RUTA DE LOS JAPONESES

Se cumplen 35 años de la primera del K2 por la vertiente norte

El 14 de agosto de 1982, los japoneses Naoé Sakashita, Yukihiro Yanagisawa e Hiroshi Yoshino alcanzaban los 8.611 m de la cumbre más alta de Pakistán tras escalar el pilar norte.

Autor: Desnivel.com | No hay comentarios | Compartir:
K2 por su vertiente China  (© Darío Rodríguez/DESNIVEL)
K2 por su vertiente China

El K2 (8.611 m) es una montaña esquiva. Sus laderas son peligrosas, la meteorología es caprichosa y las rutas nunca son fáciles. La primera invernal todavía está pendiente y ni tan siquiera las bien pertrechadas expediciones comerciales de hoy en día son capaces de alcanzar su cumbre todos los veranos por las rutas normales de la cara sur: el espolón de los Abruzzos y la ruta Cesen.

Todavía es menos habitual la ascensión por la cara norte. Los últimos en lograrlo fueron Gerlinde Kaltenbrunner, Vassili Pivtsov, Maxut Zumayev y Darek Zaluski, el 23 de agosto de 2011. Con ellos, y según los datos recopilados por Eberhard Jurgalski en 8000ers.com, son poco más de 30 alpinistas quienes lo han hecho desde que una expedición japonesa abriera la ruta del pilar norte hoy hace justo 35 años, el 14 de agosto de 1982.

Casi cuatro meses de expedición

Aquella expedición estuvo formada por 14 alpinistas y 29 personas de apoyo, todos japoneses bajo el liderazgo de Isao Shinkai y Masatsugu Konishi. Según reseñaron en el Iwa To Yuki y publicó posteriormente el American Alpine Journal, el grupo instaló un “hogar base” el 5 de mayo a unos 3.850 m a orillas del río Shaksgam.

Desde allí, escaladores y personal de apoyo tuvieron que multiplicarse para portear cuatro toneladas de material a lo largo de un trayecto de unos 16 km y 1.000 m de desnivel hasta el campo base (4.900 m) sobre el glaciar del K2. Tuvieron montado ese campo base el 29 de mayo. El equipo de apoyo dejó solos a los alpinistas el 5 de junio.

El 9 de junio comenzó el trabajo en la montaña y el día 13 de junio consiguieron instalar el campo 1 (5.800 m). Ese buen ritmo de los primeros días de campaña se vio pronto truncado por culpa del mal tiempo que se instaló en la zona y que no permitió que los japoneses progresaran en 22 de los siguientes 34 días.

La ruta reseguía el pilar norte, en el límite de la cara noroeste. El campo 2 (6.600 m) no fue una realidad hasta el 17 de julio, y una semana más tarde, el día 24 de julio, consiguieron instalar el campo 3 (7.550 m). El primer día de agosto ya contaban con el campo 4 (7.850 m), situado en el collado norte. Una vez la cuerda estuvo fijada hasta los 8.000 m, todos regresaron al campo base para descansar a la espera del inicio del intento a cumbre.

Presión de polacos y mexicanos

Mientras tanto, la vertiente norte del K2 vio la llegada de otra expedición, formada por 15 polacos y 6 mexicanos, a las órdenes de Janusz Kurczab. Entre ellos, destacaban figuras como las de Krzysztof Wielicki o Leszek Cichy, que dos años antes habían logrado la primera invernal del Everest.

Llegaron al campo base el 8 de julio y el 5 de agosto habían montado su campo 4 (7.600 m) en un espolón donde se encontraron las cuerdas fijas de los japoneses. En ese punto, sin embargo, los asiáticos continuaban por el pilar norte hacia la izquierda, mientras los polacos y mexicanos tiraban por una depresión de la arista noroeste, a la derecha. El 7 de agosto, Eugeniusz Chrobak, Leszek Cichy, Krzysztof Pankiewicz y Krzysztof Wielicki realizaban un depósito de material a 7.950 m y bajaban al CB para preparar el asalto a cumbre.

Cima y muerte

El intento de cumbre de los japoneses comenzó el 9 de agosto, un par de días antes que el de polacos y mexicanos. El 14 de agosto, Naoé Sakashita, Hiroshi Yoshino, Yukihiro Yanagisawa y Takashi Ozaki partieron hacia la cima sin oxígeno, aunque este último se dio la vuelta a unos 8.200 m.

Según cuentan las crónicas, progresaron sin encordar cuando llegaron la final de las cuerdas fijas, con escaso material y separados el uno del otro. Viraron a la izquierda y ascendieron el gran campo de nieve en la parte central de la cara norte. Unas 12 horas después de salir del C4, Naoé Sakashita alcanzó la cumbre, seguido poco después por Yukihiro Yanagisawa. Una hora más tarde, los imitaba Hiroshi Yoshino.

En el descenso, los tres alpinistas se vieron obligados a vivaquear. Hiroshi Yoshino lo hizo a 8.400 m, separado de sus compañeros, que pasaban como podían la noche abrazados unos 50 metros más abajo. Yukihiro Yanagisawa no llevaba chaqueta de plumas.

Por la mañana, Hiroshi Yoshino se reunió con sus dos compañeros. Naoé Sakashita continuó bajando mientras Yoshino y Yanagisawa esperaban a que el segundo equipo de cima les llevara algo de ropa y té caliente. Pero en una maniobra con las cuerdas, Yoshino perdió de vista a Yukihiro Yanagisawa, que desapareció. Al día siguiente, su ropa fue vista a unos 5.000 m en la cara norte, pero el riesgo de aludes y a continuación el mal tiempo no permitió que sus compañeros fueran hasta allí.

Ese 15 de agosto, también hicieron cumbre por la arista norte Kazushige Takami, Haruichi Kawamura, Tatsuji Shigeno e Hironobu Kamuro, tras dejar provisiones a los que descendían. La expedición se cerró con otra tragedia, con la muerte del doctor Toshitaka Sakano, desaparecido en un pequeño pico cerca del “hogar base”.

El primer equipo de cima de la expedición polaca y mexicana llegó al C4 el 16 de agosto, pero el mal tiempo ya se había instalado en la montaña y se vieron obligados a darse la vuelta. Sus siguientes intentos fueron frustrados una y otra vez por el mal tiempo hasta el 6 de septiembre, cuando Leszek Cichy y Wojciech Wróz superaron los 8.200 m. El fuerte viento y las congelaciones motivaron su retirada.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias