BUENA ELECCIÓN

Apertura de nuevos bloques

La apertura de nuevos bloques es uno de los aspectos más interesantes del búlder; el largo camino recorrido desde la búsqueda hasta el encadenamiento de un bloque es muy gratificante

Autor: | No hay comentarios | Compartir:

Olvídate del taladro y del bote de sika, la apertura de un bloque nonecesita artillería pesada. Con un cepillo de púas, un trapo y una bolsa demagnesio estarás más que equipado para limpiar la caspa de los bloques.

 La única regla a tener en cuenta a la hora de abrir un bloque esrespetar la roca y el entorno natural. Si te encuentras delante de una montañade musgo, piénsatelo dos veces antes de ponerte manos a la obra, quizás nomerezca la pena tanta destrucción para un sólo bloque. Lo mismo pasa con losárboles y demás arbustos que cubren la roca, cuanta menos limpieza mejor, y amenudo es preferible pasar de largo y buscar piedras más limpias.

 Una vez elegido el bloque, conviene empezar, antes de limpiar nada, acomprobar la solidez de los agarres, no vaya a ser que tras una hora de limpiezase te rompa un canto clave convirtiendo el bonito bloque de calentamiento en unproyecto para la generación de nuestros nietos. Tras este primer paso, puedesestrenar tu cepillo de púas cepillando los agarres de mano y las presas de pieque vayas a utilizar para la escalada. Por razones obvias, limpia siempre dearriba a abajo, te ahorrará trabajo. Si no alcanzas algunos cantos puedes obien utilizar un extensor con el cepillo (un palo por ejemplo), una escalera ouna cuerda; a menudo, por comodidad, no se limpian los agarres de salida, yprecisamente es en la salida de un bloque donde menos conviene caerse, sobretodo si éste mide más de seis metros.

Una vez cepillados, puedes echarles magnesio para mejorar su tacto: mete untrozo de esponja dentro de la bolsa magnesio, pásalo por los agarres y quita elmagnesio extra con un cepillo de dientes normal o con un trapo, quedará listopara usar.
Para secar agarres húmedos puedes utilizar una bola de papel higiénico, untrapo o lo que se te ocurra. Algunos recurren a la artillería pesada (soplete),pero su uso es más que desaconsejable ya que si sobrecalientas los agarres, porel efecto de expansión y contracción, pueden romperse.

 No te olvides de comprobar la zona de recepción de la caída, unapiedra del tamaño de un televisor puede ser un factor limitante a la hora deescalar. Si puedes, mueve las piedras situadas en la zona de caída intentandodejar el suelo más o menos llano, aunque, al igual que en la limpieza de laroca, tampoco es necesario exagerar.

Algunos trucos para evitar problemas Por respeto hacia el medio ambiente, no te pases limpiando. En roca blanda, procura no abusar del cepillo de púas, utiliza uno de cerdas de jabalí. Un árbol es más importante que cualquier súper proyecto. Deja el sika para las obras de la casa. Comprueba la solidez de los agarres antes de ponerte a limpiar. Preparar la zona de caída también forma parte de la labor de apertura. Limpia siempre de arriba a abajo.
Material necesario Un cepillo de púas Un cepillo de dientes normal Magnesio Un trapo


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias