MULTIDISCIPLINAR

Entrevista a Pavle Kozjek

Después de más de 20 años abriendo vías en Patagonia e Himalaya, entre otros lugares, en los Andes ha encontrado un lugar para recargar las pilas.

| No hay comentarios |
Foto: Col. Pavle KozjekFoto: Col. Pavle Kozjek

(La entrevista completa está disponible en el nº 180 de la Revista Desnivel de diciembre de 2001)

El montañismo yugoslavo de antes de su incruenta independencia era muy activo. De repente desaparece, ¿qué ocurrió? ¿Estaba politizado de alguna manera?
Esto es algo que mucha gente quiere saber. La respuesta es simple: antes de 1991, cuando Eslovenia obtuvo la independencia, se trataba de eslovenos bajo la bandera yugoslava. Por lo menos el 95 por ciento de cada expedición eran eslovenos, y el cinco por ciento restantes eran normalmente «observadores». Habíaexcepciones, normalmente de Croacia, pero el alma, esfuerzo y capacidad de las expediciones yugoslavas venía de Eslovenia. Así, pues, no es ninguna sorpresa que la escalada yugoslava, en cuanto a realizaciones, desapareciera: se convirtió en eslovena y una pequeña parte fue a Croacia.

Pero yo nunca he visto comisionados políticos en nuestras expediciones. Es verdad que se enfatizaba el trabajo en equipo en primer plano, pero había posibilidades para el desarrollo individual y vivirexperiencia válidas para el futuro. Ya al final de los 80, algunas expediciones (por ejemplo el Shisha Pangma) se organizaron como cordadas independientes, buscando cada cual sus propias rutas en estilo alpino, pero solventando la organización y problemas logísticos (porteadores, comida, permisos) juntos. Fue una solución muy eficiente y creo que lo sigue siendo para expediciones con individualidades fuertes.
Comparada con otros países del centro y este europeo, la antigua Yugoslavia eramenos ortodoxa y más abierta al oeste que los demás. Hacia los años 70, Eslovenia ya había establecido relaciones, fundamentalmente económicas, con algunos países occidentales y los beneficios se ven claros ahora: por ejemplo, la renta per cápita es incluso más alta que en algunos países de la Unión Europea. Esta economía relativamente buena contribuyó a obtener un patrocinio del montañismo mejor, lo que ahora es más o menos individual.

Desde hace 7 años tienes unahija, ¿ha frenado algo tu actividad?
Escalo menos ahora, y creo que es normal. Sé y comprendo que ni mi mujer ni mi hija son realmente felices cuando estoy escalando en solo grandes caras. Antes, en las expediciones, nunca estaba pensando cosas como: debería volver a casa, ellas me están esperando. Ahora sí. Y si no me siento 100 por cien acoplado y listo, prefiero esperar algunos días o volver sin el ascenso. Normalmente hay soluciones de compromiso: por ejemplo escalar una víaen lugar de dos. Pero las montañas me siguen atrayendo como hace 20 años, todavía siento su desafío. No puedo imaginarme sin escalar duro, pero intentaré minimizar los riesgos.

¿Tienes algún proyecto en los ochomiles?
No tengo intención de intentar todos los ochomiles y con mi actual y ocupado estilo de vida probablemente ni podría mantener mi forma y condiciones durante el tiempo necesario. Pero sí que me gustaría escalar uno en poco tiempo. No es por competir connadie ni intentar un nuevo récord. Sólo quiero hacerlo y ver qué pasa. Mi siento bien en altura, y creo que con un entrenamiento serio la mayoría de los picos del Himalaya se pueden medir en horas no en días siempre que las condiciones del tiempo, la elección de la ruta… sean adecuadas. A diferencia de otros, no creo que los sherpas nos saquen una gran ventaja en este tema. Bien, ellos están allí y aclimatados todo el tiempo, pero tú también aclimatas. Cuando subíamos al baseavanzado de la Norte del Everest, manteníamos un cierto pique con los sherpas para ver quién llegaba antes. Ellos eran rápidos, pero no más rápidos.

¿Cómo resumes tu experiencia en Himalaya y en los Andes?
La primera vez que fui al Himalaya (Gangapurna, 1983), me di cuenta que funcionaba bien en altura. Igual que en 1985 (Yalung Kang). En el Karakorum (1986) con tres colegas (Stremfelj, Groselj, Biscak) hicimos el Broad Peak y unos días después del Gasherbrum 2. Eninvierno, en la cara este del Dhaulagiri (1987) me tuve que dar la vuelta 100 m bajo la cumbre, después de cuatro días de estilo alpino y pasar la noche (a 8.000 m) en una cueva sin equipo de vivac. Al siguiente año, en la Magic line del K2, el constante mal tiempo nos detuvo a 350 m de la cima. Entonces vino el Pilar Esloveno en la cara sur del Shisha Pangma, con Andrej Stremfelj. Las tormentas de nieve y los problemas con el material fueron las principales razones de mis congelaciones. ElEverest vino ocho años después (1997). Con la experiencia obtenida antes, no percibí ningún riesgo en escalar sin oxígeno, sólo desde el Segundo Escalón y pasar 40 horas a más de 8.300 m… Todo estaba bajo control.

