TRIBUNA

Lafaille y Tosas opinan sobre la guerra

Para el alpinista francés nunca es una buena solución. El catalán, «como un simple ser humano», dice no a la guerra.

| No hay comentarios |

Jean Christophe Lafaille

Jean Christophe Lafaille. - Foto: Phillippe PouletJean Christophe Lafaille. – Foto: Phillippe Poulet

La situación mundial y esta guerra en Iraq es muy mala y muy extraña. Creoque es difícil mezclar el montañismo y la crítica política de la situación,porque la actividad alpinística es muy personal y algunas veces egoísta, comosi se encontrara al margen del mundo real. A pesar del ello creo que esta guerraes estúpida. Sadam Hussein es seguramente un peligroso dictador, pero la guerranunca es una buena solución. La postura diplomática europea, junto con laactividad de los inspectores de las Naciones Unidas, creo que hubiesen sido lamejor solución.

Ahora, el ejército americano está en medio de Iraq… Creo que el futuro enesta parte del mundo es muy oscuro…

Espero ir a Pakistán en mayo para escalar el Nanga Parbat; es un viejosueño mío poder ascender esta montaña. Deseo visitar las montañaspakistaníes para ver nuevamente ese increíblemente hermoso país con suencantadora población… Pero ahora, es posible que los montañeros se sumen ala espera general y aguarden el desarrollo de la situación política y de laguerra.

JCLafaille

Jordi Tosas

El drytooler y snowboarder catalán Jordi Tosas. - Foto: Col. Jordi TosasEl drytooler y snowboarder catalán Jordi Tosas. – Foto: Col. Jordi Tosas

Y en casa la gente me pregunta: ¿qué sentiste ahí arriba? Y yo respondo:Es un cúmulo, una tormenta de sentimientos. Sentado en la fría y helada nieveque vive donde el mundo se acaba. La tabla acerrojada a mis pies, sintiéndolacomo parte de mi mismo. Jodidamente cansado y feliz, mis ojos se pierden en elazul turquesa del puro cielo, viendo los horizontes del planeta. Viendo laoscuridad en esos horizontes donde la luz no puede hacer oblicua su trayectoria.Viendo la belleza y la paz supremas de la tierra, sus colores, su música. Yluego el trueno de la tormenta resuena en mi cabeza. Mi cerebro me lleva a latierra de los hombres, la tierra del dinero, de la política, de la religión,donde la ley es la envidia y donde los humanos han olvidado la belleza y lamagia de la vida.

A veces pienso que el circulo mágico de los virajes de la tabla, su danza,va a cambiar algo del mundo, es mi pensamiento mientras aprovecho el baile quela montaña me ofrece por un instante. Ese instante de magia donde la diosa queallí habita desciende en forma de miles de estrellas blancas para bailar con latabla.

Virajes en el Líbano, virajes en Angola, virajes en Afganistán, virajes enla paz del blanco eterno y el azul turquesa con el eco de los disparos y lasombra de la guerra bajo la mirada. Blanco de magnesio y baile de movimientos enCachemira, en Pakistán, en Vietnam, en Camboya, minas antipersonal bajo elcrash-pad. Una vez un niño miraba mi tabla de snowboard en medio del altiplanotibetano. El era chino, su cara cambio de color, nuestras bocas se cruzaron conun dibujo de muecas que recordaba la sonrisa, sus ojos destilaron un brutal rayode luz, creo que sus pulsaciones se aceleraron. Pero algo le molestaba, algo quecolgado al cuello le hacia encorvarse dentro de su verde uniforme con estrellasrojas. Le molestaba el peso de su fusil AK-47.

Jordi Tosas en acción. - Foto: Col. Jordi TosasJordi Tosas en acción. – Foto: Col. Jordi Tosas

Vivimos en un mundo donde el ser humano ha despreciado los valores, se hasumido en el papel del frío cálculo, por momentos se pierde en este laberintoy busca una estrella. Pero la maquina sigue adelante y el imperialismo construyeuna gran nación en nombre de la paz, retransmitiendo montañas de cadáveres enclave de partido de fútbol, el espectador observa el espectáculo sin sentirseinsultado, sin sentirse coaccionado.

Todos y cada uno de nosotros nos encontramos hoy en una situación decoacción y los intentos por conjurarla se asemejan a experimentos audaces delos cuales depende un destino mucho mayor aún que el de cada uno de nosotros,que está decidido a llevarlo a acabo. Debemos comprometernos con nuestrarelación originaria con la libertad y exteriorizarla en contra del automatismogeneral. Sin ningún tipo de pensamiento político, sin ninguna atadurapartidista o ideológica. Sólo como un simple ser humano que siente asco por loque ve, digo: No a la guerra

JordiTosas

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.