‘Sangtraït’, A4 en el Turnweather

Así bautizaron Sílvia Vidal y Frank Van Herreweghe el resultado de su aventura inuit, que abrió el Pilar Este de esta granítica torre.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Sílvia, Frank y, detrás, el Turnweather - Foto: Col. Sílvia VidalSílvia, Frank y, detrás, el Turnweather – Foto: Col. Sílvia Vidal

Julio 2001. Toca improvisar y, sobre la marcha, definir como materializar engancheos, vivacs colgantes, porteos y una infinidad de largos por abrir, lo queel cuerpo pide en cada momento. Y siempre, tratando de convertir en realidadalguno de los proyectos que acumula en su interminable lista de destinos pordescubrir.

Esta vez la inquietud de la catalana SílviaVidal le llevó a la Islade Baffin (Canadá),un universo de espigadas torres rocosas rodeado de mar por los cuatro costados,donde el que busca interrogantes sin resolver sobre fríos muros rodeados degeografía semi inexplorada, encontrará su verdadero paraíso. Nunavut, nombreen lengua inuit que adoptó este gran islote (el quinto del planeta enextensión) tras su independencia en 1999, conservaba su anterior denominacióndesde que el navegante inglés Willian Baffin y su legendario Discoveryexploraran la bahía del mismo nombre en 1616.

Mientras gran parte de su potencial sigue intacto, la actividad en Baffin seconcentra principalmente en el Parque Nacional Auyuittuq y sus CumberlandMountains, donde se levantan algunas de las cimas más llamativas de la isla,como el Asgard (2.011 m), torre también visitada este año por gruposamericanos y españoles, que han repetido varias de sus rutas.

Los inicios

Sílvia abriendo el largo 19 (V+/A1) - Foto: Col. Sílvia VidalSílvia abriendo el largo 19 (V+/A1) – Foto: Col. Sílvia Vidal

Pero el objetivo era otro. Sílvia y su compañero de cordada, Frank VanHerreweghe, un escalador de origen belga afincado desde hace muchos años en Barcelona, se fuerondirectamente a los pies de la cara norte del Turnweather, donde con intencionesaperturistas fijaron la vista en su Pilar Este. Eso sí, después de diez díasde tediosos porteos desde Overlord, punto donde les dejó el barco procedente dePangnirtung. Y el calificativo no es gratuito. Hasta la base del Turnweatherhabía que cubrir entre siete y ocho horas con los petates a cuestas, superandoun desnivel de 800 metros. No es de extrañar que al final, más que portear,Sílvia terminara arrastrando los petates a lo largo del Glaciar del Turnweather.

Con un cambio en la meteo, que durante los porteos se había portado muy bien(incluso con un calor inusual para estas latitudes) instalaron el campamentobase, y comenzaron trazar los primeros largos, fijando 250 metros antes deempezar a vivir en la pared. El subidón de temperaturas de principios de julioprovocó numerosas caídas de piedras, que aumentaron el compromiso de laascensión, y dificultaron el posterior regreso con fuertes crecidas de losríos.

‘Sangtraït’

Frank en su Frank en su ‘casita’ colgante. Vivieron en la pared dos semanas – Foto: Col. Sílvia Vidal

Confirmándose como destino remoto, la norte del Turnweather sólo contabahasta ahora con una vía, ‘Intsumisioa’ (1.190 m, VI, A3+, 6c) abierta en 1995por Cristóbal Díaz, Miguel Berazaluze, Raúl Melero y Manu Blázquez, y dostentativas fallidas posteriores de canadienses y japoneses. Y desde el pasadomes de agosto, en su Pilar Este reluce el sanguinolento rastro de ‘Sangtraït’,porque la nueva línea de Sílvia y Frank significa en catalán ‘Ampolla desangre’. Un nombre que explica perfectamente el severo martillazo que Sílvia sedio en un dedo un largo antes de la cumbre.

Una cima que alcanzaron tras dos semanas colgados de las hamacas y un totalde 1.155 metros a lo largo de la norte del Turnweather. Traducido en cifras, ‘Sangtraït’exigió un total de 19 largos con dificultades de A4 y 6b+. Además de variosjuegos de Camalots, Aliens y empotradores, y una variada colección de ganchos,copperheads, RP’S y clavos diversos, Sílvia y Frank tuvieron que subirse piolety crampones para superar rampas de hielo de hasta 60 grados de inclinación. Deahí la infinidad de porteos que ‘sufrieron’ antes de empezar a escalar, ya queademás cargaron comida para casi dos meses y el material necesario paralevantar el campo base.

Regreso a la civilización. Frank y Sílvia junto a un amigo en el barco de vuelta - Foto: Col. Sílvia VidalRegreso a la civilización. Frank y Sílvia junto a un amigo en el barco de vuelta – Foto: Col. Sílvia Vidal

Tras volver a tierra firme, recorrer bártulos y enfrentarse al caos glaciarproducido por el calorcito estival en Baffin durante el camino de regreso,tomaron nuevamente el barco en Overlord. Ya en el avión, rumbo a…¡EstadosUnidos! Concretamente a las cálidas tierras de Colorado y Utah dondeescalar tranquilamente a la sombra de sus torres de arenisca y visitar a algunosamigos. Unas merecidas vacaciones, que como acostumbra, la escaladora catalanaimprovisó antes de volver a cruzar el charco.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.