios- que, por ejemplo, a los ochomiles por las rutas normales. La verdad es que esto ha dejado de interesarme bastante.


 

¿Cuál ha sido la última noticia de un deporte de montaña que le haya impactado o le haya gustado especialmente?
Valoro mucho, por ejemplo, los catorce ochomiles de Edurne Pasaban. Ha ido con un gran equipo, ha tenido medios para hacerlo, pero ha subido catorce ochomiles y ese mérito no se lo puede quitar nadie. Pero independientemente de este hecho, que además ha tenido una trascendencia mediática muy grande, está muy claro que las ascensiones que están haciendo los Oriol Baró, los Jordi Corominas… son de primerísimo nivel.

Con la llegada de la crisis y con la afectación que haya podido tener esto para la Federación, ¿cuál es la salud de la FEDME?
La salud, desde el punto de vista deportivo, yo creo que es muy buena. Creo que las actividades que se desarrollan a través de la Federación o con el soporte de la Federación –y aquí no hay que incluir sólo a la Federación Española, sino que hay que incluir también a las federaciones autonómicas, por supuesto-, el trabajo deportivo es muy satisfactorio. Si te refieres a la situación económica, la verdad es que tenemos una federación muy sana. Hemos recibido recortes por parte del Consejo Superior de Deportes estos dos últimos años, pero hemos conseguido compensarlo contra todo pronóstico con un incremento de licencias importantísimo: el año 2010, que ha sido un año de crisis, hemos tenido el mayor aumento de licencias de los últimos diez años.

¿En qué números estamos actualmente?
Estamos en 87.000 federados.

¿Y a qué se debe este aumento?
Eso nos gustaría saber a nosotros. Hay que hacer un estudio de mercado y ver el porqué, en una época de crisis, la gente se ha federado mucho más que otros años. Cada año hemos ido creciendo un poco, pero el crecimiento del año 2010 ha sido espectacular; hemos subido casi 8.000 licencias, que es una barbaridad.

¿En qué proyectos u objetivos importantes a nivel federativo está metida la FEDME actualmente?
A nivel interno, en estos momentos estamos metidos en un tema de comunicación. Hemos entrado en Facebook, hemos entrado en Twitter, en las redes sociales, hemos contratado a dos profesionales en el tema de la comunicación y estamos muy metidos en ello porque uno de los grandes problemas que hemos tenido siempre es que lo que hace la Federación no llega al federado, y nuestro objetivo principal en estos momentos a nivel interno –independientemente de continuar potenciando las cuestiones deportivas- es llegar a casa de cada federado. Y, evidentemente, como objetivo final, contra más federados seamos, mejor.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.