En el futuro, lo más seguro es que no voy a tener muchas más oportunidades para usar toda esta experiencia y siento un poco de tristeza por ello. Mi vida cambió mucho. Algún día dije: escalar es mi forma de vida. Todavía escalo pero hay otras cosas importantes en mivida como mi familia y mi trabajo.

Sobre mi experiencia andina, sólo añadir algo: Siento felicidad encontrando mi vía en las grandes caras andinas. En los Alpes Julianos (también en otras montañas) he escalado en solo muchas vías alpinas, escalado y destrepado y conectado cuatro y cinco en una jornada. Lo mismo que una buena parte de mis amigos alpinistas. Quizá esto explique un poco mi estilo en los Andes. Ascensiones rápidas y ligeras, incluso sin mochila porque la libertad demovimientos es esencial.

Pavle Kozjek, día a día

Primer vivac en el Shisha- Foto: Col. Pavle KozjekPrimer vivac en el Shisha- Foto: Col. Pavle Kozjek

¿Qué tal en el trabajo?
Disfruto mucho diseñando y desarrollando aplicaciones informáticas. Algunas veces resulta muy estresante, pero forma parte del trabajo. Creo que es bueno hacer algo más: si sólo haces una cosa en tu vida, te puede asaltar la sensación de que estás obligado a hacerlo. Eso no es bueno para la escalada, no se debe escalar bajo presión. Pero el patrocinio algunas veces significaexactamente eso: presión.

¿Escalas con tu mujer y con tu hija?
Hice algunas vías con mi mujer, pero ella hace otro deporte, triathlon y es bastante buena aunque no sea profesional. Se clasificó para el Ironman de Hawai pero este año no irá. Para mi hija (y para mí, por supuesto) monté un pequeño muro en nuestro apartamento, en el centro de Ljubljana. Pero al final será ella quien decida que deporte le gusta.

¿Cómo es un día normal en tu vida?
Sigoel proverbio: «carpe diem» (vive el presente) e intento sacarle el máximo partido a cada día. Ningún día se repetirá y la vida es demasiado corta. Con la escalada, la familia y un trabajo en serio el día debería tener por lo menos 40 horas y algunas veces me parece que debería bajar el ritmo. Quizá lo haga pronto. Pero, por ahora, con mi última afición, la cámara digital, estoy intentando capturar las sensaciones de las escaladas en grandes caras, especialmente ensolitario. La película tiene nombre español, No fiesta, amigos e incluirá fragmentos de mis escaladas en el Cerro Torre, Shisha Pangma, Everest, los Andes. Quizá para la próxima primavera…

¿Puedes escalar a diario?
No pero tengo mi muro e intento al menos entrenar un poco cada día.

¿Haces escalada deportiva?
Como entrenamiento, pero actualmente estoy en una condiciones bastante pobres. Realmente nunca fui buen en escalada deportiva, es muy durocombinar intensamente el alpinismo y la escalada deportiva si tienes poco tiempo.

¿Cómo entrenas?
Creo que escalar es todavía el mejor entrenamiento para escalar. Pero incluso teniendo cerca las montañas, se suele llevar demasiado tiempo. Correr, combinado con ejercicios de potencia, me resulta un entrenamiento muy eficaz para escalar grandes caras y en altitud: mejoras rápidamente tu condición general y resistencia (mientras que la técnica y la experiencia permanecen,nunca las olvidas). Con un buen entrenamiento y una alimentación acertada (mi mujer me ayuda mucho con sus consejos) no necesito mucho tiempo para ponerme a punto. Alguna vez me he probado en un maratón y, como no-atleta, estoy bastante satisfecho con mis 2h 56m de Milán el año pasado.

¿Cómo sería la montaña de tus sueños?
Roca, nieve, hielo, mixta, alta… Empecé escalando en roca, pero ahora escalo más hielo o mixto. Creo que, con el paso de los años, heencontrado mi punto en el hielo y en la escalada de grandes caras mixtas… Disfruto buscando un fina línea de hielo vertical, resolviendo alguna placa de roca o desplome difícil y abriendo así una vía hasta la cumbre. Hay mucho de lo anterior en mis vías de los Andes. Pero también me gusta descubrir la línea oculta de las grandes caras rocosas, que parecen imposibles cuando las ves desde lejos… A veces es sólo un agujero en una placa lo que abre una buena vía, y muchas vías en lacaliza de nuestros Alpes son exactamente así.

(La entrevista completa está disponible en el nº 180 de la Revista Desnivel de diciembre de 2001)

Lecturas relacionadas

 

Últimas noticias

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.